CALL ME

Mi compañera de mesa en el trabajo está embarazada y ayer, a lo tonto, empezamos a hablar de como le iba a llamar y terminamos entrando en un bucle infinito que nos hizo repasar casi todo el santoral católico y pagano. Parece que va a ser chico y que terminará llamándose Jaime, Oliver, Otto, Fernando, Alejandro, Nicolás, Darío, Roberto, Martín, Víctor y Orión. Sí, Orión. Después de repasar nombres castellanos, canarios, vascos, hebreos, griegos y celtas, llegamos a las estrellas y constelaciones y acabamos perdiendo el sentido común. Sirio, Gamínedes y Oberón no pasaron la criba, por suerte o por desgracia. Tampoco fueron aceptadas otras propuestas como Estanislao, Arcadio, Alonso, Aritz o Eneko.

Una de las cosas que más me gustan cuando escribo es poner nombre a los personajes. Me da la impresión de que no he terminado de crearlos y de darles personalidad propia hasta que no encuentro el nombre adecuado. Es curioso, pero en mi mente un Hugo es muy diferente a un Jaime o a un Fernando. Al final, aunque hay miles de posibilidades distintas, siempre termino escogiendo entre un puñado de nombres favoritos y mis historias están llenas de chicas llamadas Silvia, Verónica o Elena y de chicos llamados Joaquín, Javier o Diego.

La pregunta es… ¿hasta qué punto influye nuestro nombre en nuestras vidas? ¿Es mejor tener un nombre común o uno original? ¿Simple o compuesto? Lo único que tengo claro es que llamar a tu hijo Floro es condenarle a una vida de sufirimientos en el patio del colegio.

9 comentarios en “CALL ME”

  1. ¿Entonces Haloperidol no le gustó? :(:( De todos esos me quedaría con Martín. ¿Otto, Orion??!!

    HUmmmm y no deberías usar el presente en frases como “cuando escribo”… ¬¬

    BESOOO

  2. Nunca nunca un nombre común. Un nombre te da personalidad o no te la da. Es mejor tenerlo. A mi eneko me gusta, pero si no eres vasco, como que no pega. Vamos, tienes un eneko con k en extremadura, y le tiran piedras.

    Martín es elgante… Porque Fadrique no lo habeis evaluado, no? :)

  3. Creo que el padre de la criatura ha eliminado Martín de la lista. De Orión ha dicho que le gustaba… pero que es un nombre demasiado “grande” para un niño.

    Y yo sigo escribiendo, así que puedo usar el presente. :-)

    Le comentare lo de Fadrique. Los padres son canarios, así que no creo que Eneko, Aritz o Iker cuelen.

  4. El hijo de un compañero del curro se llama Galileo. Ahora va a tener una niña, creo, y tiene un problema: no hay astrónomas con nombre de relevancia!!!

    Si el nombre no define la personalidad le acabarán llamando por el apellido o por un mote. Nos pasa a todos, no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *