BORING

Ayer por la tarde, al ir al gimnasio para pedalear un rato, pasé por delante de la inauguración de la nueva tienda que H&M ha abierto en el antiguo Cine Avenida. Un par de días antes ya me había fijado en que anunciaban la apertura con el lema “La estrella eres tú” y prometían poner una alfombra roja para sus primeros clientes. En efecto, aquello parecía un estreno de medio pelo, con focos, alfombra roja, una cola de jovencitos y no tan jovencitos y una masa de gente mirando. La idea me pareció cutre, pero claro… es H&M, el nuevo C&A, así que, en realidad, la idea fue un éxito, que es lo que cuenta. Yo tengo curiosidad por ver cómo han convertido los cines y el Pasapoga en una tienda de ropa, ya que parece que han respetado bastante la decoración original del edificio.

Hace años estuve en el Pasapoga en la fiesta del estreno de una película, en una época en la que parecía que el cine español se estaba convirtiendo en una pequeña pero prometedora industria que estaba recuperando el favor del público, y me hizo gracia ver a los productores, directores y estrellas del momento compartiendo conversaciones y copas. Supongo que en aquel entonces era más provinciano e impresionable de lo que soy ahora, porque me pareció una experiencia glamourosa. Con el tiempo, uno se da cuenta de que los estrenos son actos rutinarios, que siempre empiezan tarde, donde la mayor parte de la gente son amigos lejanos del auxiliar de producción que se ha hecho con cincuenta invitaciones por el morro y donde muchas veces los protagonistas se limitan a posar para las fotos y se escabullen a los quince minutos de que empiece la proyección porque ya han visto diez o quince veces la película. Así que lo único bueno de la mayor parte de los estrenos es que ves una película gratis y, a veces, consigues descuentos para las copas de la fiesta de después.

14 thoughts on “BORING”

  1. Es cierto. Cuando aterricé en Madrid, el primer verano, creo que fui a unos 9 estrenos… nos parecía lo más, junto con ir a Cibeles. Ahora no sé cuál de las dos actividades me da más pereza.

  2. Yo nunca he ido a un estreno….me gustaría, pero por lo de los famosos, bueno y por lo de ir gratis al cine, que desde La Violetera no cato película en la gran pantalla y sí vía e-mule y no es lo mismo, jo, molaba más cuando eras pequeño y tus padres te invitaban a todas las pelis, aunque fuesen las de Superman, pero eran gratis…

    El día que vaya por la zona, pasaré a ver ese H&M para cotillear cómo se las han apañado para montar, en un cine, una tienda de ropa.

  3. Os quejáis de vicio, ché! Los de “provincias” no tenemos muchas oportunidades que digamos para asistir esos eventos, así es que aprovechadlos vosotros que podéis :-p

    En cuanto al Pasapoga, joer, estuve una vez, hace 6 años, en mi primera “visita gay” a Madriz. No mucho después me contaron que lo cerraron. La verdad es que era superdecadente pero tenía su encanto, además, yo me lo pasé en grande!

    Besicos!

  4. Hombre, yo reconozco que no me importa ir a estrenos y cosas así si la pelicula me interesa. Pero en lo referente a “glamour”, estoy completamente desengañado ya.

    El Pasapoga era un local legendario de Madrid. Su etapa de local gay creo que fue la última de su vida. H&M siempre ocupa locales míticos de Madrid. Primero el SEPU y ahora este, jejeje

  5. ¿y no entraste al H&M? Yo nunca he ido al pasapoga. La verdad es que se pueden contar con los dedos de una mano las veces que he ido a grandes locales en mis diez años en Madrid

  6. A no ser que hayas participado en la banda sonora de la película y salgas en los títulos de crédito. Ayer mismo pude oír los resultados de mi primera aparición en una obra de producción patria. Si fueras fan de Ars Mvsica en Facebook podrías deleitar tus orejillas con el nuevo boom.

  7. Joserra, seguro que a más que yo. Porque creo que la única discoteca que he pisado en Madrid ha sido Kapital. Bueno, y la Riviera. Tú has ido a Macumba! :-D

    Ángel, es que si sales en los títulos de crédito la cosa cambia mucho. No es “un estreno”, es TU estreno. Y eso ya es un derroche de glamour por mucho canapé frío que se sirva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *