BANDEJA DE ENTRADA: 570

Hoy he decidido pasar del viejo formato de Yahoo Mail al nuevo, porque me estaba saliendo un aviso de error inédito que no terminaba de descifrar. La nueva plantilla no me gusta mucho porque me recuerda demasiado al Outlook y me hace pensar en el trabajo, pero tiene la ventaja de que aparecen todos los correos listados en la pantalla.

He decidido hacer un poco de limpieza y eliminar algunos correos irrelevantes. Elimino muchos cada día, pero alguno se me escapa de vez en cuando. Como conservo casi todos los mails personales que me han mandado desde que abrí esa cuenta en el año 2003, me he sumergido en un viaje en el tiempo. Planes de vacaciones pasadas, fotos de fiestas, conversaciones trascendentes, correos bonitos, avisos de inmuebles de Idealista, anuncios variados, compras en el Amazonas, cadenas de correos enviados por brujas, perlas de sabiduría del Dalai Lama, envios publicitarios del Vips y de Fotoprix… Todo estrucutrado en estratos temporales, como si fuera una excavación arqueológica. Sólo voy por el verano de 2008, así que seguramente aun me quedan muchas sorpresas por encontrar.

Con tanta red social, blogosfera y vida cibernética, estamos escribiendo, casi al detalle, la historia de nuestras vidas. Para bien o para mal, Internet tiene mejor memoria que nosotros. La red nunca olvida. Por eso, es curioso releer viejos artículos de blog que uno ni siquiera recordaba. Es como reencontrarse con el que uno era entonces y puede darse cuenta de lo mucho (o poco) que ha cambiado. Lo único malo que le veo a esto es que, desde que empecé con mi blog hace ya más de cinco años, escribo mucho menos en mi diario personal, el que guardo en el primer cajón de mi mesita de noche. Aunque, por otra parte, ahora sí que se encarga de guardar los auténticos secretos e intimidades de mi vida. No todo se puede contar en voz alta.

14 thoughts on “BANDEJA DE ENTRADA: 570”

  1. A veces muchas de esas cosas se cuentan en la barra de un bar o paseando por Madrid a la vuelta de un concierto acompañado de un amigo.

    Y eso se te queda grabado en el diario que cada uno llevamos dentro de nosotros…

    Bikachus

  2. Ja, ja. Yo hace poco hice limpieza en el Hotmail. Tenía correos desde 2004! Soy una sentimental y no me gusta borrarlos pero es increíble la cantidad de cosas que acabas recordando y lo viejas que parecen algunas.

  3. Acabo de llegar al 2007! :-D

    Internet, a veces, es un poco traidora… aunque también es cierto que hay que saber utilizarla bien.

    Cuanto dan de sí las comversaciones en los bares… :-)

  4. Yo siempre he pensado en escribir un libro, como reto, aún no sé de qué.
    Supongo que si imprimiera el blog saldría un buen ladrillo, aunque raro a veces :)

  5. Como le decía a RMN en su blog a propósito de una “caja vacía”, suelo guardar muchas cosas pensando, no sé por qué, que debo guardarlas. Años después, un buen día, ya olvidadas, las redescubro, y entonces la mayoría de las veces, me pregunto “para qué coño habré guardado esto?”. Ahora bien, otras veces me emociono, de distintas maneras, al redescubrirlas y recordarlas.
    Con el correo me pasa igual(el más antiguo es del 2002, que acabo de comprobarlo), son momentos que ilustran partes de mi vida, y me gusta saber que están ahí.
    Besicos.

  6. Pero, Joserra, ¿y si has borrado algún correo realmente importante? Aunque sean de estos que dan un poco de vergüenza ajena… :-)

    A mí me pasa como a ti, Lux, tiendo a guardar y guardar cosas. La mayor parte de las veces es algo inútil, pero también me gusta saber que están ahí.

  7. Esta mañana he seguido haciendo limpieza y sí, conforme retrocedes en el tiempo te tropiezas con mails de gente con la que ya no te escribes… Impresiona un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *