AVENTURA EN EL PARQUE

Este fin de semana, todo lo que antes me daba miedo se convirtió en una diversión continua. Cabalgué sobre el cielo a lomos de un dragón rojo, descendí vertiginosamente por las laderas de los valles secretos del Himalaya, salí disparado de una bodega regentada por un mono y me pusieron boca abajo mientras Diego me decía: “mira, han plantado vides”. Subí en una barcaza y terminé participando en un concurso de camisetas mojadas. Por eso cuando me subí a un barril decidí quitármela antes de que me arrastrara la corriente. Descubrí los secretos del templo de Xiuthtecuhtlee y me sumergí en las profundidades marinas. Bebí el dulce brebaje del Doctor Pimientas y comí patatas fritas con sabor a pollo asado. Di varias vueltas sobre mí mismo. Me subieron a cien metros de altura sobre el suelo y desde allí me dejaron caer, flotar, volar. Recorrí una antigua mina de plata y competí por la victoria desde mi vagoneta roja contra la azul. Giré el volante a la derecha y me encontré de frente con una manada de bisontes. Después compramos un oso panda para que vigile nuestra casa en Madrid.

3 thoughts on “AVENTURA EN EL PARQUE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *