MÁS COSAS QUE HAY EN MI MESA

El calendario del arte

Estas Navidades mi madre me regaló un calendario llamado “El mundo en 365 obras de arte”, así que cada día comienzo mi jornada laboral descubriendo un nuevo cuadro o escultura. Todas las fotografías proceden de museos franceses, por lo que muchos artistas me resultan desconocidos. Como el de ayer, por ejemplo, un tal Claude François Vignon que firma este terrorífico cuadro.

Francoise-Marie et Louise-Francoise de Bourbon

No sé que me produce más inquietud, si el hecho de que tanto el perro como el sirviente negro lleven el mismo tipo de collar, la cara de embrutecido de este último o la pinta de muñecas muertas de las dos princesas.

REGALO SORPRESA

Los mejores regalos son los que se hacen sin motivo aparente, fuera de los cumpleaños, los aniversarios, las bodas y las Navidades. Esta mañana, cuando he llegado a mi puesto de trabajo, me he encontrado un paquete en mi silla. Uno de mis compañeros del café de la mañana nos ha regalado un libro a cada uno de los sospechosos habituales. Cada uno con su dedicatoria personal y un agradecimiento. Así da gusto empezar el día.

Pase lo que pase en un mes, estoy contento de trabajar aquí.

FREED FROM DESIRE

Los avatares de mi vida actual hicieron que terminara yendo el sábado a una fiesta universitaria para recaudar dinero para el viaje de paso del ecuador a Cancún, ese destino tan cultural y tan “de estudios”.

El evento era en un local de Moncloa, un barrio que no piso desde que en 1998 me dijeron que estaba lleno de skins. En concreto, me dijeron eso de un lugar llamado “los bajos de Argüelles”, que no sé ni donde está, ni ganas. Tampoco me gustan los bares con porteros, porque no soporto a estos seres que sufren delirios de grandeza en cuanto les dan un poco de poder.

Pero en cuanto entré en el pub, sentí como si estuviera viajando en el tiempo.

Las fiestas y los bares universitarios siguen siendo iguales que hace una década. Las camareras son chicas feas disfrazadas de guapas. Dicen que el garrafón no existe, pero yo puedo atestiguar que el White Label no sabía como el White Label de otros locales. Las pandillas son enormes y se mueven como bancos de peces por la pista de baile. Los dramas emocionales tienen un tamaño proporcional al número de personas que lo contemplan. La inocencia y la despreocupación de los veinte años siguen siendo la mismas.

Pero lo que no ha cambiado nada, pero nada de nada, es la música. Sí, ahora hay ese engendro llamado reguetón y las canciones de Rihanna que se bailan en “Fama, ¡a bailar”, pero a lo largo de la noche sonaron también cosas como el “A mi manera” de Siempre Así, el “Samba di Janeiro” de Bellini o los dos temazos que conforman la carrera de Gala. Sí, en primavera de 1998 yo también bailé esto y también tenía la sensación de que me podría comer el mundo cuando quisiera.

El caso es que me lo pasé muchísimo mejor de lo que pensaba. Y el mundo me lo comeré cuando quiera, claro que sí.

¿QUIERES CONOCERLA?

angy

¿Quieres conocer a Angy? Basándonos en la foto, ¿por qué querría conocer yo a una chica de palidez cadavérica y maquillaje del tipo “ojeras milenarias” o “yo luché con roque tres”? Aunque el detalle que me termina de convencer son esos piercings en el labio que, mal mirados, parecen unos dientes de vampiro comprados en el Bazar J. Chica, podrías habertelo currado un poco, que el look GóticadeTodoaCien está ya más visto que un bolso de imitación con dibujos de la siniestra Emily. Aparte de que, a estas alturas, personajes como Marilyn Manson ya no dan miedo ni a los Teletubbies. De hecho, puede que hasta los Teletubbies resulten un poco más inquietantes que tú y todo…

¡YO VOY!

Ya que parece que este año el Summercase ha decidido suicidarse, tendré que sustituirle con una ración de Rock&Río. Lo que al principio parecía una propuesta de las de “mucho ruido y pocas nueces” ha resultado ser mucho más interesante de lo que pensaba. Especialmente el día 4 de julio en el que coincidirán: Shakira y sus caderas; Jamiroquai y sus sombreros; Amy Winehouse y su eyeliner (esperemos que no sus borracheras); y James Morrison, sus bonitas canciones y su calida voz.

¿Quién se apunta?

¡GRANDES OFERTAS!

A partir de hoy: 1 Euro = 1,5037 dólares

O dicho de otro modo:

1 Dólar = 0´66 euros.

A este paso va a ser verdad que el dolar es como el dinero del Monopoly. Es el momento de hacer un viaje por el Amazonas en busca de grandes ofertas. Y no sólo discos, libros y DVDs. Es la ocasión para redecorar tu dormitorio con este conjunto sencillo, bello y elegante a la par que sofisticado.

cama high school musical

¡¡¡Fenómeno Social!!! :-D

AND THE OSCAR GOES TO…

No me gustó No es país para viejos. Me pareció una película fallida, especialmente en su discutible cuarto de hora final. A pesar de todo, tiene momentos brillantes y el trabajo de Javier Bardem dando vida a un personaje que es la encarnación del mal absoluto es impecable. Me alegro también por Marion Cotillard, por Diablo Cody, por Brad Bird y, claro, por Glen Hansard y Marketa Irglova, que han ganado el Oscar a la Mejor Canción Original (“Falling Slowly”, de Once). Sin embargo, mi canción favorita de esa bonita película es ésta.