AUSENCIA

-ace, hombre, ¿qué tal? ¿Cómo va todo? Llevaba ya unos días sin verte por aquí.
-Sí, lo siento, es que he estado ocupado…
-¿Sí? Pues me han dicho que te han visto por ahí, divirtiéndote en otros sitios.
-¿En otros sitios?
-Sí, me han dicho que pasas el rato en el sitio ese del pajarito azul, mandando frases inconexas con lo primero que te viene a la cabeza. O que te dedicas a cultivar una granja virtual y cotillear fotos ajenas en el libro de caras. Y no creas que no sé lo de la otra bitacora…
-¿La otra bitacora?
-Sí, esa donde cuelgas fotos y dibujillos que encuentras por ahí. Ya sabes, esa que parece que sólo está poblada por gente guapa, culta, artística, bohemia e ingeniosa.
-Ah, Tumblr.
-Sí, esa. ¿Qué es Tumblr exactamente?
-Hmmm, no sabría decírtelo, la verdad.
-En fin, dime, ¿qué pasa conmigo?
-¿Contigo? Nada. De verdad, nada. Siempre serás mi favorito, ya lo sabes.
-Pues últimamente no me siento así para nada.
-Es que…
-¿Qué? Ya sabes que puedes contármelo todo. Siempre te he ayudado en todo lo posible.
-Es que estoy soso.
-¿Soso?
-Sí, mi salero se ha ido a Londres.
-Ah.
-Hay días en que la apatía me invade. No es tristeza. Tampoco es aburrimiento. No sé como explicarlo… Es como si los colores fueran menos vivos, cómo si todo fuera menos divertido. Y eso que hago bastante cosas. El otro día celebré mi cumpleaños con mis amigos, con los más cercanos. Fue una tarde de chocolate, bizcocho de limón y risas. Me lo pasé muy bien. Voy al cine a ver películas malas, muy malas. Voy al gimnasio. Pero noto que falta algo. Es como si todo fuera plano y superficial, como si le faltara relieve. Como si todo fuera siempre lo mismo. Y claro, me siento delante de ti y no sé qué contarte. Y te hablo desde la cabeza y no desde el corazón o las tripas.
-Ya.
-Y ya sé que en realidad todo se limita a hacer un pequeño esfuerzo. A intentar salir de la desidia. Pero llego a casa y me tumbo a ver la tele o a navegar tontamente por la red mientras los platos sucios se acumulan en el fregadero, la nevera está más vacía que nunca y hay camisetas sin doblar en el armario desde hace más tiempo del que pueda confesar. Me propongo acostarme temprano y levantarme con tiempo para desayunar y prepararme con calma, pero nunca llego a hacerlo. Es como si en el fondo me diera lo mismo porque me falta el principal espectador de mi vida.
-Pero el principal espectador de tu vida eres tú.
-Sí, sí, eso ya lo sé. Pero ya te digo, me falta el salero, la chispa.
-Bueno, pero sólo va a ser una temporada corta. Además, ni que Londres estuviera tan lejos. Y vivimos en una aldea global. En realidad, entre el teléfono, los sms, las palomas mensajeras y la red de redes es más fácil de sobrellevar esta ausencia.
-Sí, si tienes razón, pero…
-Nada, además, recuerda lo que dicen los Killers, “I don’t shine if you don’t shine”. Tienes que hacer un esfuerzo y brillar. Eso me gusta, que sonrías.
-Gracias.
-Gracias a ti, que en realidad, estás dialogando contigo mismo. Y no tardes tanto en volver por aquí.

11 thoughts on “AUSENCIA”

  1. venga vengaaaaaa… que no llevamos nada, eh? NA-DA! Hay que alegrar ese animo, y ser positivo
    Positivismo inteligente. Asi lo define mi amigo Curro
    Y no te preocupes por el blog mientras sigas haciendo posts como este
    Y tumblr sirve para hacerse pajas. Chimpun

  2. no puedo ser más fan, de verdad.

    y nada, que si quieres te saco por ahí a tomar unas copas. soy capaz de decir una cantidad de tonterías absolutamente obscena por minuto, así que seguro que te ríes y se te pasa más rápido el tiempo que queda hasta que vuelva el salero a tu mesa.

    un besote

  3. Que quieres que te diga… te falta de verdad? Solo el contacto fisico, porque todo lo demás lo tienes, y eso te debería hacer feliz. La espera a un amado es algo feliz, debe ser asi. Si, frustrante y desesperante a veces, pero feliz al fin y al cabo.

    Tambien puedes retomar tu vida allá donde la dejaste… que eso a veces está muy bien…

    Por cierto, ?te llamas a ti mismo ACE?

  4. Gracias a todos! En realidad, fue sólo un pequeño momento de bajón. Y para eso esta el blog, para desahogarse.

    No, no tengo múltiples personalidades. Tampoco me llamo a mí mismo “ace”, :-D

    Y en poco más de una semana vuelvo a estar con mi salerito! ^^

  5. No dejes nunca de brillar. Solo o en compañía.
    Hoy llueve sin parar en Madrid. Puede que así también siento yo la falta de color en mi paleta.
    Ya nos contarás a tu vuelta de London. Muaksssss para los dosss¡¡ Remajossss ¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *