AT LAST, LOST

Con retraso, ayer vi, por fin, el final de “Lost”.

Y supongo que algo tendré que decir al respecto.

Lo primero de todo, agradezco a Chico Tóxico que me haya explicado qué es en realidad lo que yo consideraba “realidad paralela”. No es mi explicación favorita -lo hubiera preferido un poco más ambiguo o polisémico, quizás-, pero es el que los guionistas han querido darle: un truco narrativo más en una serie que ha estado llena de ellos. Recordemos, por ejemplo, cuando lo que parecía un flashback resultó ser un flashforward, en uno de los mejores ejemplos de ese recurso narrativo que jamás haya visto. Al fin y al cabo, “Perdidos” ha planteado un juego de engaños, trucos y cliffhangers desde el principio. Evidentemente, el narrador juega con ventaja y puede sacarse cientos de conejos de la chistera, algo que puede hastiar al espectador. Pero los que hemos aceptado el juego de que la isla era un enorme McGuffin en forma de fuente de luz (¿realmente importa saber qué es la isla y cuál es el origen de su poder?), hemos podido disfrutar con la serie hasta el final. A cambio, “Lost” nos ha dado varios momentos que nos dejaron atónitos delante del televisor (ahora mismo me quedo con el arranque de la segunda temporada… ¿quién hubiera imaginado lo que escondía la escotilla), personajes a los que adorar y a los que odiar, decenas de horas de entretenimiento, alguna que otra discusión y un puñado de frases memorables que ya forman parte de la cultura pop. Guste o no, sea la mejor serie de la historia o no, “Lost” ha marcado un antes y un después en la ficción televisiva.

8 thoughts on “AT LAST, LOST”

  1. O sea, que por fin reconoces que es un timo.

    El inicio y el final de la segunda temporada, Juliet, y Ben, son lo mejor de la serie. Hurley, Jack, y prácticamente todos los capítulos desde el 3×03, lo peor.

    Pero sí, hay que reconocerle el mérito del impacto que ha tenido. Aunque es casi más culpa de los que se lo han querido tragar que de la serie en sí.

  2. Par ami sí que ha sido la mejor serie de la historia. Y todavia estoy esperando a eso tropel de personas con tanta imaginación que me cuenten cual habría podido ser un final mejor
    El que no llorara con lo de la máquina de chocolatinas no es persona ni tiene corazón ni alma ni nada!

  3. Yo ya te he dicho que hubiera preferido un final un poco más ambiguo en lo que se refiere a la “realidad paralela”. Pero sí, de todos los “reencuentros” del episodio final, el de la máquina de chocolatinas es el mejor con diferencia… (y además enlaza perfectamente con la última conversación que tuvieron en la isla los dos personajes involucrados)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *