AMOR, PARTE II

Chico listo, tienes un ojo puesto en el reloj para comprobar que ahora no estás perdiendo el tiempo, ¿verdad? No eres como esos otros, que sólo ocupan un espacio desperdiciado. Por eso tengo ahora todo el tiempo del mundo, para ti. Puedes coger estas horas y hacer como que encajas con todos mis días, y yo te cogeré de la mano y te diré: “Haz lo que quieras conmigo, y deja que todo el mundo vea que estoy enamorado otra vez”. Has cambiado mi mente, me has tomado por sorpresa. Sí, estoy enamorado otra vez.

Chico listo, tienes tu mano junto a la mía, no dejes que me pierda de vista. Puedes coger las palabras directamente de mis labios y hacer con ellas lo que quieras, yo voy a seguir aquí. Porque, te lo digo otra vez, puedes hacer conmigo lo que quieras, puedes hacer que todo el mundo sepa que me he enamorado otra vez. De ti.

Hoy hace cinco años que Diego y yo nos vimos por primera vez. Y en ese momento, yo empecé a enamorarme otra vez. De él.

5 comentarios en “AMOR, PARTE II”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *