ALGUIEN

La primera vez que te enamoras y eres correspondido, tu vida y tu mundo se transforman. No es que los colores de las cosas que te rodean sean más vivos (aunque a veces lo parezca), sino que hay miles de pequeños cambios, miles de detalles que adquieren un nuevo sentido. A mí me pasó con las escenas románticas de las películas y las letras de las canciones. Descubrí que, detrás del almibar y el estereotipo, muchas veces se encuentran frases que explican como te sientes en ese momento, imágenes que reconoces como propias.

Lo mejor es que es un proceso que nunca se agota. A veces, escuchas una canción mil veces oida y de repente sientes que la han escrito especialmente para ti o pensando en ese momento. Hace un rato, repasando canciones de los ochenta, he escuchado esta joya.

Martin Gore siempre se ha reservado cantar algunas de las composiciones más bonitas que ha hecho para Depeche Mode. La primera parte es algo fácil de desear. ¿A quién no le gusta ser comprendido, a pesar de las maneras diferentes de ver el mundo y las opiniones encontradas?

I want somebody to share
Share the rest of my life
Share my innermost thoughts
Know my intimate details
Someone who’ll stand by my side
And give me support
And in return
She’ll get my support
She will listen to me
When I want to speak
About the world we live in
And life in general
Though my views may be wrong
They may even be perverted
She’ll hear me out
And won’t easily be converted
To my way of thinking
In fact she’ll often disagree
But at the end of it all
She will understand me.

La segunda parte de la canción contiene unos versos que describen algo que para mí se parece mucho a la felicidad plena:

But when I’m asleep
I want somebody
Who will put their arms around me
And kiss me tenderly

A veces creo que los besos están un poco sobrevalorados y los abrazos un poco infravalorados.

13 pensamientos en “ALGUIEN

  1. luxaurumque

    A pesar de que siempre me han gustado mucho, desconocía por completo la existencia de esta canción de Depeche Mode. Preciosa.

    Y qué razón tienes con lo de los abrazos … aunque si van acompañados de besos, no hay nada en la vida que lo supere.

    Besicos.

    Responder
  2. Ángel

    Me desconcierta tu nuevo horario de actualizaciones, con lo feliz que era yo leyéndote en el trabajo. Ahora nunca sé cuándo seré feliz, y lo que se gana en sorpresa se pierde en seguridad. Sí señor, los abrazos deberían ser prioritarios. Eso es una cosa que me gusta de Liniers, el dibujante que te recomendé: los usa mucho.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *