AFORISMO

La gente siempre acaba hablando de amor, aunque a veces están hablando de sexo, y otras veces hablan de sus miedos. Pero el caso es que todo el mundo acaba cantándole al amor, viendo comedias románticas y creyéndose los mensajes publicitarios de los anuncios de colonias. El amor mueve el mundo (¿O era el dinero?).

Cuando yo tenía 25 ó 26 años, después de 25 ó 26 años de frustraciones y decepciones, decidí renunciar a ambas cosas (bueno, al sexo conmigo mismo no sería capaz de renunciar, lo confieso). Como la vida es muy perra y siempre te lleva la contraria, sólo fue entonces cuando ambas cosas llegaron de verdad a mi vida.

El caso es que me da la sensación de que el amor no se busca, el amor llega por sorpresa cuando menos te lo esperas, donde menos pensabas y con la persona que jamás imaginaste.

El sexo sí. Ese sí se puede buscar. Y es fácil de encontrar. Aunque no necesariamente con quien te apetecería…

16 comentarios en “AFORISMO”

  1. Qué bonito todo, Mildred. Bonito por cierto. Porque el amor siempre te lo da quien menos te esperabas, y el sexo siempre te lo da alguien que se parece medianamente a quien tú esperabas.
    Otra cosa sería que el sexo te lo diera quien tú esperabas. Éso abre muchos caminos!
    Y otra cosa clarisisísima: con quien nunca te equivocas y siempre es como esperas es con el sexo contigo mismo. Bendito x-tube.

  2. Vale, vale. Tengo que decir que creo que el amor a los demás no existe, solo el amor a nosotros mismos. Queremos a la gente que nos haga sentir más importantes, queremos gustar. ¿Pero queremos gustarLE?… mmmm, curioso… Sigo pensando que el amor no existe.

    Y el sexo, para los feos como yo, tampoco. Y punto pelota :)

  3. Yo creo que las personas que nos aman y que amamos son personas que nos descubren y nos hacen descubrirnos, conocernos mejor. Pero lo de Jotas me ha dejado pensativo, tengo que reflexionarlo. Aunque yo sí creo en la existencia del amor.

    El sexo existe para todos. La belleza y la fealdad son conceptos muy relativos. Aparte de que en el tema del sexo se conjugan muchas otras variantes, como el deseo, el morbo o las fantasías particulares de cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *