Adiós, Scott McKenzie, adiós

Este sábado, 18 de agosto, moría en Los Angeles a los 73 años de edad Philip Wallach Blondheim, más conocido por su nombre artístico: Scott McKenzie. Suya era una de las canciones más emblemáticas de los sesenta: San Francisco (Be sure to put flowers in your head)

A principios de los sesenta, McKenzie trabajó en varios proyectos musicales (The Smoothies, The Journeymen) con su amigo John Phillips. En 1964, decidió iniciar su carrera en solitario mientras que Phillips se trasladaba a California para fundar uno de los grupos esenciales de la década: The Mamas & The Papas. Tres años después, mientras MCKenzie preparaba su primer disco, Phillips compuso para él una canción pensada para promocionar el festival de Monterey. San Francisco no tardó en ser adoptada como un himno por el movimiento hippie, además de convertir a la ciudad californiana en la capital del Verano del Amor. Después de publicar un segundo disco en 1970, Stained Glass Morning, en el que trabajó con músicos como Ry Cooder o Barry McGuire, Scott McKenzie puso fin a su corta carrera, permaneciendo prácticamente retirado del mundo de la música. Pero pocos cantantes pueden presumir de haber puesto voz y música a una generación.

2 thoughts on “Adiós, Scott McKenzie, adiós”

  1. En su día el autor de este blog y su hermano rindieron homenaje a Scott McKenzie poniéndose unas flores en la cabeza durante una estancia en San Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *