ABRE DE NEGRO

“Abre de negro” es una indicación que, en ocasiones, aparece al principio de los guiones. Es el inverso al “Funde a negro” que otras veces se lee al final de los mismos. A mí me gustaba ponerla, porque me hace pensar en como, al comenzar la película, cuando se apagan las luces de la sala, uno hace como si abriera los ojos desde la oscuridad al mundo de las imágenes que se proyectan en la pantalla. Es una forma humilde de tratar de capturar en el papel eso que se llama “la magia del cine”. O de la televisión, o del Youtube. Lo importante es el mensaje, no el medio, diga lo que diga McLuhan.

De hecho, si escribiera una novela, también la empezaría con esas tres palabras.

Y quizás algún día lo haga. No es que me falten ideas. De lo que ando escaso es de capacidad de esfuerzo, disciplina y, seguramente, ambición. Y de espíritu de sacrificio: no sabéis lo que cuesta escribir cuando uno se vuelca en el papel. Llega a doler. Y luego se siente miedo cuando muestra lo escrito a los demás, porque es como enseñar una parte de uno mismo, una parte que, a veces, muestra una cara nuestra mucho más auténtica que la que mostramos en el día a día. Y a nadie le gusta sentirse juzgado, escrutado, rechazado. O que le conozcan demasiado. Me gustaría saber despegarme de lo que escribo, tomármelo mucho más a la ligera, ser más inconsciente. Pero siento que escribir es algo demasiado serio, incluso cuando uno escribe cosas divertidas.

Puede que, en el fondo, todo sea cuestión de escasez de talento. A veces es más sencillo conformarse con tener un potencial sin desarrollar… Pero saber que puedes hacer algo no es lo mismo, ni de lejos, que hacerlo. Debería de hablar menos y hacer más.

Porque sí, creo que sería un buen principio: “Abre de negro…”

7 comentarios en “ABRE DE NEGRO”

  1. escribir un libro es un oficio. muy pocos pueden compatibilizar dos empleos, siendo uno la escritura. no te rindas, pero tampoco te atormentes por no llevarlo a cabo.

  2. Al menos tú tienes potencial, aunque no lo desarrolles.

    Si te sirve de algo, y aunque ya lo sepas de sobra, escribes muy bien.

    Ahora bien, ese “abre de negro” a mí no me gusta :-p bueno sí, si lo explicas como has hecho en el post, o viene “bien traído” por el comienzo de la novela supongo que sí me gustaría … tendré que esperarme a leer tu novela para juzgarlo jejeje

    Besicos!

    PD: Sepas que unos cuantos lectores incondicionales tendrías :-)

  3. Yo creo que muchas veces las personas muy inteligentes no acaban triunfando porque quizá sean demasiado conscientes del valor de lo que hacen y lo minusvaloran

  4. Pues a mi ese comienzo me parece muy bueno. Y sabes que aquí tus fans te compraríamos la novela.
    Por cierto, últimamente están solicitando mis servicios como editora de textos (modestia aparte, soy muy buena) así que si te animas yo estaré encantada de ver las galeradas :)

  5. Gracias por los ánimos! :-)

    Nils tiene razón en que escribir tampoco es algo que pueda hacerse como “hobbie”, requiere dedicarle bastante tiempo.

    Y más que cuestión de inteligencia es cuestión de tener demasiado sentido del ridículo, ser demasiado autocrítico o ser demasiado consciente de lo que se está haciendo. Pero luego uno ve como son las personas que teóricamente “saben menos” o “no conocen el medio” las que se atreven a hacer ciertas cosas y acaban “triunfando” o, por lo menos, “trabajando”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *