A CUBIERTO

Dadas las extremas condiciones climatológicas a las que el temporal procedente del Polo Norte nos ha sometido (es decir, frío y nieve, lo normal en esta época del año conocida como Invierno), lo mejor era no salir a la calle y quedarse tranquilamente en casa, escuchando música en Spotify (¡muerte al P2P, muerte!), cubierto con la mantita y con el gato regalándote calor animal adicional a falta de mejor compañía…

Así que el viernes, después de pasarme por el gimnasio para comenzar la Operación Bikini 2010, me autoinvité a casa de Joserra para estrenar su nueva y flamante Wii. Empezamos con la Wii Fit, que más que un juguete es un instrumento para sádicos que deseen autotorturarse en casa mientras un monitor virtual con la misma cara que Ken, señor de la Barbie, te anima desde la pantalla a hacer flexiones. El juego me dijo que, oh sorpresa, tengo sobrepeso, para después sugerirme mi “peso ideal”. Para alcanzarlo tendría que perder unos 12 kilos, así que no sé si los señores de Nintendo quieren hacerme sentir como un obeso mórbido, condenarme a la anorexia o han diseñado el juego para somalíes y huesilocas. Por si fuera poco, el icono de la plataforma, tan mono él, me dijo que mi equilibrio era inestable y se atrevió a preguntarme “si me tropiezo mucho cuando voy caminando por la calle”. Harto de ser humillado, cambiamos de juego y nos pasamos al Mario Kart. Nos conectamos a la red y estuvimos haciendo carreras con wiinautas de todo el mundo. Mucho conductor marrullero hay suelto por ahí, por cierto. Pero mi Waluigi puede con todo! O con casi todos, si tenemos en cuenta que mi mejor puesto fue una quinta plaza…

El sábado por la noche también terminarmos en casa de Joserra viendo un “clásico” del cine de ciencia-ficción: Barbarella. Qué mona era Jane Fonda en los sesenta. Y qué delirante todo: rayos positrónicos, naves enmoquetadas, ángeles ciegos, esclavos alimentados con orquideas, muerte por periquito…

Mi hermano me regaló por Reyes un cacharro para hacer “fontanas de chocolata”, así que el domingo decidí invitar a algunos amigos para estrenarla. Tomamos galletas, fresas y alfajores argentinos y había preparado bizcoho y sobaos… pero no conseguí fundir el chocolate. Primero lo quemé en el microondas. Dos veces. Después lo intenté fundir al baño maría. La primera vez parecía ir bien hasta que le eché un poco de leche fría para que se hiciera más liquido… y lo único que obtuve fue un engrudo pastoso y marrón. Cuando en segundo intento el agua se puso a hervir e inundo el chocolate, decidí abandonar. Por la noche, mi madre me explicó cómo se hace el chocolate… Quizás tenía que haber empezado por ahí.

Terminé el fin de semana dando una vuelta por el barrio para ver Madrid nevado. La nieve, aun limpia y casi virgen, crujía bajo mis pies. Las calles estaban silenciosas y la noche tenía una luminosidad especial. Pensé en que esta ciudad es mucho más bonita de lo que pensamos y me dio pena no poder compartir el espectáculo con nadie.

¡Menos mal que me llevé mi cámara de fotos!

12 comentarios sobre “A CUBIERTO”

  1. tienes que mezclar el chocolate con un poquito de nata para que quede cremoso y suave y añade a nubes para mojar en la fuente… que hambre me ha entrado al leerte!!!!!

    fotos, queremos fotos!!!!!!

  2. Mucha vergüenza… :-(

    Ángel, pues ahora que lo dices, creo que sí, que en ese modo corría con mi Mii… en Todoterreno, claro. Pero normalmente escojo a Waluigi o a Toad. Y en la Gamecube a Mini Luigi. ¿O es Baby Luigi? :-)

    Ros, mi madre me ha recomendado que lo haga con leche, pero también lo intentaré con nata. Esta semana haré experimentos en la cocina…

  3. Operación Bikini? Fontanas de chocolate? Wiifitt? Alfajores y sobaos???

    Hay algo que no me cuadra …

    Y qué bonito todo, no te quejes tanto, que tu A.H. no va a estar las 24 horas del día los 7 dias de la semana a tu lado, pero siempre lo tienes ahí, coñoya!
    ;-)
    Besicos!

  4. Decidido, no me compraré nunca ese juego, lo que me faltaba a mí! que me digan los kilos que me sobran!, que estas navidades esto ha sido un no parar de coger kilos y más kilos….agg…y lo chungo que es quitarselos, eh???? si fuese igual de fácil que cogerlos, los vibropower no serían tan caros!.

    De la nieve prefiero no hablar, que ayer me quedé incomunicada en un pueblito de Madrid y hoy he llegado a currar a las 13:00h.!.

    Besitos!

  5. Uy, ahora que hablan de que la burbuja Wii va a explotar, va Joserra y se agencia una, qué cosas. Eso sí, muy bien el Mario Kart y si lo complementas con los ravin’ rabbids muuucho mejor. El Wii Fit, una vez que te ha llamado gordo, ya pierde toda la gracia, salvo que intentes el árbol y mientras te tambaleas el cabroncete del monitor insista en que te tienes que estar quietorrr.

  6. Es que Diego debería venirse ya a vivir a la capital, para que le pudiera hacer chocolate a la taza y no se quedara aislado de la civilización por las nevadas… Los alfajores demás tienen mucha proteina, no engordan nada de nada! Son como fruta! :-D

    Bromas aparte, si de verdad utilizas la Wii Fit para hacer ejercicio, supongo que puede ser útil. Pero claro, hacer flexiones no es tan divertido como jugar al Mario Kart, jejeje.

    Angel, me refiero al modo “jugar en línea”. A mí me parece que el Blooper Carro no lo cogemos nunca… Poca aceleración y nada todoterreno, no? Miguel, iluminame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.