57 CANALES

En 1992, Bruce Springsteen cantaba aquello de “57 channels (and nothin’ on)”. En aquellos tiempos, en España aun estábamos estrenando las televisiones privadas y en Pamplona aun quedaban restos de la fiebre de las antenas parabólicas para captar las señales del Astra y poder ver en casa canales como la Super Channel británica, la RTL alemana y sus pelis porno de medianoche, Eurosport y sus retransimisones de deportes como el billar o los dardos, la cultísima programación de la TV5 francesa y, como no, Galavisión, el Canal de las Estrellas con sus telenovelas, su Sabado Gigante y su vidéos musicales (con acento en la e). Si no fuera por las horas que pasé viendo la MTV y el Cartoon Network, consideraría a las parabólicas uno de los grandes timos de la época. A todo esto… ¿qué pasará con la televisión por satélite cuando llegue el apagón analógico?

En todo caso, parecía que tener más canales hacía que la televisión mejorara y hasta podías presumir de ello en el patio del colegio, con premio especial para aquel que estuviera abonado al Canal Plus de la época. En aquellos días, incluso la aparición de PamplonaTV fue un acontecimiento… Cuando empecé la Universidad, todos los profesores hablaban del maravilloso futuro que nos esperaba con la inminente llegada de la televisión por cable y de las superautopistas de la información: cada vez habría más canales de televisión, lo cual requeriría un mayor número de profesionales creadores de contenidos cada vez más especializados y con una audiencia que iba a demandar contenidos de mayor calidad. Con Internet y los soportes multimedia acertaron. De hecho, incluso se quedaron cortos. Recuerdo que en primero de carrera (1994), una de las prácticas de Documentación Informativa consistió en pasarse toda una clase jugando en los ordenadores del CTI con un CDROM que contenía seis meses de ejemplares de El Mundo. El futuro profetizado en las pelis de ciencia-ficción estaba llegando. Dos años después ya estábamos conectados a la aldea global gracias a Yahoo y Ozu. ¡Un mundo sin Google! Eso sí, había que navegar en la opción “sin imágenes” porque cada página podía tardar en cargarse cinco minutos… o más. Y mucho cuidado con lo que vieras, que podía saltar la alarma contra el pecado y recibir un aviso moralizador en un despacho.

Pero en lo de la multiplicación de canales como si fueran la salvación del sector y el maná para los comunicadores audiovisuales… Ahí se equivocaron bastante. En 1997 nacieron Canal Satélite Digital y Via Digital y poco después, Quiero TV. Cinco años, después ya sólo quedaba una, resultado de la fusión de las dos mayores. Quiero TV hacía mucho que se había convertido en Quiebro TV (400 millones de euros en perdidas, según Wikipedia). Para el recuerdo quedan aquellas leyes que obligaban a emitir en abierto los partidos de fútbol por ser acontecimientos de interés general o canales como Canal Campero, Ella TV o Ritmosón (la Wikipedia es maravillosa). El hecho es que en España la TV de pago es un negocio que no termina de cuajar: parece que Prisa no consigue vender Digital Plus (de la que he oido rumores como que necesitaría medio millón más de abonados para ser rentable) y de inventos como Imagenio u Orange TV es mejor no hablar. Una amiga mía trabajó en el servicio de videoclub de Jazztelia y nos reveló cuál era el verdadero número de abonados al servicio. Es tan bajo que no sería de extrañar que haya canales que no ve nunca nadie. Seguramente, el apagón analógico, sumado a la crisis económica, aun les va a quitar más clientes a estas plataformas. De lo que estoy casi seguro es que al final GolTV, el invento de TDT de pago de Mediapro, acabará integrándose con Digital Plus. No creo que haya mercado para que las dos sobrevivan.

Pero en lo que más se equivocaron en la Facultad fue en lo de la creación de contenidos. Salvo excepciones, la mayor parte de los canales temáticos no hacen producción propia y se limitan a ser plataformas de distribución de series, películas o documentales. Sin una redacción ni un equipo técnico, una cadena como Fox o TNT puede ser llevada por un equipo muy reducido de personas que se encargan de la compra de contenidos, la elaboración de la parrilla y la promoción del canal. La llegada de la TDT no va a mejorar mucho las cosas: por ahora, parece que todo se limita a repetir programas del canal principal, surrealistas concursos telefónicos y aun más surrealistas programas de debate sobre gatos al agua. En el fondo es lógico que se haya cumplido la profecía de Bruce Springsteen, ¿para que esforzarse en crear una HBO española si el público potencial dispuesto a pagar por ella es tan reducido que el margen de rentabilidad es mínimo? No voy a negar que, aunque en menor medida de lo esperado, todos estos canales han servido para dar trabajo a compañeros de promoción. Pero visto lo visto, quizás hubiera sido mejor que en la carrera diéramos más asignaturas sobre marketing y programación en vez de estudiar repetidas veces los tipos de micrófonos y de planos o tanta teoría sobre producción cinematográfica basada en modelos anglosajones obsoletos.

11 thoughts on “57 CANALES”

  1. jaja que cierto eso de navegar sin imagenes, esas primeras conexiones de 56k….. que como mucho descargaban a 5k/segundo, ver bajando las paginas a 5k era…. era….. ahi contandoselo a los coleguillas al dia siguiente! saludos

    soulheroes.com

  2. Pero Pilar, ese “futuro prometedor” era falso! Nos engañaron vilmente. En el fondo, mi artículo es parte de la terapia. :-)

    Recuerdo el Canal10, Mocho. Al menos, el intento de crearlo, porque me parece que no duró ni un año.

    Juegos Multijugador, eres una curiosa mezcla entre spam y comment, jejeje. A veces, yo dejaba una página cargándose en el ordenador mientras me iba a charlar con un compañero durante varios minutos.

    Nils, yo no tuve clase con ese señor. Pero chico, ¿a quien se le ocurre navegar por ciertas páginas en nuestra SacroSanta Universidad? ¡Y en Primero nada más y nada menos! :-)

  3. Eso nos ha pasado a todos. La universidad, desgraciadamente, no deja de ser una especie de “empresa”, lo que cuenta es que haya muchas matriculados con sus respectivas matrículas.
    Yo soy algo mayor que tú (no mucho :-p) y cuando empecé la carrera la mía era la segunda promoción de Sociología de la UA. Nuestro gran futuro prometedor era parecido al vuestro … y hasta aquí puedo leer.
    :-)

    Besicos.

  4. Eran desesperantes esas conexiones de 56k. La mejor opción era trabajar sin conección u omitir las imágenes porque el internet en esa época era mas cara y te cobraban por el tiempo que estabas conectado.

    Saludos!

  5. Bueno, supongo que también es fácil criticar las cosas cuando ha pasado el tiempo y se tiene perspectiva de lo que ha pasado. Me imagino que habrá contenidos de la carrera que ya no se den… En diez años han cambiado muchas cosas en el mundo de los medios de comunicación.

    Lo que es curioso es ver como, en la mayoría de los casos, al hacer previsiones de futuro, o nos quedamos cortos o somos excesivamente optimistas.

  6. Pingback: meneame.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *