35

Cuando cumples 35, dejas de ser joven. No lo digo yo, lo dicen los estudios de mercado. Hasta el 11 de octubre estaba incluido en la horquilla que engloba desde los veintipocos hasta los 34. El 12 de octubre, mágicamente, me convertí en un adulto y pase a formar parte de un nuevo grupo. Se supone que estadísticamente tengo más en común con cuarentones profundos. Supongo que empiezo a ser un madurito interesante. Esta reflexión no es mía, pero ahora no me acuerdo a quien se la leí o escuché. Ya sabéis, con la edad desaparecen las neuronas.

-¿Es tú cumpleaños?
-Sí.
-¡Felicidades! ¿Cuántos cumples?
-35
-¿Sí? Pues no los aparentas.

No, la verdad es que no los aparento.

Aquí hay varias opciones de respuesta supuestamente ingeniosas:

-Sí, es que deseé la juventud eterna cuando estaba tocando una estatuilla de un gato egipcio y… bueno, tendrías que ver cómo está el retrato que tengo en el desván.

O

-Sí, es que en realidad soy un vampiro. Cuando me da el sol, mi piel resplandece como centenares de diamantes.

Aunque en realidad, yo soy mucho más partidario de los hombres lobo, animalitos.

Y luego está lo de:

-Es que en realidad, para calcular tu verdadera edad, tienes que hacer la media con la de la persona con la quien te acuestas.

Puede que haya algo de verdad en esto…

Y también lo de:

-Cumplo veintiquince. Lo cuento al estilo francés.

En resumen, no sé por qué darle tanta importancia a un número. Un cumpleaños más o menos no significa gran cosa. Hacerse mayor es un proceso gradual y el secreto está en disfrutarlo a pesar de los malos momentos. Supongo que lo que resume mi sentimiento es algo que le dije a Diego hace unos días:

-Cumplo 35. Que mayor soy. Y que niño me siento a veces

8 comentarios en “35”

  1. Para mí la clave está en la última frase. Da igual los años que cumpla si en el fondo te sientes como un crío (en el buen sentido de la palabra, claro). No obstante, hay personas que lo llevan estupendamente y otras que, sinceramente, parece que nacieron hace cien años; creo que la actitud ante la vida, la forma de vestir, las ganas de vivir te pueden hacer parecer (ya que no hacer) más joven.

  2. La verdad es que sí, en comparación con mis fotos de adolescente, estoy mejor que nunca. Y cada año mejor, claro que sí.

    Tampoco saldría un número tan bajo! :-D

    Starfighter, sí, yo creo que el secreto está en la actitud ante la vida. Quizás no sea tanto cuestión de sentirse joven, sino de no sentirse viejo.

  3. qué gusto que lo lleves tan bien. a mi francamente cumplir años me da por saco bastante, y eso que también considero que estoy mejor ahora que antes. si encima me estuviese estropeando ya no sé qué sería de mi…, :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *