25 años de “El 7 de septiembre”

Mecano-Aidalai

Desde su publicación como primer sencillo de Aidalai, el último disco de Mecano, el 27 de mayo de 1991, llevamos 25 años acordándonos de Ana, Jose y Nacho cada vez que llega el 7 de septiembre.

Compuesta por Nacho Cano y dedicada a la que fuera su pareja durante varios años, la poetisa Coloma Fernandez Armero, El 7 de septiembre es una canción con todas las claves que hicieron de Mecano el grupo de pop español más exitoso de todos los tiempos: el synthpop tan discreto como eficaz, las letras que saben convertir lo cotidiano en trascendente y la susurrante voz de Ana Torroja. Aunque en realidad, si somos sinceros, éstas son las características del Mecano cuando las canciones son composiciones de Nacho Cano y que a la larga son las que más nos vienen a la cabeza cuando recordamos los grandes éxitos del grupo: Maquillaje, Me colé en una fiesta, Barco a Venus, Un año más, La fuerza del destino

Es curioso, porque en aquellos días de 1991 era José María Cano el que era considerado el autor serio, maduro y respetable de Mecano, especialmente gracias a temas como Hijo de la luna, Me cuesta tanto olvidarte, Mujer contra mujer… Sonidos más orgánicos y producciones más ambiciosas, letras más complejas con destellos de humor irónico, y sí, la susurrante voz de Ana Torroja como elemento de cohesión para un grupo con dos almas y dos estilos. Sin embargo, con el paso del tiempo, han sido las canciones de Nacho las que han envejecido mejor y en Aidalai es donde mejor se puede apreciar: el toque electrónico de El 7 de septiembre, El fallo positivo, Dalai Lama, J.C o El lago artificial les ha permitido conservar una frescura de la que carecen las piezas entregadas por su hermano mayor como la grandilocuente Naturaleza Muerta, la muy mediocre El peon del rey de negras o Bailando salsa que, como su nombre indica, es una canción salsera que hace una fotografía precisa de como imaginamos ciertas noches de Madrid de la época con menciones a Pedro Almodóvar incluidas. Podemos salvar Una rosa es una rosa, una rumba flamenca inspirada por el verso de Gertrude Stein y en cuyo videoclip Ana baila con Joaquín Cortés.

Aidalai, el tercer disco que Mecano grabó con BMG-Ariola después de romper con CBS, se puede considerar la última parte de una trilogía de madurez que incluye a Descanso dominical, de 1988, y Entre el cielo y el suelo, de 1986. Cada uno de ellos superó el millón de copias vendidas en nuestro país y unas cuantas más en el extranjero, unas cifras que parecen imposibles para el mercado actual, donde un disco que consigue despachar veinte mil copias ya se considera un superventas. También es un reflejo de la inmensa popularidad de Mecano: estaban en todas partes y todo el mundo conocía sus canciones, les gustaran o no. Mecano es parte de la cultura popular española y la banda sonora fundamental de una generación de niños y adolescentes crecidos en los 80. Nunca habrá nadie como ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *