La nostalgia es una trampa cálida y confortable

Este fin de semana vi T2: Trainspotting, la secuela de Trainspotting. Esta última es un clásico de los noventa, su continuación no puede ser un clásico de los diez porque ni se lo propone ni lo desea. En realidad, es una manera eficaz de desmontar el mito, de demostrar que aquellos personajes eran lo que parecían: una pandilla de perdedores con un alto concepto de sí mismos. Quizás por eso haya leído tantas críticas negativas sobre T2: a nadie le gusta reconocer que, veinte años después, es imposible seguir viviendo como cuando eras joven. La inmadurez se revela en toda su grandiosidad para mostrarse como lo que es: un fracaso personal.

Este tren ya no volverá a pasar

Es cierto que los lugares cambian, la música evoluciona, las modas se transforman, la sociedad avanza. Hay que asumirlo del mismo modo que uno debe asumir sus propios cambios. Intentar volver al pasado, revisitarlo, resucitarlo, es una trampa tentadora pero fatal: la nostalgia sólo conduce a la irrelevancia. Que sintamos que nuestro presente es peor quizás sea la forma que tiene la vida de revelarnos que somos más sabios y realistas que cuando éramos jóvenes. El esfuerzo es saber combinar esta sabiduría con el idealismo juvenil, las ganas de comerse el mundo, los planes de futuro… Ya sabemos que los sueños no se hacen realidad, asumámoslo, pero ¿quién puede vivir sin ellos?

Así que voy a dejar de sentir nostalgia por los tiempos que ya no volverán y empezaré a sentirla por los tiempos que me esperan.