Archivo por meses: octubre 2014

Videoclips para una noche de miedo

Hay toda una serie de géneros musicales a los que siempre les ha gustado jugar con una iconografía cercana al género terrorífico en sus muy distintas vertientes. Ahí están los grupos de heavy metal y rock duro o aquellos que tienden más a lo gótico, siniestro, escandinavo o todo a la vez. Podemos encontrar un amplio repertorio de ejemplos que van desde la mascota de los Iron Maiden hasta los disfraces de Slipknot o Lordi (el guiño eurovisivo nunca puede faltar), pasando por las evanescentes portadas de Evanescence. Si hasta existe un grupo llamado Helloween…

Estas calabazas no las encontrarás en los chinos

Estas calabazas no las encontrarás en los chinos

Pero el feliz y luminoso mundo del Pop tampoco se ha resistido a juguetear en ocasiones con una estética más oscura y siniestra. Por supuesto, el primer y fundamental ejemplo que nos viene a la mente es el legendario videoclip para Thriller, de Michael Jackson. Dirigido por John Landis, responsable de títulos como Granujas a todo ritmo o Un hombre lobo americano en Londres, el séptimo y último sencillo que se publicó del disco del mismo nombre vino acompañado de un vídeo de 14 minutos de duración en el que el Rey del Pop bailaba con zombies mientras aterrorizaba a los niños que por aquel entonces teníamos siete años recién cumplidos… que de adolescentes descubrirían que la voz y risa final del tema pertenecen al mítico Vincent Price, protagonista de multitud de clásicos de Roger Corman, y al que los más jóvenes del lugar pueden recordar por su papel de constructor de Eduardo Manostijeras.

En 1984 Michael Jackson se reunía con sus hermanos para grabar Victory, el único disco grabado en su totalidad por los seis componentes que llegó a tener el grupo familiar. Decididos a seguir traumatizando a los niños que se empeñaban en ver Tocata y otros programas musicales de la época, el videoclip de Torture nos muestra a uno de los Jackson atravesando una serie de estancias futuristas -futuristas al estilo de los ochenta, todo hay que decirlo- para rescatar a ¿una princesa del espacio? Entre medias, bailarines que hacen de arañas devoradoras de hombres, un siniestro personaje con capucha de lentejuelas, esqueletos a lo Harryhausen que bailan y un bonito momento en el que el protagonista mete la mano en un ojo gigante para descubrir que le brota un ojo en la palma de la misma. ¿Curiosidades de la Wikipedia? La coreografía del videoclip fue el primer trabajo en el sector de Paula Abdul y como Michael Jakcson tenía cosas mejores que hacer y no quiso participar en el rodaje del videoclip, el realizador decidió alquilar el muñeco de cera del cantante del Museo de Madame Toussaud y utilizarlo en dos o tres planos…

También en 1984 Duran Duran lanzaron otro de sus videoclips más conocidos. Con un presupuesto de un millón de dolares y dirección de Russell Mulcahy, realizador de docenas de clips y de películas como Los Inmortales, The Wild Boys estaba inspirada en la novela del mismo título de William S. Burroughs, que cuenta la historia de un movimiento juvenil homosexual cuyo objetivo es la caída de la civilización occidental. Con un material de partida así, no podía surgir algo convencional. Entre bailarines con una vestimenta entre disfraz apache y figurante de Mad Max, los miembros de Duran Duran eran sometidos a diversas torturas, ensañándose en especial con Simon Le Bon, atado a una noria que da vueltas en un estanque habitado por criaturas sin ojos pero con muchos dientes. Treinta años después me sigue fascinando el momento en que la cámara comienza a dar vueltas simultáneamente con la noria, dando la impresión de que ésta permanece fija y es el resto del mundo el que gira. También me pregunto por la finalidad narrativa de la cabeza robótica, directamente salida del Uncanny Valley.

ZZ Top, el entrañable grupo de rock de largas barbas, publicó en 1983 el disco más exitoso de su carrera, Eliminator. Uno de sus sencillos, TV Dinners, lanzado a finales de ese año, venía acompañado de un videoclip al que no le faltaba de nada: carteles de películas de terror de serie B, un tablero de Ouija utilizado como bandeja y un monstruito animado por claymotion que se empeñaba en ver a ZZ Top por la tele. Qué cosas tan tontas nos dan miedo cuando somos pequeños.

Para terminar de dejar claro que en 1984 los realizadores de videoclips consumían abundantes psicotrópos o que todos querían llamar la atención en la MTV, Nik Kershaw lanzó a finales de año el clip para The Riddle, inspirado tanto en Alicia en el país de las maravillas como, según el cantante, en movimientos artísticos como el Expresionismo… aunque habría que añadir que también aparece el villano del mismo nombre de Batman. Aquí tenemos paredes llenas de bocas, un espejo de agua, una banda de soldados decimonónicos, un cajón lleno de pasteles y ratones, un anciano en un estanque en el que se baña una mujer semidesnuda… Todo con ese derroche de imaginación, artesanía e ingenuidad tan propia de los ochenta.

Un par de años antes, Alison Moyet y Vince Clarke, se enfrentaban a vampiros y el monstruo de Frankenstein en el videoclip de Don’t Go, el segundo sencillo de Yazoo, el grupo que creo Clarke entre Depeche Mode y Erasure. Da tanto miedo como las películas de Abbot y Costello en casas encantadas.

Corría el año 1988 y Pet Shop Boys conseguían el último número uno en la lista británica de sencillos gracias a Heart, el cuarto sencillo de su exitoso Actually. Para el videoclip, el dúo viajó hasta Eslovenia para rodar su propia versión de Nosferatu, junto a una ganadora del certamen de Miss Yugoslavia y con Ian McKellen en el papel de vampiro. Sí, el mismísimo Gandalf y Magneto.

Y para cerrar esta selección de videoclips terroríficos (o no tanto) de la década de los ochenta, nada mejor que la canción de cuna con arañas de The Cure. Publicado como sencillo de presentación de Desintegration, Lullaby se convertiría, de manera algo inesperada, en uno de los mayores éxitos comerciales de la banda. En su videoclip, dirigido por su Tim Pope, responsable de muchos clips de The Cure y otros grandes nombres de los 80 como Talk Talk, Siouxsie and the Banshees, The Bangles o China Crisis, Robert Smith -el hombre que comparte peluquero con Tim Burton- es asediado en sueños por el hombre araña. Entre los momentos más memorables del videoclip, el instante en que a Smith le brotan extremidades adicionales o todos los planos del resto del grupo, disfrazados con uniformes antiguos y cubiertos de telarañas.

Promusicae: tres novedades en los tres primeros puestos

La lista de discos más vendidos en España renueva su podio. Songs of Innocence, de U2, abandona el puesto más alto y baja hasta el cuatro, mientras que las tres primeras posiciones son para tres nuevas entradas: Ilussia, de Mago de Oz, en el 3; Dual, de India Martínez, en el 2; e Hijo del Levante, de El Barrio, en el 1.

El Barrio, uno de los artistas que más vende en este país, ha colocado otros dos discos en la lista: Todo tiene su fin, en el 41, y Hasta el fin de los tiempos, en el 50. El resto de novedades de la semana se completa con Quédate, de Funambulista, en el 11; .5: The Gray Chapter, de Slipknot, en el 17; Aretha Franklin sings the great diva classics, de la reina del Soul, en el 26; el Grandes Éxitos de Merche en el 30; The Mozart Album, del pianista chino Lang Lang, en el 35; y Melody Road, de Neil Diamond, en el 61.

En la lista de canciones, Pablo López baja del uno al siete con El Mejor Momento. El sencillo más vendido esta semana en España es Si no te quisiera, de nuestro Pitbull nacional, Juan Magan.

Entre las novedades de la semana nos encontramos Welcome to New York, de Taylor Swift, en el 21; Habits (Stay High), de Tove Lo, en el 34; y Liar Liar, de Cris Cab, en el 48.

Bis: Eurodisco

Se terminaba la prodigiosa década de los noventa y todos empezábamos a estar un poco hartos del eurobeat que nos había conquistado años atrás. La fórmula de estribillos fáciles, generalmente cantados a voz en grito por vocalistas femeninas semianónimas, sobre una producción de música electrónica tan simplona como eficaz estaba prácticamente agotada, por lo que no es de extrañar que Bis cantaran:

“I’m just so sick of listening
What should I want to know
I lost my 15 minutes
On Eurodisco”.

“Eurodisco, you’re so disco” proclamaba el trío escocés, y seguramente no lo decían como un halago. Eso sí, con una intencionada ironía, lo hacían con una potente base electrónica y un estribillo a cargo de su componente femenina. Si el mundo fuera un lugar justo, Eurodisco habría hecho que Social Dancing, el segundo trabajo de Bis, se hubiera convertido en un éxito internacional, pero quizás el panorama de finales de los noventa, cuando todavía nos tomábamos en serio la música alternativa y pensábamos que el pop era un género menor y olvidable, no era el entorno adecuado para un grupo capaz tanto de vender 100.000 copias en Japón de su primer disco como de cantar el tema de los títulos de cierre de Las Supernenas. Después de separarse en 2003, Bis han publicado un nuevo trabajo este 2014 titulado Data Panik Etcetera.

Lista UK: Número 1 para Ben Howard

El número uno en la lista británica es esta semana para I forget where we were, de Ben Howard, trabajo que sucede a la ópera prima del cantautor londinense. Every Kingdom le valió ser candidato al Mercury y ganar un par de premios Brit en 2013 y parece que este segundo disco también le traerá buenas noticias.

En el número dos se coloca 5-The Gray Chapter, el nuevo disco de Slipknot después de seis años de silencio. Dos artistas veteranos consiguen colarse en el Top10: Neil Diamond en el 4 con Melody Road y Status Quo en el 5 con Aquostic – Stripped Bare. El anterior número uno, Chapter One, de Ella Henderson, baja esta semana hasta el 7.

El resto de novedades de la semana se completa con Big Fat Lie, de la ex-Pussycat Doll Nicole Scherzinger, en el 17; True Blue, el mítico disco de Madonna de 1986, reentra al 21; Phantom Radio, de Mark Lanegan Band, en el 22; Soused, de Scott Walker & Sunn O, en el 30; Aretha Franklin Sings The Great Diva Classics, el disco de versiones que ha grabado la Reina del Soul, en el 32; Kings & Queens of the Underground, disco que le ha llevado cuatro años grabar a Billy Idol, en el 35; Islands, de Bear’s Ben, en el 49; el disco homónimo de Inspiral Carpets, quinto en su carrera y el primero en veinte años para estos veteranos del sonido Madchester de principios de los 90, en el 63; Urge for Offal, de Half Man Biscuit, en el 68; The hands of man, de Chris de Burgh, en el 71; Into the mirror, disco en vivo de Del Amitri grabado con motivo de su gira de retorno, en el 75; The best day, trabajo en solitario del vocalista de Sonic Youth, Thurston Moore, en el 78; Nowhere is home, de Dexys, en el 79; Paperwork de T.I., en el 85; Under Pressure, de Logic, en el 88; y la reedición por su 40 aniversario del Irish Tour ’74, de Rory Gallagher, en el 98.

En la lista de canciones lo más destacado es que Meghan Trainor lleva ya cuatro semanas consecutivas en el número uno con All About That Bass.

Lista Promusicae: Número uno para U2

A pesar de que U2 regalaban su disco en Itunes, la edición física de Songs of Innocence se ha colocado en el número uno de la lista de ventas española. Este dato debería hacernos pensar si los únicos que siguen comprando compactos son los mayores de treinta.

Aunque no sé si muchos mayores de treinta se habrán comprado el disco en directo de Dani Martín, Mi Teatro, que debuta en la segunda posición. Su compañero en El Canto del Loco, El Pescao, también publicaba nuevo trabajo esta semana. Ultramar se estrena en el 8. Ismael Serrano, anterior número uno, baja hasta el 10 con La Llamada.

El resto de novedades de la semana se completa con El porvenir, de Marlango, en el 12; Sweet Talker, de Jessie J, en el 20; Interlude, de Jamie Cullum, en el 22; St. Petersburg, de Cecilia Bartoli, en el 33; La Lengua Chivata, del antiguo miembro de Los Delinqüentes, El Canijo de Jerez, en el 45; Modo Avión, de Lichis, antiguo líder de La Cabra Mecánica, en el 48; Chapter One, de Ella Henderson, en el 53; y The story-The very best of, de Spandau Ballet, en el 60.

En la lista de canciones entra directamente al número uno Pablo López, aquel que quedó en segundo lugar detrás de Virginia Labuat en Operación Triunfo, con El Mejor Momento, una canción en beneficio de la Asociación Española Contra El Cáncer. Al chico le está yendo bastante bien con su primer disco, Once historias y un piano, que lleva ya un año en la lista de ventas, y es candidato al Grammy Latino a Mejor Nuevo Artista, por lo que podemos pensar que se confirma la leyenda que dice que en OT es mejor ser segundo.

Entre las novedades nos encontramos con Taylor Swift, en el 22 con Out of the woods; Manolo García, en el 32 con Campanas de Libertad; o Roko, en el 40 con Luz.

La isla mínima

La isla minima

El cine español cerrará 2014 con una buena cuota de pantalla gracias a títulos que han arrasado en las taquillas como Ocho apellidos vascos, El Niño o Torrente 5. Sin alcanzar las abultadas cifras de estas películas, La isla mínima también ha conseguido atraer al público a las salas, gracias a los premios conseguidos en el Festival de San Sebastián, a una buena campaña de publicidad (no en vano está producida por una de las grandes empresas de televisión de nuestro país) y también a las recomendaciones entre aficionados al cine y usuarios de las redes sociales.

Sin embargo, en mi caso, el visionado de la película no respondió a las expectativas previas creadas. No estamos ante un thriller oscuro y redondo como No habrá paz para los malvados, ni ante una ingeniosa y eficaz trama de suspense al estilo Tesis, por citar dos ejemplos de cine español de género. La isla mínima es una película entretenida, bien interpretada por sus dos intérpretes principales y excelentemente rodada, con una fotografía que le sabe sacar partido a los paisajes de las marismas del Guadalquivir de una forma que no habíamos visto en la gran pantalla y que nos hace preguntarnos por qué no han sido aprovechados antes.

islaminima3

La historia de dos detectives de personalidades e ideologías opuestas que tienen que investigar la desaparición de un par de chicas adolescentes en un pueblo andaluz a comienzos de los años 80 puede traer a la mente situaciones y entornos vistos en True Detective. Al igual que en la serie de la HBO, La isla mínima descansa sobre la relación entre dos personajes opuestos y nos sumerge en el mundo rural, empobrecido y sucio, donde reina la superstición y las posibilidades de prosperar son casi nulas, un mundo de pantanos físicos y morales donde la podredumbre se esconde en el interior de viviendas miserables. Sin embargo, lo que indican estos parecidos es que estamos ante un relato clásico de detectives, donde aparecen tópicos y arquetipos narrativos con los que sus autores saben jugar perfectamente.

La-isla-mínima2

Además, a diferencia de True Detective, donde el interés del producto terminaba residiendo en su retrato de personajes y no en una trama criminal que se resolvía de forma apresurada y casi inverosímil, La isla mínima resulta más equilibrada en todos sus elementos. La investigación del misterio avanza al mismo ritmo que el desarrollo de personajes, sin que un elemento se imponga al otro. Donde la película de Alberto Rodríguez resulta más desigual es en el trabajo interpretativo de su reparto: si bien Raul Arévalo y, sobre todo, Javier Gutiérrez, están impecables, hay actores de reparto que no están a la altura y otros, como Antonio de la Torre o Nerea Barros, tal vez no sean los más adecuados para sus papeles.

La-isla-minima

La sensación que termina dejando La isla mínima es que tanto trama como personajes podían haber dado mucho más de sí. Hay muchos apuntes potencialmente interesantes, como la realidad española de principios de la transición o el peso de los terratenientes en el campo andaluz, que no llegan a estar lo suficientemente desarrollados, además de diversos aspectos de la trama criminal y la relación entre los dos policías en los que se podía haber profundizado un poco más. Da la sensación de que los creadores de La isla mínima han preferido dejar ciertos temas apuntados como meras pinceladas y apostar conscientemente por una sencillez que huya de lo trascendente y lo metafísico, quizás más realista pero también menos satisfactoria cinematográficamente.

Lista UK: Número uno para Ella Henderson

Ella Henderson participó en la novena edición de The X Factor, donde fue desde el principio una de las favoritas para ganar. Sin embargo, el destino quiso que cayera eliminada semanas antes del final del programa cuando fue nominada junto a James Arthur, a la postre ganador del concurso. Casi dos años después, la joven británica consigue colocarse en lo más alto con su disco de debut, Chapter One, algo que Arthur no consiguió en su momento.

Ed Sheeran aguanta en el dos con X y Sam Smith hace lo mismo en el tres con In the lonely hour. George Ezra baja del uno al cuatro con Wanted on Voyage y en el cinco nos encontramos con la segunda novedad de la semana: Sweet Talker, el tercer trabajo de Jessie J. El resto de entradas se completa con Songs of Innocence, el disco de U2 que la banda regaló en Itunes y que ya ha salido a la venta en formato físico, en el 6; el recopilatorio de grandes éxitos de Spandau Ballet, The Story – The Very Best Of, en el 8; Tough Love, de Jessie Ware, en el 9; Rose Ave., del proyecto paralelo formado por Pink y el músico canadiense Dallas Green, You+Me, en el 10; Tenore, de Jonathan Antoine, en el 13; Memoirs of a Madman, de Ozzy Osbourne, en el 23; Modern Life, de Si Cranstoun, en el 30; The night is young, de 2 bears, dúo formado por el miembro de Hot Chip Joe Goddard y Raf Rundell, en el 53; la reedición por su 35 aniversario del disco de Madness, One Step Beyond, en el 54; Blood Moon: Year of the Wolf, de The Game, en el 60; Blood In, Blood Out, de Exodus, en el 71; la caja para coleccionistas The Complete Albums Collection 1980-88, de Iron Maiden, en el 94; y Trick, segundo disco en solitario del cantante de Bloc Party, Kele, en el 99.

En la lista de sencillos, Meghan Trainor aguanta en lo más alto por tercera semana consecutiva con All About That Bass, seguida por Taylor Swift, en el 2 con Shake it off, y One Direction, que debutan en el 3 con su un tanto decepcionante Steal my girl. En el 10 debuta Guts Over Fear, la colaboración entre Eminem y Sia, mientras que en el 35 nos encontramos a Charli XCX con Break the rules.