Archivo por meses: junio 2014

Lista UK: Número 1 para Lana del Rey

Lana del Rey no parece que se haya preocupado mucho por los imperativos comerciales a la hora de grabar Ultraviolence y ha decidido seguir cultivando su imagen lánguida y profundizando aun más en sonidos entre atmosféricos y oscuros. La fórmula parece funcionarle bien: su segundo trabajo se ha colocado directamente en lo más alto de la lista de discos más vendidos en Reino Unido.

En el segundo puesto nos encontramos al otro lanzamiento importante de la semana: The Hunting Party, de Linkin Park, su retorno al sonido más rockero y menos electrónico de sus comienzos. El resto de novedades de la semana se completa con While (1<2), de Deadmau5; A town called paradise, de Tiësto, en el 22; Love frequency, de Klaxons, en el 38, lejos de los resultados obtenidos por sus dos primeros trabajos; A.K.A, de Jennifer Lopez, a quien llevan tiempo funcionándole mejor los sencillos que los discos, en el 41; Band of brothers, el nuevo trabajo de la leyenda del country, Willie Nelson, en el 52; y Familiars, de Antlers, en el 94.

En la lista de canciones, Ella Henderson aguanta por segunda semana consecutiva en lo más alto con Ghost haciendo que 5 seconds of summer se tengan que conformar con el segundo puesto para Don’t Stop. Budapest, de George Ezra debuta en el 4; Around Town, de The Kooks, en el 35 y Hunger of the Pine, el sencillo de adelanto de lo nuevo de Alt-J, en el 97.

Y sí, se han atrevido a samplear el 4×4, de Miley Cyrus.

Miley Cyrus, Bangerz Tour

A pesar de tretas promocionales de última hora (entradas de pista a precio reducido para los socios del Club Fnac, por ejemplo), Miley Cyrus no consiguió llenar el Palacio de los Deportes de Madrid. Se hacía extraño ver un espectáculo pensado evidentemente para grandes recintos sin aglomeraciones de gente entre el público. Seguramente no fue el día más exitoso para una gira que, sin embargo, ya ha conseguido dejar para la posteridad dos o tres imágenes icónicas, como esa reproducción a escala titánica de su recientemente fallecido perro Floyd o la imagen de la cantante sobrevolando sobre el público cabalgando sobre un perrito caliente. No sé qué pasará con el futuro con la carrera de Miley, pero está claro que 2013 fue su año y este Bangerz Tour no es más que el colofón que rubrica su conquista del mundo pop.

Hay algo que distingue a Miley de otras compañeras de generación y de profesión y es su capacidad para no tomarse a sí misma en serio, evitando así seguir el camino que ha llevado a otras como Lady Gaga a la perdición. Desde el comienzo del espectáculo, en el que un primer plano de su cara llena toda la pantalla y ella desciende al escenario por un tobogán con forma de lengua al son de ese imposible dueto con Britney Spears que es SMS (Bangerz), arranca una fiesta al estilo de la mostrada en el videoclip de We Can’t Stop donde golosinas, peluches y dibujos animados se mezclan con porros y sexualidad descarada. Miley Cyrus ejerció de anfitriona de un botellón donde los adolescentes juegan a ser mayores sin perder el descaro de su edad. Como dice la canción con la que se inauguró esta era: “es nuestra fiesta y hacemos lo que queremos”. Y aunque es evidente que todo está milimétricamente estudiado hasta el último detalle, el espectáculo transmite una continua sensación de frescura y desparpajo poco habitual en los conciertos de las grandes divas donde todo es sorprendente (y en ocasiones fríamente) perfecto.

Musicalmente, el grueso del concierto está centrado en el disco que da nombre a la gira, un ecléctico recorrido por las últimas tendencias de la música negra que en directo acaba contagiándose de unas raíces country de las que Miley Cyrus no parece avergonzarse en ningún momento. Sólo dos temas pertenecen a su repertorio anterior a Bangerz: Can’t be tamed y ese Party in the USA que sirve para cerrar el concierto con bailarinas disfrazadas de Monte Rushmore, un Abraham Lincoln que parece oriundo del Bronx, su bailarina enana vestida de Liberty Bell, su bailarina gigante de estatua de la libertad, confetti y fuegos artificiales. A pesar de los problemas de sonido del Palacio de Deportes, pudimos disfrutar de un concierto en el que Miley Cyrus quiere demostrar que, aparte de jugar a la provocación, ella es también una artista. De ahí esos momentos acústicos en los que su banda de músicos le roba el protagonismo en el escenario a los bailarines, ese FU en el que Cyrus se crece como intérprete despechada y vengativa, esos Adore You y Drive en los que da rienda suelta a sus capacidades vocales y la inclusión de versiones como el clásico de The Beatles, Lucy in the Sky with Diamonds, Summertime Sadness, de Lana del Rey y Jolene, uno de los himnos de su madrina, Dolly Parton. En estos momentos, Miley Cyrus hace lo que le apetece y, mientras siga por ese camino, nos tiene conquistados.

Juego de Tronos: la cuarta temporada.

game-of-thrones-season-4-poster-0002

Ayer acabó la cuarta temporada de Juego de Tronos y comienza la larga espera hasta que HBO estrene la quinta. Ha sido una tanda de diez episodios en las que, como en las anteriores entregas, hemos atravesado una montaña rusa de sucesos inesperados, muertes de refinada crueldad, su dosis habitual de sexo y una larga serie de memorables escenas a cargo de memorables personajes.

¿Qué sería de una boda sin su tarta?

¿Qué sería de una boda sin su tarta?

Sin embargo, como espectador me quedo con la extraña sensación de que esta temporada no ha estado a la altura de sus predecesoras. Estaba claro que después del clímax dramático que fue la Boda Roja, un momento cumbre para el que nos llevaban preparando durante tres temporadas, nada iba a ser capaz de acercarse al impacto que nos causó aquel episodio. Poco importa que haya habido muertes de todos los tipos en esta cuarta temporada (muerte por veneno, muerte por aplastamiento de cabeza, muerte por flechazo de niño, muerte por despeñamiento, muerte por lanzamiento a través de puerta cuya ubicación debería ser reconsiderada…), porque llega un momento en que empiezan a darnos igual, ya que uno comienza a sospechar que responden a un propósito del autor de la saga, George R.R. Martin, por sorprender continuamente a sus lectores que a verdaderos mecanismos narrativos. Se alaba a Martin por su capacidad para transgredir los principios básicos de la narración heroica, pero llega un momento en que este deseo continuo de epatar acaba perjudicando a la historia. Es difícil prestar credibilidad o concentrarse en una narración donde todo parece quedar reducido a un ardid para despistar: si todos estos personajes están condenados a morir en el momento más inesperado, ¿qué sentido tiene prestar atención a sus peripecias? Las convenciones narrativas no son un mero capricho, sino que existen como armazón necesario para dar cuerpo y consistencia a las historias que se nos cuentan. Jugar con ellas es interesante e incluso necesario, pero uno corre el riesgo de que la estructura se termine viniendo abajo.

¡Yo fui la que comenzó todo este lío! ¿Nos puede importar menos?

¡Yo fui la que comenzó todo este lío! ¿Nos puede importar menos a estas alturas?

Las limitaciones temporales corren también en contra de la adaptación televisiva del libro. Martin tiene a su disposición centenares de páginas donde, además, muchos personajes acaban teniendo una presencia -que no importancia- mucho menor que en la serie (Cersei o Robb Stark serían buenos ejemplos de esto último), mientras que la serie ha creado un reparto coral en donde hay personajes que han evolucionado y madurado cuidadosamente, mientras que otros apenas han tenido dos o tres secuencias a su disposición en esta última temporada (Margaery, Theon, Stannis y su corte, incluso Bran merecería algo más de desarrollo). También uno empieza a tener dudas sobre el sentido de algunas subtramas. ¿Cuándo se lanzara Daenerys, un personaje que comienza a ganar en oscuridad y a sembrar dudas después de haber conquistado los corazones del público, a la conquista del Trono de Hierro? ¿Qué ha hecho Arya durante tres temporadas paseando por el bosque mientras que otros personajes han tenido tiempo para recorrer los Siete Reinos de principio a fin? ¿Qué ha pasado con esos cuervos que mandaban mensajes de punta a punta de Westeros y que parecen haberse extinguido?

¿Dónde está Thoros of Myr cuando realmente se le necesita?

¿Dónde está Thoros de Myr cuando realmente se le necesita?

Y sin embargo, a pesar de estas dudas que empiezan a invadirme, sigo considerando que cada episodio de Juego de Tronos acaba siendo una brillante hora de narrativa audiovisual, en la que un tópico relato de caballeros, dragones y espadas de fuego acaba convirtiéndose en una interesante reflexión sobre el poder oscuro de las pasiones humanas, poblado por personajes fascinantes generalmente bien interpretados (aunque es evidente que algunos actores están bastante más capacitados que otros. No se puede comparar a Lena Headey, Charles Dance Diana Rigg con Kit Harrington o una Emilia Clarke que se ha encontrado con el personaje de su vida, pero de cuya versatilidad dudo bastante) y una puesta en escena que sabe utilizar las limitaciones de la pantalla televisiva a su favor, incluso cuando decide tirar la casa por la ventana con mamuts y gigantes.

Lista UK: Número uno para Kasabian

Con 48:13, Kasabian han conseguido el cuarto número uno de su carrera en la lista de discos más vendidos del Reino Unido. Hay que reconocer que eez-eh es uno de sus sencillos de presentación más directos, con un cierto aire a los mejores temas de Hot Chip.

Ghost Stories, de Coldplay, aguanta en el segundo puesto mientras que In the Lonely Hour, de Sam Smith, baja hasta la tercera posición. Los tres puestos siguientes están ocupados por nuevas entradas: Lazaretto, de Jack White, en el 4; Whispers, de Passenger, en el 5; y Blue Smoke/The best of, de Dolly Parton, en el 6. En el 11 nos encontramos con Stay Gold, de los suecos First Aid Kit, y el resto de novedades de la semana se completa con: Great Western Valkyrie, de Rival Sons, en el 14; Stockholm, el primer album en solitario de la lider de Pretenders, Chrissie Hynde, en el 22; Quadrophenia – Live in London, un pack de cinco discos que recoge el concierto ofrecido por The Who el 8 de Julio de 2013 en el Wembley Arena de Londres, en el 28; Distant Satellites, de Anathema, en el 33; Solitarie, de Charlotte Jaconelli, en el 40; Running with scissors, de Janet Devlin, en el 43; The Thin Line, de Heather Peace, en el 56; War Eternal, del grupo sueco de Death Metal melódico Arch Enemy, en el 85; Zaba, de Glass Animals, en el 92; y Beauty and Ruin, de Bob Mould, en el 96.

En la lista de sencillos, Ella Henderson, concursante de la edición de The X Factor que ganó James Arthur, ha despachado más de 132.000 copias de Ghost, su primer tema, coescrito por Ryan Tedder, cantante de OneRepublic.

Otras novedades destacables de esta lista son lo nuevo de Tiesto, Wasted, en el 3; Crystallize, de Kylie Minogue, en el 60; y la versión que Lorde ha hecho del clásico de Tears for Fears, Everybody wants to rule the world, para la próxima entrega de Los Juegos del Hambre, en el 65.

Videofilms

La función del videoclip está clara: su objetivo es vender una canción, pero también establecer la imagen del artista de cara al público. Sin embargo, más allá de sus objetivos promocionales, los videoclips pueden terminar convirtiéndose en pequeñas joyas de arte, extraordinarios experimentos visuales donde sus directores dan rienda suelta a sus estilos y estéticas favoritos. Algunos de ellos han aprovechado el encargo de hacer un videoclip para homenajear a algunas de sus películas favoritas. A veces con brillantes resultados… y otras veces, no.

-BLUR: To the end.

Hace veinte años, Blur publicaban Parklife, el disco que les convertiría en las grandes estrellas del BritPop -con permiso de los Gallagher, claro-. Girls & Boys y Parklife fueron los temas más exitosos del discos, pero entre ambos se publicó otro sencillo que no consiguió la misma popularidad a pesar de ser una de las canciones más brillantes del conjunto liderado por Damon Albarn. To the end es un tema en el que colabora Lætitia Sadier, de Stereolab, cantando la parte en francés del estribillo (un año después, Blur volverían a grabar el tema en forma de dueto con la mítica Françoise Hardy). Reflejando la francofilia del tema, To the end vino acompañado de un videoclip dirigido por David Mould que es un breve resumen del clásico de la Nouvelle Vague del que hablamos recientemente: El año pasado en Marienbad.


Blur – To The End por Blur-Official

KELLY OSBOURNE: One Word.

La hija de Ozzy Osbourne saltó a la fama a principios de los 2000 gracias al reality que su familia protagonizó para la MTV. Aprovechando el tirón, Kelly Osbourne publicó Shut Up, un disco que fue machacado por la crítica pero con ventas aceptables, y después Sleeping in the nothing, un disco que fue defendido por la crítica pero con ventas desastrosas. De él sólo se extrajo un sencillo, One Word, un estupendo tema de pop electrónico inspirado en el Fade to Gray de Visage y acompañado de un videoclip dirigido por Chris Applebaum y basado en otro clásico de la Nouvelle Vague: en esta ocasión, Lemmy contra Alphaville, de Jean-Luc Godard.

MANDO DIAO: Gloria

La estética de la Nouvelle Vague ha dejado su huella en muchos videoclips, especialmente en aquellos de bandas que juegan a recuperar sonidos del pasado y buscan su inspiración en los años 60. Los suecos Mando Diao son uno de estos grupos y lo dejaron más que claro en el videoclip de su sencillo de 2009, Gloria. Atentos a como las películas que se proyectan en ese cine donde transcurre parte de la acción son Pierrot Le Fou (Pierrot, el loco) y À bout de souffle (Al final de la escapada), dos títulos fundamentales de Jean Luc Godard.

THE CARDIGANS: Hanging Around

Otro de los grandes nombres de la música sueca es The Cardigans. El grupo publicó en 1998 el que quizás sea su mejor disco, Gran Turismo, al que pertenece esta canción. En el video para Hanging Around, dirigido por Sophie Muller, la banda recrea el clásico de Polanski de 1965, Repulsion, con Nina Persson retomando el papel interpretado por Catherine Deneuve en la película con casi su misma gelidez cautivadora.

KYLIE MINOGUE: Put yourself in my place

No hay diva del pop que se precie que no haya hecho un videoclip homenajeando a estrellas del pasado. Si Christina Aguilera se clonaba para ser las Andrew Sisters en Candyman o Madonna recreaba en Material Girl el número de Diamonds are a girl’s best friend de Marilyn Monroe en Los caballeros las prefieren rubias, Kylie Minogue jugaba a ser la Jane Fonda de Barbarella en el videoclip para Put Yourself In My Place, el sencillo que sucedió a Confide in Me en la promoción de su disco de 1994, Kylie Minogue. Aunque no es uno de sus temas más exitosos sí que es un buen ejemplo de los sonidos más maduros y alejados del dance que la australiana cultivó durante los años 90.

JENNIFER LOPEZ: I’m glad.

Para I’m Glad, uno de los sencillos de This is me… then, Jennifer Lopez se puso a las ordenes de David LaChapelle para rodar un videoclip que recrea, casi plano a plano, algunas de las escenas más famosas de Flashdance. Cierto es que no le pega demasiado al estilo de la canción, pero el resultado es mucho mejor que el obtenido por Geri Halliwell mezclando Fama y Flashdance en el videoclip de su olvidable versión de It’s raining men.

PAULA ABDUL: Rush Rush

Seguramente toda cantante pop sueña también con ser actriz. De ahí que a veces se lancen a protagonizar en sus videoclip versiones de clásicos del cine con resultados, en ocasiones, más que terribles. Para Rush Rush, una inofensiva balada escogida como primer sencillo de su segundo trabajo, Paula Abdul decidió recrear Rebelde sin causa… con Keanu Reeves y su media melena en el papel de James Dean. Esto también eran los 90.

IGGY AZALEA ft CHARLI XCX: Fancy

Afortunadamente los 90 también nos trajeron otras cosas, como Fuera de Onda, la adaptación del clásico de Jane Austen, Emmma, a un instituto de Beverly Hills protagonizada por Alicia Silverstone, icono sexual de la década gracias a su participación en varios videoclips de Aerosmith. Iggy Azalea y Charli XCX aun iban al parvulario cuando se estrenó, pero ambas protagonizan este remake en forma de videoclip para Fancy, uno de los más recientes ejemplos de esta tendencia.

La Isla Brugal

Los días se hacen cada vez más largos, suben las temperaturas, la primavera está a punto de acabarse y uno ya empieza a pensar en las vacaciones. Pero antes de irse, hay que organizar el equipaje. Pero este año, ron Brugal quiere que hacer la maleta sea algo distinto.

La marca de ron quiere que esta maleta sea el inicio de unas vacaciones diferentes hasta un destino muy especial: la Isla Brugal. Una semana en un paraíso tropical en compañía de tus tres mejores amigos y cien personas más. Para conseguirlo, sólo hay que superar todos los retos que Brugal te propone en su página de Facebook.

Lista UK: Sam Smith repite en el número uno

Confirmándose como uno de los nombres protagonistas de este 2014, Sam Smith repite por segunda semana consecutiva en lo más alto de la lista británica gracias a In the lonely hour. Coldplay también repiten en el dos con Ghost Stories mientras que en la tercera plaza nos encontramos con la entrada más fuerte de la semana: New Eyes, el ligeramente decepcionante debut de Clean Bandit.

El resto de novedades se completa con More Modern Classics, recopilatorio de los últimos quince años de carrera de Paul Weller, en el 6; Hank, del veterano líder de The Shadows, en el 8; La Petite Morte, de James, en el 11; National Treasure-Ultimate Collection, un nuevo recopilatorio de Vera Lynn, que a sus 97 años se convierte en la artista viva más vieja en tener un disco en el Top20 del Reino Unido, en el 13; Animal Ambition – An Untamed Desire, el nuevo disco de 50 Cent en casi cinco años, en el 21; Constellations, de la banda de folk aternativo Moulettes, en el 51; Platinum, de Miranda Lambert, en el 52; Sunbathing Animal, de Parquet Courts, en el 55; Breakfast, de Teleman, en el 65; Shtick Heads, del grupo paródico The Midnight Beast, en el 74; The Moral of the Elephant, del dúo formado por Martin Carthy y su hija Eliza, en el 91; Cut your teeth, de Kyla La Grange, en el 93; y Amplified Soul, el nuevo disco de Incognito, uno de los grupos creadores del Acid Jazz británico, en el 96.

Curiosas son las entradas de las reediciones de tres discos de Led Zepelin en la parte de la lista: su homónimo disco de debut aparece en el 7; Led Zeppelin 2 en el 12 y Led Zeppelin 3 en el 10.

En la lista de sencillos, Ed Sheeran consiguen su primer número uno gracias a Sing, adelanto del que será su próximo disco.

Si la canción os hace pensar en Justin Timberlake, no estás tan desencaminados: el coautor y productor del tema no es otro que Pharrell Williams.