Archivo por meses: Marzo 2014

Pol Rossignani & Tony Tornado DJ: Control

Control

En España podemos hacer temas bailables que no tienen nada que envidiar a lo que se hace más allá de nuestra fronteras y el cantante Pol Rossignani y el DJ Tony Tornado se han encargado de demostrarlo con Control, su primera colaboración. En la linea progressive de los grandes DJs del norte de Europa, pero con un toque del Euro Dance que tanto nos gusta reivindicar, Control promete convertirse en un rompepistas.

El single saldrá a la venta en mayo en todas las plataformas digitales, incluyendo las versiones de Control en español e italiano, así como varios remixes y una versión acústica. ¿Vuelve el espíritu de las raves?

Lista UK: George Michael vence a Kylie Minogue

71AE7hXzLIL._SL1400_

Con una diferencia de 20.000 copias, George Michael se ha impuesto a Kylie Minogue en lo más alto de la lista británica. Kiss me once se tiene que conformar con la segunda plaza mientras que Symphonica, disco grabado durante la gira 2011/2012 en el que George Michael canta temas propios y ajenos al estilo “crooner”, se convierte en el séptimo número uno en la carrera de su intérprete.

El resto de novedades de la semana se completan con In the arms of an angel, del finalista de la última edición de Factor X, Nicholas McDonald, en el 6; Going to Hell, del grupo de la actriz Taylor Momsen, The Pretty Reckless, en el 8; Home, del componente de Westlife Kian Egan, en el 9; Sex And love, de Enrique Iglesias, en el 11; Recess, de Skrillex, en el 13; Louder, de Lea Michele, en el 16; Lost in dream, de War on drugs, en el 18; The Collection, recopilatorio de grandes éxitos de Belinda Carlisle, en el 24; Oh what a life, de American Authors, en el 26; The art of celebration, de Rend Collective, en el 28; Engelbert calling, del veterano Engelbert Humperdinck, en el 31; Happiness is, de Taking Back Sunday, en el 53; Night time my time, el debut de Sky Ferreira, en el 73; el disco en vivo de Elvis Presley, Recorded live on stage in Memphis, en el 74; My krazy life, de Yg, en el 76; y Live 1976-1998, Tonight is the night, de Rod Stewart, en el 82.

En la lista de sencillos, el DJ Duke Dumont consigue el segundo número uno de su carrera con I got U, tema que samplea el My love is your love de Withney Houston.

Entre las novedades de la semana nos encontramos también a Example, en el 13 con Kids Again, o a Paolo Nuttini, en el 43 con Better man.

25 años de “Like a Prayer”

Madonna_-_Like_a_Prayer

Hace 25 años medio planeta estaba escandalizado porque Madonna acababa de estrenar un videoclip que algunos asociaciones religiosas llegaron a calificar de “blasfemo”. Bailes entre cruces en llamas, estigmas en las manos, santos negros que cobran vida para enrollarse con Madonna, una letra llena de dobles sentidos e insinuaciones sexuales… La polémica estaba servida.

Lo que estaba claro es que Like a Prayer suponía un distanciamiento con todo lo que había hecho Madonna hasta entonces, tanto musical como estéticamente. Con el pelo moreno, dejando claras sus raíces italianas, su cuarto disco iba a ser el más intimista y personal en lo que llevaba de carrera. Coproducida por Madonna y Patrick Leonard, Like a Prayer fue la primera canción que se grabó del disco, en otoño de 1988, y sería la que marcara su desarrollo. Con los treinta recién cumplidos, Madonna atravesaba una etapa de crisis personal (fracasos cinematográficos, el divorcio con Sean Penn) y todo ello acabaría reflejándose en el disco con el que alcanzó la madurez artística y que terminaría convirtiéndola en la Reina del Pop.

Un buen ejemplo de esta voluntad de querer ir más allá es el corte que cierra el disco, Act of Contriction, en el que Madonna “reza” para pedir perdón por sus pecados sobre una pista distorsionada de Like a Prayer -al más puro estilo experimental de Radiohead- y la guitarra de Prince, coproductor del tema. Prince es también coproductor y coautor del dueto Love Song, el tema más sexual del disco y un cierto adelanto de los caminos seguidos por Madonna en Erótica. El tema incluye la estrofa “time goes by so slowly for those who wait/those who run seems to have all the fun”, versos que reaparecerían década y media después en Hung Up.

Cuando la polémica causada por el videoclip de Like a Prayer parecía olvidarse, llegó un nuevo escándalo entre las mentes bienpensantes con el estreno del de Express Yourself, en el que la cantante aparecía desnuda y encadenada en una cama. Dirigido por David Fincher, con el modelo Cameron Alborzian de coprotagonista, un presupuesto de 5 millones de dólares y la película Metrópolis como inspiración (de ahí es la cita que lo cierra), Express Yourself es el videoclip y el tema de ritmos bailables y mensaje feminista que toda aspirante a diva del pop sueña hacer algún día. Sí, Lady Gaga, estamos pensando en ti…

Cherish sería el tercer sencillo de Like a Prayer, un tema inspirado musicalmente en el pop de los años sesenta, cercano en espíritu a lo que ya había hecho Madonna con la canción True Blue. Alejándose un poco de la polémica causada por sus dos videoclips anteriores, Madonna escogió al fotógrafo Herb Ritts para dirigir el de Cherish, una obra en blanco y negro y generosas dosis de anatomía masculina al más puro estilo de su autor.

Oh Father fue el cuarto sencillo del disco. La balada, acompañada de un bello videoclip dirigido una vez más por David Fincher, no repitió el éxito de sus predecesores, pero se ha ido convirtiendo en uno de los temas más reivindicados de la carrera de Madonna. En ella hace una especie de ajuste de cuentas con su padre, liberándose de su autoridad y poder. No es el único corte de Like a Prayer de carácter autobiográfico: Promise to try habla de la muerte de su madre, acaecida cuando Madonna tenía cinco años, mientras que Till death do us appart gira en torno a su fracasado matrimonio con Sean Penn.

Keep it together, un tema funk sobre la importancia de mantener a la familia unida, fue el último sencillo de Like a Prayer en Estados Unidos, un privilegio que en Europa tuvo Dear Jessie, canción de aires infantiles e instrumentación que algunos críticos consideran deudora de los Beatles dedicada a la hija pequeña de Patrick Leonard y reflejo, quizás, de las ansias de Madonna por ser madre.

Pray for spanish eyes, un nuevo guiño de Madonna al mundo y los sonidos latinos, fue lanzada como sencillo promocional en algunos mercados, pero la vida comercial de Like a Prayer terminó, quizás antes de tiempo, casi exactamente un año después de su publicación y quince millones de copias vendidas en todo el mundo. En marzo de 1990, Madonna lanzaba Vogue como adelanto de I’m breathless, su siguiente trabajo. El éxito descomunal del tema, unido al de su iconica gira mundial, el Blond Ambition Tour, convertirían a Madonna en la mayor estrella femenina de la música pop, además de confirmarla como una intérprete que había alcanzado su madurez artística, sobreviviendo a unos ochenta que había ayudado a definir y encarando unos años noventa en los que nos ofrecería algunos de los momentos musicales más interesantes de su carrera.

Lista UK: Elbow consiguen su primer número uno

A pesar de su fama y de haber ganado el premio Mercury en 2008 con The Seldom Seen Kid, Elbow nunca habían conseguido ocupar el puesto más alto en la lista de discos más vendidos en el Reino Unido. Para conseguirlo, ha tenido que llegar su sexto trabajo: The Take Off and Landing of Everything.

En el número dos aparece la segunda novedad de la semana: A perfect contradiction, de Paloma Faith. El anterior número uno, Girl de Pharrell Williams, se encuentra en el número 3. El resto de novedades se completa con Love Letters, el cuarto disco de Metronomy, en el 7; Timeless, colección de grandes éxitos de Dr. Hook, en el 11; Lost Forever/Lost Together, de Architects, en el 16; Rebel with a cause, de Ghetts, en el 23; Sweet Disarray, de Dan Croll, en el 26; No strings attached, de Room 94, en el 28; The Classic, de Joan as police woman, en el 44; Ooh La La – An Island Harvest, una reedición revisada del material publicado en los 70 por Ronnie Lane and Slim Chance, uno de los fundadores de Small Faces, en el 51; Neontwang, de Twang, en el 57; No mythologies to follow de la danesa MØ, en el 58; Glow, de Tensnake, en el 88; y New Gods, de Whitered Hand, en el 93.

En la lista de sencillos entran directamente al número 1 el dúo canadiense Dvbbs en unión con el DJ de Miami Borgeous y Tinie Tempah con el tema Tsunami (Jump).

Otras novedades destacadas de la lista son I’m a freak, de Enrique Iglesias ft Pitbull, en el 4; How I feel, de Flo Rida, en el 8; Nasty, de Pixie Lott, en el 9; Into the blue, de Kylie Minogue, en el 12; Cannonball, de Lea Michele, en el 56; y Our Time, de Lily Allen, en el 86.

25 años de “101”

101 Depeche Mode

Reducidos actualmente a un mero complemento de los lanzamientos en DVD y BluRay de las giras de los artistas, los discos en directo parecen un recuerdo de otras épocas del pop y del rock. Quizás su último período dorado fue cuando se pusieron de moda los conciertos acústicos en formato “unplugged” de la MTV, pero en los 70 y los 80 había un momento en que todo artista que se considerara importante acababa publicando un disco en directo en condiciones. Era una manera de dejar un testimonio de la madurez artística adquirida por la banda o solista en cuestión, además de acercar su sonido en vivo al público en un tiempo en que ni las giras ni los medios de comunicación llegaban a todas partes. Discos como Frampton Comes Alive, de Peter Frampton, o At Folsom Prison, de Johnny Cash, han acabado convirtiéndose en trabajos esenciales de estos artistas, mientras que en otros casos la grabación en vivo ha terminado superando en fama a la versión de estudio, como sucede con No Woman No Cry, el himno de Bob Marley. Hoy celebramos el 25 aniversario de la publicación de uno de los mejores discos en directo -y el favorito de quien escribe esto- de la historia: 101, de Depeche Mode.

Publicado el 13 de marzo de 1989, 101 es un disco doble que recoge el concierto que Depeche Mode dieron en el estadio Rose Bowl de Pasadena, California, el 18 de junio de 1988. Era el punto final de la gira mundial de presentación de su anterior trabajo, el exitoso Music for the Masses -seguramente su mejor disco hasta esa fecha-, y en una clara demostración de lo acertado del título, más de 60.000 personas fueron a verles actuar aquella noche. Era el concierto número 101 de aquella gira y se nota que la banda estaba en plenitud de facultades: sintetizadores y voces suenan energéticas y brillantes en un repertorio que comenzaba a rebosar de grandes temas. Ahí están, entre otras muchas, Never let me down again, People are people, Behind the wheel, Pleasure Little Treasure, Strangelove, la intimista Somebody a cargo de Martin Gore o Just Can’t Get Enough, su primer éxito. Es un completo repaso a lo mejor del repertorio de una banda que había nacido con el auge del synthpop, pero que había conseguido sobrevivir e ir más allá de la moda de los sintetizadores y que estaba a punto de entrar en los 90 regalando al mundo dos obras maestras como Violator y Songs of Faith and Devotion. Especialmente brillante es el último corte, una versión en vivo de Everything Counts que ha acabado superando en fama a la grabación en estudio de este sencillo de Construction Time Again publicado en 1983. Todo lo mejor de los Depeche Mode de aquel momento está recogido en este videoclip.

Además del disco, 101 es también una película sobre ese concierto en Pasadena. Dirigido por D.A. Pennebaker, autor de documentales protagonizados por Bob Dylan, The Plastic Ono Band, Jimi Hendrix o David Bowie, 101 refleja los entresijos de la gira de Depeche Mode intercalados con el viaje en autobús de un grupo de fans de la banda para verles actuar y con actuaciones en directo del grupo. Grabado de una forma realista y natural, sin nada de glamour, consigue plasmar perfectamente y con mucha credibilidad la vida en la carretera de Depeche Mode y la cotidianeidad de los fans. Curiosamente, el concepto inicial de la banda respecto a la película era reflejar como encajaba su música en los ochenta, una idea que Pennebaker desechó por considerarla infilmable. Sin embargo, 25 años después, 101 parece por momentos una cápsula del tiempo donde se recogen modas, estilismos, objetos y actitudes que nos retrotraen directamente a la década de los excesos y las grandes giras en estadios.

Cualquiera que haya ido a un concierto de Depeche Mode habrá podido comprobar que la banda domina el directo como pocas. La presencia carismática de Dave Gahan en el escenario, el talento musical de Martin Gore, el afinado trabajo de Andy Fletcher y Alan Wilder tras los teclados, la entrega de un público que sigue a la banda con devoción y al que se le siente presente durante todo el disco con sus rugidos y su griterio… Gracias a 101, todo lo que sucedió aquella ya lejana noche de 1988 en la que Depeche Mode parecieron el mejor grupo del mundo permanecerá para siempre en el tiempo.

Lista UK: Número uno para Pharrell Williams

Aunque Pharrell Williams lleva muchos años trabajando como productor de éxito para muchos artistas, seguramente el gran público le ha ido descubriendo durante los últimos meses gracias a su participación en temas como Get Lucky o Blurred Lines. G I R L, su segundo disco en solitario, ha conseguido entrar directamente a lo más alto de la lista británica, vendienco casi 70.000 copias en su primera semana. Alicia Keys, Justin Timberlake, Miley Cyrus, JoJo, Kelly Osbourne, Daft Punk o Timbaland son algunos de los nombres invitados que participan en este disco definido como “feminista” por el propio Pharrell.

Halcyon, de Ellie Goulding, y Bad Blood, de Bastille, completan la parte alta de la lista. Las novedades de la semana son: Mastermind, de Rick Ross, en el 11; Man on the rocks, el retorno al pop-rock de Mike Oldfield, en el 12; Is there anybody out there, el debut de A Great Big World, en el 16; English Ocean, de Drive-By Truckers, en el 34; TV on français, de We Are Scientist, en el 36; Vibrate, el recopilatorio de Rufus Wainwright, en el 39; Atlas, de Real State, en el 43; el disco homónimo de Blood Red Shoes en el 49; Helios, el cuarto disco de The Fray, en el 51; y Eagulls, de Eagulls, en el 86.

En la lista de sencillos, el número uno es para My Love, tema dance del DJ londinese de 20 años Route 94 con Jess Glyne como vocalista. Happy, de Pharrell Williams, está en el 2; y Rather Be, de Clean Bandit y también con la voz de Jess Glyne, aguanta en el 3.

Tres son las novedades más destacadas de la semana: Air Balloon, penúltimo sencillo de Lily Allen, en el 7; Magic, adelanto de lo nuevo de Coldplay, en el 10; y Cucurucu, del cantautor Nick Mulvey, en el 26.

Her

Her2013Poster

Es muy fácil hacer chistes sobre Her y reducirla a “la película que cuenta la historia de amor entre un friqui y su Siri”. Escrita y dirigida por Spike Jonze, protagonizada por un Joaquin Phoenix disfrazado de Ned Flanders acompañado de actores como Amy Adams, Rooney Mara, Chris Pratt, una especialmente brillante Olivia Wilde en un breve papel y la voz de Scarlett Johansson, con música de Arcade Fire y canciones de Karen O… Her podría definirse como el prototipo de película hipster o gafapasta, pero eso implicaría que los árboles no nos dejan ver el bosque.

Bajo su apariencia de capricho postmoderno, el cine de Spike Jonze es mucho más que un juguete intelectual y formalista. Proveniente del mundo del videoclip, sus películas siempre tienen un cuidado acabado estético que, como pasó con Donde Habitan Los Monstruos, es copiado después sin ningún pudor en todo tipo de campañas publicitarias de anunciantes con poca imaginación. Sin embargo, sus películas tienen también muy distintas lecturas, estimulando siempre el intelecto del espectador receptivo. Si su adaptación del cuento de Maurice Sendak era una historia de niños y monstruos, pero también una reflexión sobre la psicología infantil y la figura materna, Her también funciona a distintos niveles y toca muchos temas de una manera tan sutil como eficaz.

Gran parte de las críticas y comentarios que suscita Her se centran principalmente en su componente sentimental. En su relación, Theodore y Samantha pasan por diversos estados perfectamente reconocibles, desde las ilusiones del principio hasta las relaciones sexuales plenamente satisfactorias (en una excelente escena en la que la pantalla funde a negro para dejar claro que el sexo es algo que va más allá de lo meramente físico), pasando por los celos, las dudas o los momentos de crisis. A partir de un punto de partida argumental que fácilmente podría haber caído en lo ridículo y lo absolutamente inverosímil, Jonze construye una de las tramas románticas más creíbles, emocionantes y certeras que se hayan visto en la gran pantalla. Sin embargo, Her es más que una historia de amor, es también una gran película de ciencia ficción que plantea un interesante análisis sobre la llamada Inteligencia Artificial. En resumen, a través de Samantha y su evolución como personaje y como persona, de lo que trata Her es de hacernos reflexionar sobre lo que nos hace humanos… y lo que nos hace más que humanos.

Es curioso leer acerca de como se hizo Her, ya que parece que su brillante resultado final ha sido consecuencia de una serie de malas decisiones. Rodada en Los Angeles y Shanghai durante el verano de 2012, la encargada de dar voz a Samantha era la actriz Samantha Morton, que estuvo presente durante todo el rodaje, actuando desde una cabina de sonido localizada en el plató. Sin embargo, durante un largo proceso de montaje que se prolongó durante 14 meses, Jonze se dio cuenta de que el trabajo de Morton no funcionaba, sustituyéndola por una Scarlett Johansson que está simplemente fabulosa. Así mismo, el director Steven Soderbergh colaboró con Jonze para reducir la duración de la película de unos 150 minutos iniciales a los 90 definitivos, eliminando subtramas y personajes como el interpretado por Chris Cooper. Todo esto podría abrir una reflexión sobre hasta qué punto era merecedora Her de ganar el premio al mejor guión original en la última entrega de los Oscars… o aplicar el principio que se estudia en las escuelas de cine de que el guión no se termina de escribir hasta que acaba el montaje de la película.