Lista UK: Número uno para Kings of Leon

Los hermanos -y el primo- Followil, Kings of Leon, han conseguido colocarse en lo más alto de la lista británica con Mechanical Bull. No parece que el disco vaya a superar el éxito de Only by the night, pero sí que parece que vaya a ser más satisfactorio para sus seguidores que Come Around Sundown. Con éste ya son cuatro los discos del cuarteto estadounidense que han sido número uno en el Reino Unido.

En el segundo puesto se coloca Drake con Nothing was the same, el tercer disco de Drake. Con 61.000 copias despachadas en una sola semana supera con mucho las cifras que consiguieron en el mismo período otros artistas de su estilo como Kanye West o Jay Z.

Otras novedades destacables de la semana son la entrada de Jessie J en el 3 con Alive: Jason DeRulo en el 5 con Tattos; Birdy en el 8 con Fire Within, trabajo en el que la joven interpreta sus propios temas y deja de lado las versiones que la dieron a conocer; Chvurches en el 9 con The bones of what you believe; Sting en el 14 con The Last Ship; Dream Theater, el disco homónimo de estos veteranos del metal progresivo, en el 15; la reedición de In Utero de Nirvana con ocasión de su vigésimo aniversario, en el 28; y Nádúr, el primer disco de los irlandeses Clannad en quince años, en el 100.

En la lista de sencillos, Jason Derulo repite por segunda semana consecutiva en el número uno con Talk Dirty, el tema con el que ha presentado al mundo su tercer disco.

Antony and The Johnsons en concierto en Madrid, ya a la venta!

Hace unos meses se publicó la noticia de que Antony Hegarty volvería al Teatro Real de Madrid en julio de 2014 como parte de la serie de conciertos con los que está repasando su discografía acompañado de una orquesta sinfónica. El escenario, que no le es desconocido ya que el el 2012 representó en este escenario la ¿opera? “Vida y muerte de Marina Abramovic”, me pareció un acierto ya que aumentará, aun más si cabe, la asombrosa presencia de Antony.

Pero pasó el tiempo y nada más se supo; en antonyandthejohnsons.com hacían referencia al avance de temporada que no daba información de la fecha de venta de las entradas. Tampoco las webs especializadas que suelo seguir daban pistas, así que hubo que optar por la fuerza bruta, a mirar cada par de días a ver que pasa y, oh sorpresa!, hoy me encuentro que están a la venta.

Así que, a quien le pueda interesar, Antony and The Johnsons en concierto Madrid el 18,19 y 20 de julio a los siguientes precios:

  • Área Precio A 86,00 – 90,00  €
  • Área Precio B 78,00 €
  • Área Precio C 55,00 €
  • Área Precio D 39,00 €
  • Área Precio E 28,00 €
  • Área Precio F 16,00 €
  • Área Precio G 11,00 €
  • Área Precio H 8,00 €

Se agradece la variedad de precios, habiendo entradas muy económicas para ayudar a asistir a un concierto muy recomendable. Yo estuve el año pasado en el Kursaal de San Sebastian y aseguro que merece la pena. Muy pocos conciertos transmiten la misma emoción que uno de Antony. Ahí va una pequeña muestra de ese concierto.

El repertorio será similar al del disco en directo Cut the world que grabó con la Danish National Chamber Orchestra en Copenhague:

  • 1. Cut The World
  • 2. Future Feminism
  • 3. Cripple and the Starfish
  • 4. You Are My Sister
  • 5. Swanlights
  • 6. Epilepsy Is Dancing
  • 7. Another World
  • 8. Kiss My Name
  • 9. I Fell In Love With A Dead Boy
  • 10. The Rapture
  • 11. The Crying Light
  • 12. Twilight

Lista UK: Cuatro novedades en el top5

Acabado el verano, llega el otoño y los lanzamientos discográficos se suceden. Cuatro novedades se colocan esta semana entre los cinco primeros puestos de la lista británica: Snapshot, debut de los irlandeses The Strypes, en el 5; Tales of us, el trabajo más reciente de Goldfrapp, en el 4; If you wait, ópera prima de los indies London Grammar, en el 2; y AM, de Arctic Monkeys, en lo más alto. Es el quinto disco publicado por la banda de Alex Turner y el quinto que debuta en el puesto número uno de la lista. En su primera semana a la venta, Arctic Monkeys han despachado más de 150.000 copias de un disco del que ya se han publicado tres sencillos. El último, Why’d You Only Call Me When You’re High?

Otras novedades destacables de esta semana son: Kiss Land, de The Weeknd, en el 12; The Electric Lady, de Janelle Monae, en el 14; la banda sonora de la “séptima” temporada de Doctor Who a cargo de Murray Gold, en el 37; el MDNA World Tour, disco en vivo de Madonna, en el 55; y Tookah, de la islandesa Emiliana Torrini, en el 86. Destacable es también lo mal que le está yendo a Right Thoughts, Right Words, Right Action: el cuarto disco de Franz Ferdinand está en el 51 en su tercera semana en lista.

En la lista de sencillos, Katy Perry repite por segunda semana consecutiva en el número uno con Roar. Ya lleva casi 300.000 copias vendidas de la canción que ha servido como sencillo de presentación de su próximo disco. En su videoclip, Perry demuestra que, si haces pop intrascendente, nada mejor que acompañarlo con un poco de sentido del humor.

Su contrincante en la batalla de divas que nos animó el verano, Lady Gaga, aguanta en el décimo puesto después de cinco semanas en lista con Applause, que al final no ha sido un gran éxito, pero tampoco un enorme fracaso. En todo caso, parece que Lady Gaga empieza a ser víctima de su propio personaje: el hecho de haberse apoyado siempre en una imagen extravagante y barroca es, en cierto modo, un obstáculo a la hora de reinventarse. A diferencia de una Miley Cyrus que puede jugar al twerking en We Can´t Stop (en el octavo puesto esta semana después de haber sido número uno el pasado mes) para luego volver a ser -si quiere- la inocente niña vaquera que conocimos, es muy difícil decir cuál es la verdadera cara de Lady Gaga y más cuando parece necesitar una coartada artística e intelectual para envolver canciones que son puro pop electrónico.

DCode: crónica comprimida del festival

Dcode

Es cierto: Madrid no tiene un festival como el Primavera Sound, ni como el FIB o el Low Cost, pero por lo menos tenemos el DCode. Emplazado en el campus de la Complutense, a pocos metros de la facultad de periodismo y de la Moncloa, el Dcode nos ha ofrecido la oportunidad de ver en un solo día y a muy buen precio a una selección de grupos más que interesantes. El éxito de público de esta última edición es la mejor demostración de que la propuesta ha sido acertada. Eso sí, cabe preguntarse si el recinto no debería ser un poco más amplio para dar cabida a todo el mundo, si el emplazamiento de los distintos escenarios es el más idóneo o si la oferta de comida y bebida fue suficiente (y viendo como durante el concierto de Capital Cities parecía que las existencias de cocacola y refrescos empezaban a escasear, está claro que no).

Pero vamos con lo importante de un festival: la música. Cuando llegamos al recinto, Varry Brava estaba terminando su concierto exhibiendo su querencia por ciertos sonidos propios de ese pop español de los ochenta que quería ser atrevido, elegante y sofisticado. A continuación fue el turno de Izal, grupo que está demostrando que se puede alcanzar el éxito desde la autogestión y que la sombra de Vetusta Morla y de Héroes del Silencio en el rock nacional es alargadísima.

A las seis y media salía al escenario John Grant deleitando al público desde el primer momento con su excelente voz. El veterano cantante, que inició su carrera en solitario en 2010 después de varios años junto al grupo The Czars, es uno de los nombres favoritos de la crítica y en los 45 minutos que duró su concierto demostró el porqué gracias a un repertorio en el que suena como un crooner clásico al que le gustara juguetear con la música electrónica. Grant es un híbrido entre Bryan Ferry y Elton John al que no le diera miedo hablar abiertamente de su homosexualidad y su vida personal. Y aunque quizás hubiera pegado más escucharle en una sala pequeña a altas horas de la madrugada, su concierto fue uno de los grandes momentos de la jornada.

L.A. tomo el testigo de Grant con sus sonidos herederos del grunge de los 90 que han conseguido que Dualize, su tercer trabajo, hayan llegado a un público bastante amplio. Los que ya se han convertido en un grupo de masas son Love of Lesbian, en cuyo concierto no faltaron temas como Club de fans de John Boy, Belize o Segundo asalto, cantada a dúo con Eva Amaral. Antes de que acabaran nos acercamos al tercer escenario -donde también actuaron grupos como Reptile Youth o Kostrok- para ver a Mø, cantante danesa a medio camino entre Lana del Rey y Charli XCX que ha conseguido llamar la atención del panorama indie gracias a un puñado de singles. Vistas la actitud y la energía que derrochaba en el escenario y la contundencia electrónica de sus canciones, sospecho que puede sobrevivir al hype.

Pasaban ya las nueve de la noche y llegaba la hora de ver a los grandes nombres del festival. Después de unos Foals un tanto desconcertantes, Vampire Weekend salieron al escenario. Es curioso, a priori, que un grupo que se cuenta entre los favoritos de algunos de los hipsters más intelectualoides tenga una actitud tan cercana y simpática sobre el escenario. Al fin y al cabo, escuchando sus canciones, uno se da cuenta de que, influencias africanas aparte, su sonido no está muy alejado del pop y el rock más clásicos. Recordemos, eso sí, que en el mundo de la música a veces es más complicado conseguir canciones sencillas y directas que revestir tus composiciones de épica grandilocuente.

Amaral están ya por encima de las absurdas discusiones sobre sí son indies, mainstream o perros verdes. Eva anunció que con este concierto ponían final a la etapa marcada por Hacia lo Salvaje para comenzar a pensar en un nuevo disco. Su hora de actuación se centró principalmente en su último trabajo, aunque también tuvieron tiempo para presentar un nuevo tema, Unas veces se gana y otras se pierde, que nos recordó a los primeros temas de Arcade Fire. Amaral cerró su concierto con la siempre potente Revolución y las masas se prepararon para ver a los cabezas del cartel: Franz Ferdinand.

El grupo de Alex Kapranos acaba de publicar su cuarto disco y venía con la obligación de presentarlo, pero la verdad es que, viendo la fluidez y la coherencia con la que iban intercalando viejas y nuevas canciones, nadie diría que temas como Evil Eye o Right Action apenas llevan un par de semanas en el mercado. Durante hora y media Franz Ferdinand derrocharon energía y no dejaron que el ritmo decayera en ningún momento gracias a una actitud irreprochable sobre el escenario y un repertorio lleno de grandes temas como No you girls, Take me out, Ulysses, Do you want to o ese Can’t stop feeling que mezclaron con el inmortal I feel love de Donna Summer. La única pega que se les puede poner es no haber reservado alguno de sus grandes clásicos para un bis que quedó algo descafeinado, solos de batería a ocho manos aparte.

Agotados de tanto botar, pusimos fin a nuestro paso por el DCode mientras Capital Cities convencían al público de que tienen argumentos suficientes para lograr ser más que la One Hit Wonder a la que el exito masivo de Safe And Sound parece haberles condenado. Pop electrónico, cazadoras blancas, actitud desacomplejada, un trompetista en la banda y versiones del Staying Alive de los Bee Gees son sus armas para conseguirlo.