Lista UK: Número 1 para Jahméne Douglas

En lo más alto de la lista británica se coloca esta semana Jahméne Douglas, finalista de la última edición de Factor X, la que ganó James Arthur. Love never fails es un disco compuesto por una docena de versiones en estilo entre soul y gospel de temas como Fix You, Halo, The greatest love of all, His eye is on the sparrow o este Titanium que ha sido escogido como sencillo.

Jahméne Douglas hace que Blurred Lines, el disco con el que Robin Thicke se ha convertido en una estrella mundial casi de la noche a la mañana (y eso que es su sexto trabajo) baje el segundo puesto, mientras que Jay-Z está en el tercero con su disco humildemente titulado Magna Carta Holy Grail. Selena Gomez, nuestra chica Disney favorita, debuta en el 14 con Stars Dance mientras que The Rolling Stones se colocan en el 16 con Hyde Park – Live, disco que recoge los mejores momentos de los conciertos que a principios de julio dieron Sus Satánicas Majestades en el parque londinense, editado exclusivamente en formato digital y que sólo estará disponible durante cuatro semanas.

Mientras tanto, en la lista de sencillos, Avicii ha impedido que One Direction llegarán al número uno. La boyband se ha tenido que conformar con un segundo puesto para Best Song Ever, mientras que el DJ Sueco, que pronto publicará su primer disco, está en lo más alto con Wake me up.

Y aunque parezca absurdo, el tema está más cerca de lo que parece de ser un sencillo de Mumford & Sons o Of Monsters and Men.

Star Trek: En la oscuridad

En 2009 J.J. Abrams recibió el encargo de “resucitar” la veterana saga de Star Trek -la serie de televisión que dio origen al fenómeno se estrenó en 1966- y adaptarla a los gustos cinematográficos de las nuevas generaciones. Los guionistas Roberto Orci y Alex Kurtzman, que habían trabajado con Abrams en Alias y Fringe, tuvieron la idea genial de, en vez de hacer un remake, construir la historia en un universo paralelo al de la saga original. Esto les permitió tanto ser fieles a la mitología trekkie como introducir todos los cambios que necesitaran, una ventaja de la que se aprovecha también Star Trek: En la Oscuridad. Quien conozca las películas originales reconocerá situaciones, personajes y escenas, pero también se sorprenderá al ver los cambios introducidos por Abrams, Orci, Kurtzman y el inevitable (y terrible) Damon Lindelof, que en la entrega anterior se conformó con ser productor y en ésta también firma como coguionista.

Aunque estas nuevas entregas de Star Trek tienen un presupuesto y un despliegue de efectos especiales con el que sus predecesoras sólo podían soñar, Abrams y su equipo saben que el secreto de la longevidad de la saga está en el carisma de unos personajes ya de sobra conocidos por sus seguidores, nuevos y veteranos. Como en un capítulo más de una serie, la película no pierde el tiempo en presentaciones y arranca directamente mostrándonos a la tripulación al final de una de sus misiones en el espacio en la que Kirk desobedece las normas de la Flota Espacial para rescatar a Spock de una peligrosa situación. Arranca así la trama de una película cuyo guión funciona como un mecanismo de relojería, donde los engranajes encajan a la perfección haciendo avanzar la historia por vericuetos a veces previsibles, a veces sorprendentes. Y como ocurría en la Star Trek del 2009, a pesar de hablar de temas candentes como el terrorismo y ciertas maneras de combatirlo, lo sabe hacer con sencillez y sin darle al conjunto esa gravedad impostada tan típica de las producciones del sobrevalorado Christopher Nolan.

Precisamente por la importancia que tienen los personajes en la historia, el trabajo de sus actores es fundamental para obtener un buen resultado final. En este sentido, Chris Pine y Zachary Quinto se han hecho ya con sus papeles, convertidos ya en los Kirk y Spock de una nueva generación. Otros miembros de la tripulación como el Scotty de Simon Pegg o el Doctor McCoy de Carl Urban tienen también momentos para lucirse, mientras que la Uhura de Zoe Saldaña aparece un poco más desdibujada que en la anterior entrega. Eso sí, el que más se luce es Benedict Cumberbatch, sacándole todo el jugo a uno de los mejores villanos que se han visto últimamente en la gran pantalla.

La película termina con el famoso monólogo de la serie y los protagonistas de Star Trek dirigiéndose “a donde ningún hombre ha estado jamás”, todo un indicativo de que aun quedan muchas historias por contar de la Enterprise, ya sea en manos de un Abrams enfrascado en la nueva entrega de Star Wars o en las de otro equipo creativo… cosa que quizás fuera lo más recomendable, una vez que las bases de estos nuevos episodios están más que establecidas.

Miami, una ciudad muy pop

Ya están emitiendo la octava temporada de una de nuestra series favoritas, Dexter. Esto nos sirve como excusa para comentar una reciente visita a la ciudad en la que está ambientada la serie: Miami, una ciudad muy pop.

El cine y la televisión han hecho que Miami esté muy presente en el imaginario popular: además del psicópata forense, a todo el mundo se le vendrá rápidamente a la cabeza la imagen de gangsters cubanos desquiciados, policías horteras, “bad boys”, el tupé de Cameron Diaz… Sólo por esto la ciudad ya puede considerarse un icono, pero aún hay más, el arte pop está muy presente en alguno de los sitios más interesantes a la hora de planificar una visita.

Esta foto (ésta en concreto no es mía sino de Wikipedia; el resto sí, lo prometo) es un ejemplo de las esculturas pop-art del brasileño Romero Britto que podemos encontrar por la calle. ¿Quien es Britto a todo esto? Pues viendo sus obras resulta una mezcla entre Lichtenstein, por la estética comiquera, y Warhol por la reinterpretación de la imagen de iconos populares. ¿Y quién es mas popular que Darth Vader?

Miami

Quien tenga interés en el artista y esté en Madrid puede pasarse por Pop Gallery 11 (Maldonado 11) donde se puede ver una exposición permanente desde mayo del año pasado.

Otro de los lugares más bonitos, más pop y visita obligada es el barrio Art Deco de Miami Beach. Aunque ganaría mucho si hicieran peatonal Ocean Drive, cosa que no creo que suceda, pasear por aquí es como viajar en el tiempo y zambullirse en la imagen colorida que todos tenemos en la cabeza de la ciudad. Hoteles y restaurantes se van alternando entre las palmeras a pocos metros de la playa. La experiencia de tomar un cocktail y observar el ambiente es altamente recomendable.

Miami

Por desgracia, y por unos pocos días, no pude disfrutar del Art Deco Weekend que se celebra anualmente. Como pequeña compensación se puede ver The Art Deco Shop perteneciente a la Miami Desingn Preservation League donde tienen todo tipo de simpáticos objetos retro. Yo ya tengo mi Kit-Cat de recuerdo colgado en mi habitación.

Kit Cat

 

Lista Promusicae: Sopor veraniego

Cuando llega el calor, los chicos se enamoran… y la lista de ventas española cae en un profundo sopor. Pablo Alborán sigue en el número uno con Tanto, con Violetta-La música es mi mundo en el dos y el disco en acústico de Alborán en la tercera plazzzzzza. La entrada más fuerte de la semana aparece en el 38 y corresponde al recopilatorio anual de temas bailables patrocinado por David Guetta y su mujer: Cathy & David Guetta Present FMIF! Ibiza Mix 2013. En el 43 se colocan Editors con The Weight Of Your Love y en el 77 debutan Triangulo de Amor Bizarro con Victoria Mística. Nos encanta verles en la lista aunque sigamos sin entender lo que cantan.

En la lista de canciones, Dani Martín sigue por quinta semana consecutiva en el número uno con Cero, seguido de Get Lucky, de Daft Punk, y Blurred Lines, de Robin Thicke. La primera novedad nos la encontramos en el 18: Motivate, de Danny Romero. Menos mal que en el 19 nos encontramos con Love Me Again, el estupendo tema retro de John Newman. En el 24 se estrena el trío de divas formado por Mónica Naranjo, Marta Sánchez y MAría José con Hasta el fin, mientras que en el 46 se cuela Avicii con Wake Me Up y en el 47 nos sorprende la entrada de Cecilia con su clásico Un ramito de violetas. La última entrada está en el 50 y se trata de Selena Gomez, nuestra chica Disney favorita, con Come & get it.

20 años de “Mi Tierra”

Aunque ahora nos parezca mentira, hubo un tiempo en que era prácticamente imposible escuchar música latina fuera de ciertos circuitos. Fenómenos como el de la Lambada eran éxitos pasajeros y las pistas de baile eran dominadas por éxitos cantados en ingles, vinieran de donde vinieran sus autores. Aunque en España algunos artistas como Lalo Rodríguez, con Ven, devórame otra vez, y sobre todo, Juan Luis Guerra y 4,40 con sus discos Ojalá que llueva café y Bachata rosa habían alcanzado el éxito en las listas de ventas, ninguno de sus temas había sonado en las principales emisoras comerciales del país. Todo esto cambió para siempre con la edición, hace ahora veinte años, de Mi Tierra, el primer disco cantado exclusivamente en castellano por Gloria Estefan.

Nacida en La Habana en 1957, Gloria Estefan comenzó a grabar discos a finales de los años setenta como cantante de la Miami Sound Machine, grupo donde conoció a su marido, el que con el tiempo se convertiría en el todopoderoso productor Emilio Estefan. La banda comenzó a tener varios éxitos a mediados de los 80 gracias a temas como Dr. Beat o Conga y Gloria se fue convirtiendo en el principal rostro de la misma, publicándose su disco de 1987, Let it Loose, bajo el nombre de Gloria Estefan & The Miami Sound Machine, trabajo al que siguió Cuts Both Ways en 1989, ya firmado únicamente por Gloria Estefan como solista. En 1990 la cantante estuvo a punto de perder la vida cuando un camión embistió el autobús de su gira, una experiencia que inspiraría su disco Into the light, cuyo primer sencillo, el baladón Coming out of the dark, se convertiría en su tercer número uno en la lista de sencillos del Billboard. A principios de los noventa, Gloria Estefan estaba firmemente establecida como una estrella más en el panorama musical anglosajón.

Por eso, cuando anunció que su siguiente disco iba a ser una colección de canciones inspiradas por la música tradicional de su tierra natal e integramente grabado en castellano, la reacción de muchos críticos osciló entre el “está loca” y las palabras “suicidio comercial”.

"Su último disco", decían.
“Su último disco”, decían.

Con una lujosa producción y una cuidada presentación, Mi Tierra se lanzó en junio de 1993 con la canción que le da nombre como primer sencillo. El tema resume a la perfección el espíritu del disco: un respeto profundo a las raíces de la música latina (no en vano en la grabación del mismo participaron nombres legendarios como los de Cachao o Tito Puente), sin concesiones aparentes a la comercialidad, y unas letras dominadas por la melancolía y la nostalgia. Mi Tierra se divide casi a partes iguales entre los temas más animados y rítmicos como Sí señor o Montuno, y las baladas lentas y elegantes como Ayer, Volverás o el tema que abre el disco, Con los años que me quedan, un bolero compuesto por la cantante y su marido que ha terminado convirtiéndose en un clásico del género.

Hay ocasiones en las que un artista se deja guiar por su instinto y sus gustos personales, desoyendo a managers y representantes, y consigue sus mejores resultados artísticos y comerciales. Mi Tierra es uno de estos casos. Lo que se suponía que iba a ser un fracaso rotundo para la cantante se terminó convirtiendo en uno de los mayores éxitos de su carrera. Sólo en España vendió más de un millón de copias, una cifra que hoy nos parece inalcanzable, y por supuesto reinó a lo largo de 1993 y 1994 en las listas latinas del Billboard. Pero también rompió unas barreras que hasta entonces parecían infranqueables: Mi Tierra consiguió llegar hasta el puesto 27 de la lista general del Billboard, todo un hito para un disco cantado en español, mientras que en el Reino Unido alcanzó el puesto 11 en las listas y consiguiendo un éxito similar en otros países como Holanda o Suiza. La industria descubrió que había un mercado potencial de oyentes receptivos para los sonidos de origen latino… y el resto es historia. Lo que está claro es que si Gloria Estefan no se hubiera atrevido a hacer un disco con alma y corazón capaz de barrer fronteras, la música latina habría permanecido encerrada en su ghetto durante unos cuantos años más.

Todos quieren su pedazo de tarta

En estas últimas semanas ha habido varios movimientos de las empresas que pelean por la tarta de la música en internet. Ahí va un pequeño resumen:

  • Amazon ha dado una buena noticia a los compradores de vinilos de su tienda on-line: comienza el servicio de AutoRip. ¿Qué quiere decir esto? Nada más y nada menos que, al comprar un vinilo (o un CD), disponemos de su versión en mp3 de forma gratuita. De esta forma ya no dependemos de la existencia de un código de descarga que, aunque cada vez es más frecuente, no siempre está incluido, como por ejemplo en The Next Day, en el que Columbia/Bowie no se molestan en ofrecerlo. Este servicio complementa Cloud Player. en el que se dispone de espacio gratuito para las compras de mp3 en Amazon, los discos AutoRip-eados y 250 canciones que podemos subir a la nube, extendibles a 250.000 por 25€/año.
  • A los que trabajamos en tecnología nos parece que fue hace un mundo de la presentación de iOS 7 pero en realidad no ha pasado ni un mes. iTunes Radio, uno de los nuevos servicios presentados, se espera para otoño como respuesta de Apple a Spotify o Pandora (que en España solo pudimos disfrutar durante unos meses). ¿Que ofrecerá? Radios personalizadas según las preferencias de oyente, esto es, indicaremos un artista/género e iTunes nos pondrá música similar según sus algoritmos (que esperemos que funcionen mejor que el sistema Genius actual) con un acceso rápido a la tienda. Esta funcionalidad será gratuita con publicidad salvo que seas suscriptor de iTunes Match (25€/año – 25.000 canciones en la nube), lo que te evitará los incómodos anuncios.
  • Hay rumores del desarrollo de un reproductor musical al estilo iPod por parte de Google. Mientras esperamos a ver si consiguen sorprendernos, ya podemos disponer de nuestra biblioteca musical en nuestra cuenta de Google gracias a Google Play, que hace unos meses comenzó a ofrecer en España el servicio de subidas de música a la nube sin hacer demasiado ruido. En este caso podemos disponer de espacio para subir 20.000 canciones, que no está nada mal teniendo en cuenta que no cuesta ni un céntimo.
  • Para terminar, por último y no por ello menos importante, Spotify tampoco está quieto ni desde un punto de vista funcional ni desde un punto de vista comercial. Desde hace unos días la infame sección de novedades ha sido sustituida por una mucho más útil de recomendaciones llamada “Descubre” a la par que continúan desarrollando el concepto social en la herramienta. Por lo demás, aunque se siguen manteniendo las modalidades de precios, destaca la oferta conjunta que hacen con Movistar para disponer del modo Premium por 6€/mes durante dos años. Teniendo en cuenta lo impresionante de su catálogo (con la inclusión de Pink Floyd solo echo de menos a los Beatles y Led Zeppelin), se me ocurren pocas mejores maneras de invertir 1000 pesetas.

Lista UK: Mumford & Sons vuelven al número uno

Convertidos ya en unos auténticos superventas, Mumford & Sons vuelven a lo más alto de la lista de discos más vendidos en el Reino Unido con Babel después de su actuación triunfal en Glastonbury. En el segundo puesto se sitúa Michael Bublé con To be loved, mientras que la tercera plaza es para Tom Odell y su Long Way Down. La entrada más fuerte de la semana es la de Editors, que colocan su decepcionante The weight of your love en la sexta posición.

Las novedades de la semana se completan con Sticky Wickets, de Duckworth Lewis Method, en el 32; Sistrionix, debut del dúo americano Deap Vally, en el 38; Dark Eyes, de los canadienses Half Moon Run, en el 56; Glorious Ruins, disco en vivo editado por la iglesia pentecostalista australiana de Hillsong, en el 73; y The Very Best Of – 25 Years 1987-2012, disco de grandes éxitos de The Proclaimers, en el 80.

En la lista de sencillos el número uno es para el primer sencillo de John Newman, joven británico conocido hasta ahora por haber sido la voz de dos temas de Rudimental. Love me again hace pensar, inevitablemente, en las producciones de estilo retro de Mark Ronson. No es de extrañar, ya que uno de sus productores fue el compositor del Mercy de Duffy, y el otro es el responsable del Heaven de Emeli Sandé.

Love me again ha vendido más de 125.000 copias, por lo que ya son doce semanas consecutivas en las que el sencillo situado en lo más alto de la lista británica ha superado unas ventas de 100.000 ejemplares. La canción más vendida en lo que va de 2013, Get Lucky, de Daft Punk, ha roto la barrera del millón de copias, mientras que Blurred Lines va camino de alcanzar esta cifra, con más de 800.000 copias vendidas hasta el momento. El disco más vendido en lo que va de 2013 en el Reino Unido es, por cierto, un recopilatorio: Now That’s What I Call Music 84, con unas ventas cercanas a las 658.000 copias.

Creciendo en la Era Pop

Durante las últimas semanas y por diversos motivos, el ritmo de actualización de este blog ha disminuido considerablemente, por lo que quiero pedir disculpas a nuestro pequeño grupo de lectores habituales. Estos días me han servido también para reflexionar sobre el futuro de esta web y, como en otras ocasiones, he llegado a la conclusión evidente: renovarse o morir.

Como no queremos morir, nos hemos renovado. A partir de ahora ampliamos nuestra presencia en la red con un Flickr, pero la principal novedad es la incorporación de dos nuevos colaboradores: Vidilla, a quienes muchos ya conoceréis gracias a su videoblog, y Cymbaline, quien nos ofrecerá su punto de vista sobre otras caras del universo pop.

Y así, poco a poco, vamos creciendo. Muchas gracias a todos por seguir leyéndonos.

Lista Promusicae: Número 5 para Standstill

Como viene siendo habitual, Pablo Alborán ocupa el puesto más alto de la lista de discos más vendidos en España con Tanto, acompañado por los también habituales Violetta-La música es mi mundo y La música no se toca de Alejandro Sanz. Para contrarrestar tanto sopor tenemos la sorprendente entrada de Standstill en la quinta posición con Dentro de la luz, disco grabado por la banda gracias al tan de moda crowfunding.

También nos encontramos en el décimo puesto con la reedición del clásico de Radio Futura La Canción de Juan Perro con motivo de su 25 aniversario, y con la entrada en el 15 de Leño 1978-1983, una antología de la trayectoria de la banda de Rosendo reunida en cinco compactos. Otros detalles interesantes de la lista es el buen comportamiento del disco del ganador de La Voz, Rafa Blas, titulado -en un derroche de imaginación- Mi Voz, que en su tercera semana sube al puesto 12. También le va muy bien a otra concursante de La Voz, Paula Rojo, que en su décimo quinta semana se mantiene dentro de los 50 discos más vendidos con Érase un sueño. En el otro extremo de la apreciación crítica, Kveikur, de Sigur Ros, aguanta en el 52 mientras que Yeezus, de Kanye West, sube en su segunda semana en lista hasta el 78. Con esto ya se convierte en el disco más exitoso de West en España.

En la lista de canciones Dani Martin repite en el uno con Cero, seguido de Mika en el dos con Live your life y Daft Punk en el tres con Get Lucky. La entrada más alta de la semana corresponde a Nancys Rubias, que debutan en el diez con su versión del I love it de Icona Pop. Me encanta viene acompañada de un videoclip dirigido por el mismísimo Alejandro Amenábar.

Blurred Lines, de Robin Thicke, también va camino de ser un éxito en España. Esta semana sube hasta el 6. Mucho más abajo nos encontramos con lo último de Chenoa. Quinta dimensión está en el 44.

Man of Steel

"Usted creerá que un hombre puede volar"
“Usted creerá que un hombre puede volar”

Desde que apareció por primera vez en las páginas de Action Comics en 1938, Superman se ha ido convirtiendo en el superhéroe por excelencia y ha terminado siendo una parte esencial de la cultura popular que todo el mundo reconoce al primer vistazo. Su adaptación cinematográfica de 1978, dirigida por Richard Donner y protagonizada por Christopher Reeve, Margot Kidder y Gene Hackman, no hizo más que aumentar su fama universal. Superman es un arquetipo, un emblema, un icono, y quizás sea esto lo que lo haya convertido en un personaje difícil de adaptar a los nuevos tiempos. Superman es el personaje que define el género de los superhéroes, ¿cómo jugar a ser posmoderno con la idea original? Después de años de intentos frustrados entre los que destaca aquel proyecto loco de convertir a Nicolas Cage en el hombre de acero, Bryan Singer intentó ser fiel a las esencias del Superman cinematográfico en la olvidada (y quizás no tan olvidable) Superman Returns, conservando su estética tradicional y enlazando su película con las protagonizadas por el ya mítico Reeve. Público y crítica le dieron la espalda.

Hola, soy Brandon Routh y me recordaréis por... no, no me recordaréis.
Hola, soy Brandon Routh y me recordaréis por… no, no me recordaréis.

Sin embargo, Superman es un personaje demasiado grande para ser olvidado en un cajón y menos en estos tiempos en los que no hay superhéroe que no tenga una adaptación cinematográfica de alto presupuesto. Por eso, siete años después de la cinta de Singer, llega a las salas Man of Steel, con Zack Snyder como director y Christopher Nolan como productor y autor de la historia junto a David S. Goyer. El resultado es una superproducción de impecables resultados comerciales. Los artísticos ya son otra cuestión.

Man of Steel vuelve a contarnos la historia de Superman desde su nacimiento en Krypton, su llegada a la Tierra, su infancia en Smallville con sus padres adoptivos, el descubrimiento de sus poderes, su relación con Lois Lane, su enfrentamiento con el General Zod… Efectos especiales aparte y efectistas movimientos de cámara de Snyder aparte, casi nada de esto es muy diferente a lo que vimos en Superman y Superman II. Este Superman al que da vida y cuerpo un Henry Cavill cuyo talento interpretativo se ve eclipsado por su hipermusculado torso (convertido en un elemento clave de la promoción de la película) no es, en ningún momento, un personaje oscuro y atormentado. Sigue siendo el superhéroe íntegro y el icono cien por cien americano que todos conocemos.

Esta escena es FUNDAMENTAL para la trama
Esta escena es FUNDAMENTAL para la trama

Sin embargo, Man of Steel es una película que se toma muy en serio as sí misma. Tanto, que el único chiste en toda la película queda absolutamente fuera de lugar. Tanto, que hay escenas de alto dramatismo que es imposible tomárselas en serio (Kevin Costner y el tornado; Superman hundiéndose en un mar de calaveras). Snyder y Nolan han intentado hacer algo así como “la película de superhéroes más grande jamás contada” y no han escatimado esfuerzos, que van desde las comparaciones casi explicitas entre Superman y Jesucristo hasta escenas de acción con unos niveles de destrucción masiva pocos veces vistos antes en la gran pantalla. El problema es que, una vez transcurridos los 143 minutos que dura Man of Steel, uno siente que no le han contado nada, que la película, a veces, parece un eterno trailer en el que se suceden escenas impactantes que van directamente al grano y que funcionan únicamente por acumulación acompañados por la banda sonora de un Hans Zimmer que últimamente no hace más que revisitar sus hallazgos musicales en Origen. No hay diálogos memorables ni progresión de personajes, algo especialmente grave en el caso de una Lois Lane que sólo se salva gracias a la simpatía natural de Amy Adams. Veremos qué nos propone la secuela.