Lista promusicae: número uno para Quique González

Ha sido Quique González quien ha puesto fin al reinado de Pablo Alborán en la lista de discos más vendidos en España con el noveno trabajo de su ya larga carrera. Editado por el sello independiente Last Tour Records, Delantera Mítica se convierte así en el primer número uno para el cantautor madrileño.

Insólita es también la entrada al cuarto puesto del último trabajo de Nick Cave & The Bad Seeds, Push The Sky Away. En el noveno puesto debuta Tierra, del guitarrista Vicente Amigo, mientras que Taxi entran al 19 con Tras el horizonte; Cantajuego aparecen en el 25 con Un mundo de canciones; la portuguesa Ana Moura se coloca en el 39 con Desfado; Imagine Dragons entran en el 61 con Night Visions, su primer disco; Bullet for my Valentine se sitúan en el 85 con Temper Temper; y Anastacia, lejos de sus mejores tiempos, aparece en el 89 con It’s a Man’s World, un disco de versiones. La subida más destacada de la semana es la de los islandeses Of Monsters and Men que suben desde el 68 al 30 con My head is an animal. No dudamos que aun pueden llegar más arriba.

En la lista de canciones también tenemos un nuevo número uno: después de 14 semanas, Scream & Shout de Will.i.am y Britney Spears se coloca en lo más alto. Entre las novedades destacan la entrada de Soraya en el 29 con la decepcionante Con Fuego, la de Lori Meyers en el 30 con El tiempo pasará y la de Baauer con Harlem Shake en el 39. Yo me quedo con la subida más importante de esta semana: The Lumineers pasan del 24 al 14 con Ho Hey, una de estas canciones que poco a poco se convierten en grandes éxitos internacionales.

Argo

Cuando en octubre se estrenó Argo, la opinión mayoritaria entre quienes la vimos es que era una buena película, un entretenido thriller y la demostración de que Ben Affleck es, seguramente, mejor director que actor. Pero es justo reconocer que nadie pensó en aquel momento que unos meses después se convertiría en la ganadora del Oscar a Mejor Película, mucho menos en un año en el que han estrenado películas directores como Spielberg, Bigelow, Tarantino, Paul Thomas Anderson, Wes Anderson…

241670id1b_Argo_Advance_27x40_1Sheet.indd

Cierto es que este año los Oscars han estado bastante repartidos, pero el hecho es que el premio más importante de la noche fue para la tercera película de Affleck. Para la historia queda la anécdota de ser la primera cinta que gana el Oscar a la Mejor Película sin que su director estuviera nominado desde Paseando a Miss Daisy (detalle para el Trivial: las otras dos películas que comparten este hecho son Alas y Gran Hotel). ¿Se merecía Affleck la nominación? Seguramente sí. ¿Se merecía llevarse la estatuilla? Ese ya es otro tema.

Premios y polémicas aparte, hay que reconocer que, en efecto, Argo es una buena película. En ella se nos cuenta la operación secreta que la CIA diseñó para sacar de Irán a seis trabajadores de la embajada estadounidense en Teherán que consiguieron escapar del asalto a la misma durante la revolución que en 1979 derrocó al Shah de Persia e instauró el régimen islamista que aun sigue vigente en dicho país. Escondidos en la residencia del embajador canadiense, la manera de sacarles del país fue hacerles pasar por componentes de un equipo de producción en busca de localizaciones para rodar una película de ciencia ficción en Irán, una película llamada “Argo”.

La gran virtud de Argo es que, a pesar de que está basada en una historia real cuyo desenlace es más o menos conocido por todo el mundo, la película logra que el espectador esté pegado a su butaca durante todo su metraje, manteniendo la tensión y el suspense en escenas tan brillantes como las ambientadas en el bazar y en el aeropuerto. Si lo comparamos con otro éxito reciente de crítica y público, éste era el gran defecto de Lo imposible, donde la historia no conseguía ir más allá de la mera recreación de los hechos. Eso sí, puestos a ser estrictos, hay que indicar que ambas escenas son invenciones del guionista Chris Terrio. Y éste es un debate mucho más interesante que el de la no-nominación de Affleck: ¿hasta que punto es lícito alterar lo sucedido en la realidad para construir una narración fílmica? En este sentido, Argo falsea tanto los hechos en aras de la eficacia cinematográfica que más que estar “basada” en una historia real, su cartel debería indicar que está “inspirada”. Es conveniente tener en cuenta que la película simplifica hechos e inventa otros nuevos, elimina personajes y minimiza el papel de los servicios secretos canadienses en la operación de rescate.

La eficacia de Argo no reside sólo en este guión manipulado pero muy efectivo sino también en una brillante dirección artística que consigue llenar la pantalla con la estética de finales de los setenta y en el trabajo de su reparto. Affleck no es un gran actor, pero ha sabido rodearse en Argo de intérpretes del nivel de Bryan Cranston, Victor Garber, Alan Arkin, Kyle Chandler, John Goodman, Alan Arkin, Tate Donovan, Clea Duvall o Scoot McNairy. Todos ellos consiguen que la película sea un intersante thriller que ha permitido que las generaciones actuales redescubran una interesante página de nuestra historia. Sin embargo, por mucho que lo intenta, Argo no consigue tener una dimensión social y política que sí tenía la mucho más humilde adaptación de Persepolis, el comic de Marjane Satrapi que puede funcionar como un excelente complemento para la ganadora del Oscar de Mejor Película de 2013.

Lista UK: Los brits dejan huella

El pasado 20 de febrero se entregaron los premios Brit y los ganadores, aparte de recoger su premio, han disfrutado de una semana de subidas en las listas de ventas. Our version of events, de Emeli Sandé, ganadora de los premios a mejor artista británica femenina y mejor disco del año, vuelve a colocarse en el número uno, mientras que Babel, de Munford & Sons, triunfadores en la categoría de mejor grupo británico, se coloca en la segunda plaza. El tercer puesto es para Push the sky away, el nuevo disco de Nick Cave & The Bad Seeds.

La otra novedad destacada de la semana es la entrada del último disco del veterano Joe Cocker, Fire it up, en el 17.

Otros artistas beneficiados por los Brits fueron Alt-J, que colocan An Awesome Wave en el 13, o Frank Ocean, que sube del 47 al 19 con Channel Orange. Sin embargo, el gran triunfador en ventas ha sido Ben Howard, cuyo disco de debut, Every Kingdom, ha multiplicado sus ventas hasta colocarse en el cuarto puesto de la lista. Todo ello gracias a llevarse el premio a mejor artista británico masculino además del de artista revelación. Además, con Only Love ha conseguido subir del puesto 190 al 9 en la lista de sencillos. Una prueba más de que el folk con toques indies es el sonido de moda de la temporada.

El número uno en esta lista ha sido, como era previsible, para el sencillo benéfico de One Direction, One way or another (Teenage Kicks), del que se han vendido 113.000 copias en una sola semana, además de conseguir que el tema original de Blondie se cuele en el puesto 98. Un poco por encima se encuentran un par de tema de Tom Odell, ganador del premio de la crítica en los Brits, y uno de los nombres a los que habrá que prestar atención durante 2013 gracias a canciones como Another love.

One way or another (Teenage Kicks)

One Direction han publicado esta semana un sencillo cuyos beneficios irán destinados a la asociación humanitaria Comic Relief, una iniciativa que en años anteriores ha contado con la participación de artistas como The Saturdays, Sugababes vs Girls Aloud, Gareth Gates, Spice Girls o Bananarama. La boyband ha hecho un mashup de dos canciones de finales de los setenta: One way or another, de Blondie, y Teenage Kicks, de The Undertones. En el videoclip sale el mismísimo David Cameron, dejándose abrazar por los cinco miembros de la banda.

La idea es buena, pero el resultado deja bastante que desear, ya que en esta versión adolescente ambos temas han terminado perdiendo toda su energía y frescura. Así que lo mejor es recuperar sus versiones originales:

One way or another estaba incluida en el tercer trabajo de Blondie, el exitoso Parallel Lines, en el que también aparecen otros temas esenciales de la banda liderada por Debbie Harry como Hanging on the telephone y Heart of Glass. Desde su publicación en 1978, el disco ha superado las veinte millones de copias vendidas por lo que no es de extrañar que esta canción, aunque no se publicara como sencillo en gran parte del mundo y sólo alcanzara el puesto 24 en el Billboard, sea una de las más conocidas de uno de los grupos claves para entender la New Wave y el paso de los setenta a los ochenta. Son muchas las estrellas femeninas que le deben tanto a la pionera Debbie Harry…

La contagiosa y contundente Teenage Kicks fue la canción con la que debutaron en el mercado musical The Undertones, un grupo de Irlanda del Norte cuyo sonido inicial fluctuaba entre el punk y el pop. Aunque nunca fueron muy conocidos fuera del Reino Unido, sí que contaron con el apoyo de la crítica y de unos seguidores fieles hasta su separación en 1983. Teenage Kicks no fue su mayor éxito en las listas, pero sí su canción más emblemática, como revela el hecho de que ha sido interpretada en algún momento por una treintena de artistas de lo más variado, desde Ash y Franz Ferdinand a Green Day y The Raconteurs, pasando por KT Tunstall o Dominique A.

Lista promusicae: una semana muy aburrida

Semana muy aburrida para nuestra lista de ventas. Podemos destacar que The Black Keys consiguen colocarse, por fin, en el top 10 de los discos más vendidos en España. Entre los cincuenta primeros puestos no hay otra novedad más que la reentrada, en el 47, de la banda sonora original de Lo imposible, compuesta por Fernando Velázquez. En el 70 debuta Mäbu con Detras de las luces, mientras que en el 72 aparecen Foals con Holy Fire y en el 80 Cyan con Delapso.

Completan las novedades de la semana la entrada en el 93 de Lobos sin dueño, el triple disco del veterano cantautor Pablo Guerrero.

En la lista de canciones, al igual que en la de discos, Pablo Alborán ocupa una semana más el puesto número uno. En el segundo puesto, Te pintaron pajaritos, de Yandar & Yostin ft Andy Riviera se confirma como el éxito choni de la temporada. De entre las novedades de la semana nos quedamos con la entrada en el 31 del último sencillo de Virginia Labuat, Dream Man.

Virginia Labuat Dream Man – Primer Plano from Virginia Labuat NO OFICIAL on Vimeo.

Viéndola cantar en directo queda claro que Virginia se aterrorizaba en el plató de Operación Triunfo…

¿Volverán?

Hace no tanto, la industria musical se basaba en la venta de discos y los principales grupos y artistas solían publicar un nuevo trabajo cada dos años o más. Podían centrarse en la grabación de los mismos, irse de gira o desaparecer durante meses sin que a nadie le extrañara. La situación ha ido cambiando en los últimos años y el mercado se centra más en canciones que en discos: el éxito de tu último sencillo determina tu posición dentro de la industria y retirarse una temporada es considerado algo casi suicida. Rihanna nos ha acostumbrado a publicar un disco nuevo cada año (y también Example, Laura Marling o Shakira han publicado trabajos nuevos con apenas un año de diferencia) mientras que otros artistas apuestan por reeditar sus discos con nuevas canciones para seguir estando de actualidad (Lady Gaga, Lana del Rey, Ke$ha, Katy Perry), colaborar con algún DJ, rappero o Pitbull (Adam Levine, Shakira, Nicki Minaj, Britney Spears…), hacer temas para películas, sacar perfumes, estar continuamente dando conciertos, ejercer de jurado en algún concurso de televisión… Todo antes de desaparecer del candelero y arriesgarse a que el público se olvide de ti.

Pero sigue habiendo artistas que se lo toman con mucha calma. El británico Jack Peñate nos encantó con su segundo trabajo, Everything is new, un disco de pop potente, energético y vitalista en el que hacía coros Adele, amiga del cantante y compañera de sello discográfico. Eso fue en junio de 2009 y desde entonces, a pesar de que ha estado tocando nuevas canciones como telonero de The Maccabees, no hay noticias de cuándo publicará un tercer trabajo. Lo único que tenemos es este vídeo de Peñate cantando un tema en su casa llamado No one lied, y que se puede ver y descargar desde su página web.

En junio de 2009 fue también cuando se editó Love & War, el primer disco del australiano Daniel Merriweather con producción de Mark Ronson y colaboraciones de The Dap-Kings y -otra vez- Adele. Con bastantes años de carrera a sus espaldas, Merriweather había publicado varios sencillos, entre los que destaca Stop me, su colaboración para el disco de versiones de Ronson. Recibido quizás como una especie de versión masculina y más contemporánea de Amy Winehouse, Love & War consiguió ser disco de platino en el Reino Unido. Sin embargo, no hay noticias de un nuevo disco del cantante. Estos últimos años colocó tres nuevas canciones en la banda sonora del remake de Arthur y ha colaborado con grupos australianos como The Bamboos o Diafrix.

A finales de 2007 el mundo indie se encaprichó con Black Kids, principalmente por culpa de I’m Not Gonna Teach Your Boyfriend How to Dance with You, un tema incluido en su EP de debut y que grabarían otra vez para su disco de debut, Partie Traumatic. Es cierto que éste, aparte de algún destello suelto como Hurricane Jane, no terminaba de responder a las expectativas creadas por su pegadizo y refrescante primer sencillo, pero no hemos vuelto a saber nada de ellos desde entonces. En noviembre de 2012 actualizaron su facebook para anunciar que en 2013 habría trabajos en solitario de algunos de sus miembros y que después comenzarían a trabajar en su segundo disco. Habrá que creerles. Glee les necesita.

Y aunque no ha estado desaparecida ni mucho menos, han pasado ya cuatro años desde que Lily Allen editara It’s not me, it’s you, uno de estos discos de pop que se disfrutan desde principio a fin gracias a temas como The Fear, Not fair, Fuck You, Who’d Have Known y la emocionante Chinese. En estos últimos años, la cantante británica se ha casado, ha tenido dos hijos, ha fundado su propio sello discográfico, ha estado escribiendo la versión musical de El diario de Bridget Jones para el West End londinense y ha colaborado componiendo y cantando en True Love, un tema del último disco de Pink.

Se supone que el tercer disco de Lily Allen (o Lily Rose Cooper, como se llama ahora) saldrá a la venta a lo largo de este año.

Lista UK: Llega el Harlem Shake

Por una diferencia de apenas mil copias, la banda sonora de Los Miserables continúa una semana más en lo más alto de la lista. Holy Fire, el tercer disco de Foals, uno de los grupos británicos preferidos por la crítica, se ha tenido que conformar con la segunda posición.

Otras novedades de la semana son la del grupo de heavy metal Bullet for my Valentine en el 11 con Temper Temper; Electric, el último disco del veterano guitarrista Richard Thompson, en el 16; I belong to you, el retorno a las listas de Emilia Mitiku (¿Quién? Sí, es la Emilia que cantaba Big Big World a finales de los noventa) en el 22; en el 23, Evolution Theory, del grupo de dubstep Modester. En el 38 aparece Hearttrob, el disco más exitoso hasta el momento en la carrera de las hermanas gemelas canadienses lesbianas Tegan & Sara. Escuchando Closer queda claro que están más cerca de Dragonette que de Bryan Adams.

Ocean Colour Scene, por su parte, sólo consiguen colocar Painting en el puesto 49.

En la lista de sencillos, Avicii desplaza a Thrift Shop al segundo puesto y consigue su primer número uno en el Reino Unido gracias a I could be the one, en la que ha participado también el DJ holandés Nicky Romero. David Guetta y Calvin Harris ya tienen un serio competidor.

La otra novedad destacada de la semana es una nueva demostración del poder de Internet: Harlem Shake, un tema editado por el estadounidense Baauer en mayo de 2012, entra directamente al tercer puesto de la lista tras haberse convertido en la penúltima mutación memética. Espero que este vídeo protagonizado por un grupo de militares noruegos os lo aclare todo.

O puede que sólo os haya dejado más confundidos. La culpa fue de un videoblogger llamado Filthy Frank que subió este video a la red:

Pero fue este grupo de muchachos australianos que se aburrían en casa quienes perfeccionaron la fórmula: los vídeos de Harlem Shake tienen que empezar con un grupo estático en el que una persona baila de forma entre absurda y espasmódica. De repente, el vídeo se corta bruscamente y todo el mundo se ha unido a la locura. Y todo esto en treinta segundos.

Los resultados pueden ser un tanto… perturbadores.

Y ahora, a esperar a que llegue a España.

Blancanieves vs Lo Imposible

Blancanieves

Hace ya meses que vi Blancanieves, la gran triunfadora de la última entrega de los premios Goya. Diez estatuillas (o mejor dicho, cabezones) se llevó la cinta de Pablo Berger: mejor película, mejor guión original, mejor actriz protagonista (Maribel Verdú), mejor actriz revelación (Macarena García), mejor música, mejor canción, mejor fotografía, mejor dirección artística, mejor vestuario y mejor maquillaje. Se convierte así en una de las películas que más Goyas han conseguido, sólo por detrás de los trece de ¡Ay, Carmela! y los catorce de Mar Adentro.

Esta lluvia de premios servirá para que nuevos espectadores descubran la película. Hay varias recomendaciones que es bueno hacerles: en primer lugar, es una cinta muda y en blanco y negro. Puede parecer que eso hace que sea difícil entrar en ella, pero nada más lejos de la realidad. Los códigos del cine mudo se comprenden y asimilan rápidamente, llegando un momento en que se acepta como natural que no haya sonido (aunque sí música, claro. La partitura de Alfonso de Villaronga y las canciones de Silvia Pérez Cruz son parte fundamental de la propuesta). De hecho, no son pocos los teóricos que afirman que el cine mudo es la manifestación más pura de un arte que se basa en el poder de las imágenes en movimiento y la magia del montaje, rasgos propios del cine que le diferencian de otras manifestaciones artísticas. Es por esto que a un cinéfilo como yo le encanta que haya directores que sigan apostando por explorar todas las posibilidades del lenguaje cinematográfico. En este sentido, Blancanieves es una clara demostración de toda la fuerza expresiva que puede tener una imagen proyectada en una pantalla.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que aunque Blancanieves es una adaptación del cuento, no es para nada una película infantil, ya que el guión de Berger no tiene miedo a explorar las connotaciones más oscuras, siniestras y desasosegantes del relato. De hecho, aunque todos conocemos la historia de memoria, la película consigue sorprendernos por la forma con que ha sido adaptada. Aquí entra la tercera recomendación: Blancanieves está ambientada en un universo andaluz de flamenco y toros, de cantaoras, patios y alberos. Sin embargo, esta estética tan concreta y local trasciende a los tópicos para mostrar su cara más universal y más alejada de lo que llamamos “españolada”.

Y en cuarto lugar, aunque todo el reparto realiza trabajos brillantes, desde Daniel Giménez Cacho hasta Ángela Molina, pasando por Pere Ponce, Inma Cuesta, la niña Sofía Oria o la joven Macarena García, es evidente que la dueña de la película es Maribel Verdú, cuya madrastra puede terminar convirtiéndose en el papel más icónico de su carrera. Dicho esto, resulta decepcionante que Pablo Berger, director de la muy reivindicable Torremolinos 73, y que ha luchado contra viento y marea para hacer realidad un proyecto tan arriesgado y valiente como éste no haya visto recompensada su labor como director.

Lo imposible

La Academia, en una decisión algo sorprendente, decidió que el premio para el mejor director fuera para Juan Antonio Bayona, quizás una manera salomónica de dar un reconocimiento a una película que ha pulverizado records de recaudación tanto en España como en gran parte del extranjero (en Reino Unido ha recaudado ya más de 20 millones de dolares, por ejemplo). Técnicamente, Lo Imposible es irreprochable y una clara muestra (y ya van unas cuantas) de que nuestro cine ha alcanzado unos niveles técnicos que nada tienen que envidiar a los de las principales industrias cinematográficas del mundo: cuando el talento cuenta con el presupuesto adecuado, el resultado es más que brillante. Los galardones en las categorías de montaje, sonido, efectos visuales y dirección de producción que se llevó anoche están fuera de toda discusión.

También es irreprochable el trabajo de los actores y es innegable que Bayona domina los recursos del lenguaje cinematográfico para narrar una historia y atrapar al espectador con su propuesta, incluso aunque el material del que partan sus películas sea tan endeble como el guión de El Orfanato, su ópera prima. Y aquí reside en gran medida mi principal problema con Lo Imposible: su estructura narrativa es clásica y eficaz, pero también mecánica y artificial. Se podría decir que es un guión de manual. Y aunque son muchos los espectadores que dicen haberse emocionado con la epopeya de una familia separada por el tsunami que arrasó las costas del Índico en 2004, yo eché precisamente de menos emoción y fuerza narrativa que hicieran de la película algo más que una espectacular (aunque no tanto como se puede esperar al ver el trailer) recreación de un hecho real… que al final acaba pareciendo un largo y previsible anuncio de una conocida compañía de seguros.

Otro pop español es posible

El pop español vive un divorcio aparentemente sin solución entre lo que podría llamarse música comercial y música independiente, o entre lo que llamamos mainstream y lo que consideramos alternativo. Son dos mundos paralelos que se ignoran y se desprecian mutuamente. Ya sabéis: en uno viven los fans entusiastas de La Voz y similares y los oyentes de la radiofórmula y de esas emisoras que son capaces de premiar a Pitbull y Cali & El Dandee y en el otro los que se dejan el dinero en festivales, navegan por Internet en busca del grupo más extraño, leen Pitchfork y escuchan Radio3.

Y sin embargo, las cosas podrían ser muy diferentes. O quizás es que ambos mundos no están tan alejados como podría pensarse. Pensemos en Alaska y Nacho Canut. A lo largo de sus diferentes reencarnaciones musicales han pasado por todo tipo de altibajos en popularidad y ventas. En los ochenta fueron grandes estrellas del pop español, mientras que en la década siguiente publicaron varios discos con Subterfuge, uno de los sellos independientes nacionales más emblemáticos. Después de recuperar el favor del público gracias a canciones como No sé que me das, Fangoria volvió a distribuir sus trabajos con la multinacional Warner. Y con Warner van a publicar Cuatricromía, un álbum compuesto por cuatro EPs. El sencillo de presentación ha sido Dramas y Comedias, canción producida por Guille Milkyway, la mente creadora detrás de La Casa Azul. ¿Indies? ¿Comerciales? ¿Importa?

Warner es también el sello que va a distribuir el nuevo disco de Delafé y Las Flores Azules, De ti sin mí/De mí sin ti, un disco doble con 22 canciones producido por Paco Loco y en cuya grabación ha colaborado artistas como Nacho Vegas o Antonio Luque (Sr. Chinarro). Y aunque seguimos echando de menos a Facto, lo que está claro es que esta dulce mezcla de rap y pop puede sonar tanto en campañas de publicidad como en Radio 3.

De un sello independiente a una multinacional también pasaron Lori Meyers, que vienen publicando todos sus discos con Universal desde Cronolánea (2008). Con Planilandia, el sencillo de presentación de su próximo trabajo, han conseguido ser número uno en Itunes y entrar esta semana en el puesto 23 de la lista de canciones más vendidas en España. Se ve que ese estilo de rock en el que suenan ecos guitarreros de los noventa y de otras épocas anteriores del pop español (yo siempre he pensando que Lori Meyers es de los pocos grupos nacionales que parecen seguir la herencia de clásicos de nuestra música como Lone Star o Los Brincos) tiene bastantes seguidores.

El 4 de marzo sale a la venta La velocidad del vacío, el nuevo disco de Dorian, editado por una de las principales compañías discográficas independientes de Europa, Pias Music. Habituales de los festivales y favoritos de los indies, puede que muchos de ellos se sorprendan al saber que La tormenta de arena, uno de sus grandes éxitos, sonaba en A tres metros sobre el cielo y seguramente más de una fan de Mario Casas la lleve en su reproductor. Con esa combinación de pop y música electrónica, Los amigos que perdí podría convertirse en un nuevo éxito para el grupo.

Y si hubiera justicia en el mundo, No se alarme señora, soy soviético, el segundo trabajo de los donostiarras Grises editado a finales de enero sería uno de los discos más escuchados del momento. Origami Records es el sello que publica un disco de pop potente, energético y feliz. Como ya dije en su momento después de verles en concierto en el Arenal Sound, la música de Grises es de todo menos de color gris.

En resumen, y como en el fondo ya todos sabemos, independiente o comercial son etiquetas bastante superficiales. Al final lo que importa -y lo que queda cuando pasa el tiempo- es la música.

Lista Promusicae: Efecto Pasillo debuta en el diez

Pablo Alborán recupera el primer puesto de la lista de ventas española después de que Justin Bieber se lo arrebatara la semana pasada con la edición en acústico de Believe. Alborán también ha extendido su reinado a la lista de canciones más vendidas, donde ocupa el número uno con El Beso. Como se nota que se acerca San Valentín y el amor está en el aire y en las tiendas…

La subida más fuerte de la semana ha corrido a cargo de Lana del Rey, quien sube veinte puestos y se coloca en el séptimo puesto con Born to Die, la posición más alta que ha alcanzado este disco en sus 51 semanas en la lista. La entrada más destacada ha sido la de Efecto Pasillo, que coloca El misterioso caso de… en el décimo puesto, después de semanas sonando en las radios con Pan y Mantequilla.

Después de 60 semanas, The Black Keys colocan El Camino en el 13, y puede que el haber ganado unos cuantos Grammys les dé un empujoncito hasta la parte más alta de la lista, unos premios que también pueden ayudar a artistas como Mumford & Sons y Gotye. En el 20 nos encontramos con Def Con Dos y su trabajo más reciente, España es idiota. Otras novedades de la semana son Tierra Santa en el 31 con Mi nombre será leyenda y Thalía en el 33 con Habítame Siempre.

Sí, hay que creerse que la de la portada es Thalía.
Sí, hay que creerse que la de la portada es Thalía.

En el 40 debuta María Artes, “La Morena” con Lo que no sabéis de mí. En el 45 están Eels con Wonderful, Glorious, mientras que en el 96 aparece Mike Oldfield con Tubular Beats, el remix que el músico ha hecho de su obra más conocida junto con el dúo de música electrónica alemán York, y en el 98 consiguen colarse Mucho con El apocalipsis según Mucho.