Archivo por meses: enero 2013

Vuelven Ocean Colour Scene

Aunque, en realidad, ellos nunca se han ido.

Ocean Colour Scene fueron uno de los grandes nombres de la explosión del britpop a mediados de los noventa. Canciones como The Riverboat Song o discos como Marchin’ Already fueron sus aportaciones fundamentales a esos días gloriosos en que cada día amanecíamos con noticias de una nueva bronca entre Oasis y Blur, Pulp firmaban su himno a la gente común y The Verve eran acusados de plagio por The Rolling Stones… Y sin embargo, parece que, a la larga a Ocean Colour Scene le ha faltado algo. Quizás un temazo indiscutible o un disco brillante de principio a fin. Quizás un poco más de carisma. Pero aunque puede que no hayan llegado a formar parte de la liga de los grandes nombres, lo han compensado con una carrera repleta de buenos discos en los que siempre se pueden destacar dos, tres o más temas brillantes, ya sea en forma de melancólicos medios tiempos o descargas rockeras. A diferencia de otros grupos de su época que ya hace mucho que dejaron de ser interesantes y se limitan a sacar discos a años luz de sus mejores trabajos, Ocean Colour Scene sigue siendo un grupo en el que se puede confiar. Y eso tiene mucho mérito después de dos décadas de carrera y diez discos de estudio.

El grupo liderado por Simon Fowler ha estrenado hoy su videoclip para Painting, un tema despreocupadamente pop que da título al próximo disco de la banda.


Ocean Colour Scene – Painting on MUZU.TV.

Painting se publica el 18 de febrero. Ocean Colour Scene estarán de gira por España en abril: el 20, en Santiago de Compostela; el 22, en Madrid; el 23, en Barcelona; y el 26, en Santander.

Canciones para una comedia romántica: My Cherie Amour

silver-linings-playbook-poster

Harvey Weinstein ha vuelto a hacer lo que mejor sabe: colar una producción suya entre las principales nominadas a los Oscars. El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook) ha sido su apuesta de este año y la jugada le ha salido redonda: la cinta de David O’Russell opta a los premios a mejor película, dirección, guión adaptado, montaje, actor, actriz, actor secundario y actriz secundaria. No es mala cosecha para una película eficaz que, en realidad, no es más que una comedia romántica que sigue fielmente los esquemas del género aderezándolos con una estética realista y descuidada más propia del cine indie. Lo tenemos todo: protagonistas que se ganan al espectador a golpe de encanto y carisma (Bradley pone el primero; Jennifer, el segundo); secundarios a cargo de intérpretes de prestigio definidos por uno o dos trazos básicos; un guión de final tan previsible como reconfortante; y un director que busca la naturalidad a golpe de steadycam y que termina firmando una película que podría ser una de Alexander Payne si le quitamos la parte crítica y la sustituimos por sacarina. Y como en toda buena comedia romántica, una banda sonora repleta de canciones de ayer y hoy. Entre ellas, y con un papel importante en la trama, este clásico de Stevie Wonder:My Cherie Amour.

Stevie Wonder tenía sólo diecinueve años cuando publicó My Cherie Amour a principios de 1969, pero ya tenía a sus espaldas una larga carrera como músico, cantante y compositor en el sello Motown, donde había grabado sus primeros discos con el nombre de Little Stevie Wonder a comienzos de los sesenta. A lo largo de la década tendría varios éxitos con la legendaria discográfica de Motown: Fingertips, Uptight (Everything’s Alright), I was made to love her o For once in my life. De hecho, My Cherie Amour había sido grabada en 1966 y originalmente se llamaba Oh My Marcia en homenaje a una novia de Stevie Wonder. Después de que rompieran, la letra tuvo que cambiar al más general “cherie amour”. Versionada por todo tipo de artistas desde los Jackson Five a Cristian Castro y bailada en cientos de bodas, My Cherie Amour fue un paso adelante en la carrera de un Stevie Wonder que estaba a punto de llegar a su madurez artística.

Lista UK: Los Miserables repiten en el uno.

Por segunda semana consecutiva, la banda sonora de Los Miserables ocupa el puesto más alto en la lista de los discos más vendidos en el Reino Unido. Le siguen en el top5 Emeli Sandé, Calvin Harris, Jake Bugg y Rihanna, mientras que la entrada más alta de la semana es la de I am Kloot en el décimo puesto con Let it all in. Es el sexto disco de esta banda de Manchester que consiguió ser finalista para el premio Mercury con su anterior trabajo, Sky at night, en el que contaron como productores con Guy Garver y Craig Potter, miembros de Elbow. Ambos repiten su labor en este Let it all in y la verdad es que su influencia es más que evidente en los arreglos orquestales de temas como These days are mine.

Otras novedades de la semana corren a cargo del pianista italiano Ludovico Einaudi con In a time lapse en el 24; de Adam Ant con Adam Ant Is the Blueblack Hussar in Marrying the Gunner’s Daughter, su primer disco en casi 18 años en el 25; del grupo de rock Mallory Knox en el 33 con Signals; y de Blackout en el 35 con Start the party. En el 41 aparecen The Joy Formidable con Wolf’s Law. El estilo con el que les etiqueta la Wikipedia es Dream Pop y, escuchando el evocador tema que da nombre al disco, hay que darles la razón.

En la lista de sencillos hay un nuevo número uno. Se trata de Get Up (Rattle), de los holandeses Bingo Player con la colaboración de Far East Movement. Es un tema bailable con un sonido bastante noventero en cuyo éxito seguro que ha tenido mucho que ver su videoclip, en el que un grupo de patos se enfrenta a una pandilla de jóvenes gamberros.

Mucho más abajo, en el 90, nos encontramos con Indian Summer, el segundo sencillo de adelanto del próximo disco de Stereophonics, Graffiti on the train, que se publicará el próximo mes de marzo.

Lejos quedan los tiempos en que canciones como Dakota o Have a nice day ocupaban los puestos altos de la lista…

La venta de música vuelve a caer en España durante el 2012

Según informa Promusicae, los españoles gastaron en música 141 millones de euros, un 5% menos que en 2011 y un 77.5% menos respecto a 2001, año en el que la industria musical consiguió facturar una cifra record de 621 millones.

Como en años anteriores, lo que ha descendido ha sido la venta de formatos físicos mientras que el mercado digital ha ascendido ligeramente. En cifras concretas, el mercado físico facturó unos 90 millones de euros y se vendieron alrededor de 12 millones de unidades. También disminuyeron las ventas de vinilos: 135.000 frente a los 141.000 que se colocaron en 2011.

Por su parte, el mercado digital ascendió hasta los 48 millones de euros de facturación, con lo que supone ya un 34% de las ventas totales, una cifra aun lejana del 55% que supone en mercados como el estadounidense y otros países europeos. También ha ascendido el dinero generado por las suscripciones a servicios de streaming como Spotify o Deezer, aunque ha bajado el generado por productos diseñados para móviles como politonos o tonos de espera.

¿Conclusión? Lo que todos sabemos: cada vez se venden menos discos.

Lista Promusicae: Pablo Alborán sigue en el uno

El titular de este artículo seguramente se repita durante las próximas semanas: Tanto, de Pablo Alborán, sigue siendo el disco más vendido en España una semana más. Le siguen Lágrimas Desordenadas, de Melendi; la BSO de Violetta; La música no se toca, de Alejandro Sanz; y Dual, de Malú. El disco en directo de David Bisbal, Live at the Royal Albert Hall, es la entrada más fuerte, en el 28, aunque a los amantes de la música de calidad les gustará saber que Yo la tengo consigue colocar Fade en el 40.

Otra novedades son la del cantante de hip hop Darmo, en el 61, con Un gran día; los islandeses Of Monsters and Men aparecen en el 66 con My head is an animal, gracias al apoyo de las radioformulas; los catalanes Blaumut debutan en el 68 con El Turista; y por fin, los grandes éxitos de La Hungara entran en el 87.

En la lista de sencillos Psy sigue siendo el número uno con Gangnam Style. Destacan la entrada de Justin Timberlake en el 17 con Suit & Tie, la de Paula Rojo, concursante de “La Voz”, con Solo tú, en el 37; y la de Olly Murs en el 46 con Troublemaker.

Vuelve Petula Clark

El arranque del año 2013 está siendo generoso en lo que se refiere a retornos inesperados. David Bowie ha roto su silencio, Destiny’s Child publican un tema inédito para su próximo recopilatorio de baladas y Justin Timberlake ha decidido volver al mundo de la música después de probar suerte en el cine (donde creo que lo único salvable que ha hecho ha sido La Red Social) y lanzar el nuevo MySpace. Lo que seguramente no esperábamos es que volviera Petula Clark, la intérprete del mítico Downtown, y que lo hiciera con un tema con un sonido entre atmosférico y minimalista sorprendente para una cantante de ochenta años. El videoclip, con la letra escribiéndose en la pantalla de un viejo ordenador, es más que eficaz.

Cut Copy Me es el nombre de este sencillo, el primero que publica Petula Clark en 21 años y sirve como adelanto de su próximo disco, Lost in You, en el que habrá nuevos temas y versiones de clásicos como Love me tender, de Elvis Presley, o Crazy, de Gnarls Barkley. Y como no, una nueva relectura de su Downtown, canción que vendió millones de copias en 1964 y que las nuevas generaciones redescubrieron gracias al arranque de la tercera temporada de Lost.

Un plan B para la Oreja de Van Gogh

Las sinergias entre el mundo de la publicidad y el de la música están a la orden del día. La Oreja de Van Gogh toman el relevo a Carlos Jean y se han apuntado al llamado “Plan B” de Ballantine’s. En esta ocasión, la iniciativa ha consistido en pedir la colaboración de sus seguidores para ponerle la letra a una melodía compuesta por el grupo donostiarra. En total han recibido más de 15.000 propuestas y el resultado final, Otra vez me has sacado a bailar, no se aleja mucho del estilo típico de la banda.