Archivo por meses: Junio 2012

La Eurocopa del Pop

Toda Europa estará pendiente este domingo de la final de la Eurocopa, donde La Roja se enfrentará a Gli Azzurri. Fútbol, Eurovisión y la prima de riesgo son las cosas que unen al Viejo Mundo, pero en otras muchas cosas aun seguimos ignorándonos mutuamente. Afortunadamente, el pop está aquí para salvarnos y conseguir que haya canciones y artistas que superen las fronteras de sus países.

-HOLANDA: Shocking Blue, Venus.

Corría el año 1970 cuando un grupo holandés llamado Shocking Blue conseguía el número uno en la lista de sencillos del Billboard y nos regalaba una de las canciones más reconocibles de la historia del rock, con sus guitarras inconfundibles y la voz grave de su cantante, la llamativa Mariska Veres. Por supuesto, que Bananarama hicieran una versión de Venus no hizo más que aumentar la fama de una canción que ha eclipsado al resto del repertorio de sus creadores.

Como aquí no respetamos nada, no nos callaremos el hecho de que el compositor de Venus se inspiró más que bastante en The Banjo Song, un tema de 1963 del grupo de folk estadounidense The Big 3.

-GRECIA: Aphrodite’s Child. Rain and tears.

A finales de los sesenta, un cuarteto de jóvenes griegos decidió emigrar de su país, donde acababa de instalarse una dictadura militar, con destino al efervescente Londres. Debido a problemas con el visado, los cuatro tuvieron que quedarse en París, donde formaron un grupo de rock progresivo llamado Aphrodite’s Child. Su primer sencillo, Rain and tears, inspirado en el Canon de Pachelbel, fue un éxito por toda Europa.

Tensiones artísticas internas hicieron que el grupo se separara poco después de la publicación de su tercer disco. Dos de sus miembros tendrían después largas carreras en solitario: Demis Roussos con éxitos como Velvet Mornings (sí, la del triqui-triqui, mon amour) y Vangelis, quien no creo que necesite presentación.

-SUECIA: Blue Swede. Hooked on a Feeling.

El Pop le debe tanto a Suecia que el país se merece un artículo (o dos o tres) dedicado en exclusiva a él. Los primeros suecos en conseguir un éxito internacional fueron Blue Swede, quienes reinaron en lo más alto de la listas estadounidenses a principios de 1974 con su versión de Hooked on a feeling, que Tarantino recuperaría para la banda sonora de Reservoir Dogs.

Blue Sweede mezclaron en esta canción dos versiones de Hooked on a feeling: la original, cantada por BJ Thomas en 1968, y la realizada en 1972 por Jonathan King, responsable de añadirle los Uka Uka Chaka.

-ALEMANIA: Nena. 99 Luftballons.

Durante los felices años de la Guerra Fría en los ochenta, no fueron pocos los artistas que decidieron unir apocalipsis nuclear y pop. 99 Luftballons es un buen ejemplo: la canción cuenta como un par de niños sueltan 99 globos por encima del muro de Berlín, desencadenando una guerra nuclear cuando el radar de una base militar los identifica erróneamente con un ataque aéreo. Quizás a los estadounidenses les deprimía la letra y por eso prefirieron comprar el sencillo en su versión original, subiéndola hasta el puesto número 2 del Billboard y convirtiéndola en la canción en alemán que más alto ha llegado hasta ahora en esa lista.

Alemania también le ha dado muchas cosas al Pop, así que algún día también tendrá su propio repaso.

-AUSTRIA: Falco. Rock me Amadeus

Fallecido en un accidente automovilístico en 1998, Falco tuvo una larga y exitosa carrera musical en los países de habla germana. Sin embargo, en el ámbito internacional sólo tuvo un éxito: Rock me Amadeus, una de esas canciones que son imprescindibles en cualquier recopilatorio de los ochenta que se precie.

¿Cómo olvidar el homenaje que le hicieron en Los Simpsons?

-BÉLGICA: Vaya con Dios. Heading for a fall.

Vaya con Dios se formó en Bruselas en 1986, con Dani Klein como cantante y parte visible de un interesante proyecto musical con influencias del jazz, la música gitana y los sonidos latinos. Aunque nunca fueron un grupo de masas, sí que consiguieron cierto éxito internacional con temas como Nah Neh Nah, What´s a Woman o esta bella y melancólica canción de 1992, Heading for a fall.

Con canciones en inglés, alemán, francés y español, Vaya con Dios es uno de estos grupos que da gusto redescubrir una y otra vez.

-NORUEGA: A-ha. Summer Moved On.

Con su primer disco, Hunting High and Low y, sobre todo, con el sencillo Take on me, A-ha se convirtieron en el grupo noruego más famoso de la historia. Sin embargo, después de las ventas decrecientes de sus siguientes trabajos, el grupo decidió separarse en 1994 para luego regresar seis años después con Minor Earth, Major Sky con el que recuperaron parte del éxito perdido gracias a canciones como la épica Summer Moved On.

Como curiosidad, el cantante Morten Harket sostiene una nota durante 20.2 segundos durante este tema, marcando un record en la historia del pop.

-RUMANÍA: Morandi. Love Me.

Como suelen demostrar cada año en el festival de Eurovisión, si algo saben hacer los rumanos es música de baile. Alexandra Stan y su Mr. Saxobeat, Edward Maya con Stereo Love o Hot, de Inna. A mí me gusta especialmente esta canción de Morandi, que consigue combinar ritmos electrónicos con un toque melancólico.

Y por supuesto, no nos podemos olvidar de que O-Zone, desde Moldavia, consiguieron que todos aprendiéramos algo de rumano con su Dragostea Din Tei.

-ISLANDIA: Jonsi. Animal Arithmetic

De la lejana Islandia nos ha llegado una revolución popular y artistas tan peculiares como Björk o Emiliana Torrini, así como grupos como Sigur Rós. Lo que tienen en común todos ellos es que no se les puede considerar convencionales, ni por su sonido ni por su estética. Jónsi, el cantante de Sigur Rós (no confundir con el Jonsi que ha representado a Islandia en Eurovisión en un par de ocasiones) publicó en 2010 un disco en solitario, barroco y lleno de colores hechos música.

-FRANCIA: Gipsy Kings. Djobi Djoba.

Oh, Francia, cuántos grandes artistas nos has dado. Edith Piaf, Serge Gainsbourg… Tantos grandes momentos pop en los sesenta con Françoise Hardy, France Gall, Sylvie Vartan, Michel Polnareff o Christophe. Y en los ochenta, otros éxitos como Ainsi Soit-il, de Louis Chedid; Voyage, Voyage de Desireless o C’est la ouate, de Caroline Löeb. Jean Michel Jarre, Manu Chao, Alizée, Patrick Bruel, Carla Bruni, Air, Daft Pank, Justice, Sebastien Tellier… Pero no nos olvidemos que Francia también nos dio, para bien o para mal, a los Gipsy Kings y consiguió que la rumba se colara en las listas anglosajonas de éxitos.

Hay tantas ausencias clamorosas de artistas y países enteros en este artículo que cualquier día llegará una secuela.

Lista Promusicae: España, tierra de creyentes

Como era de prever, Justin Bieber consigue el número uno en la lista de discos más vendidos de nuestro país con su nuevo trabajo, relegando a Pablo Alborán al segundo puesto y Adele al tercero. Otras novedades de esta semana son Los Enemigos en el 12 con Desde el jergón; Smashing Pumpkins en el 36 con Oceania; Rosa López un puesto más abajo con su disco homónimo (es el peor debut en la lista de la carrera de Rosa, por cierto); Pastora en el 60 con Una altra galaxia, su primer disco cantando íntegramente en catalán; Cheryl Cole en el 96 con A Million Lights; y Fiona Apple consigue colarse en el 100 con su disco de nombre infinito.

Pero la estrella de la semana ha sido Madonna, quien después de su concierto en Barcelona, consigue que MDNA remonte diez puestos hasta la novena plaza y vuelve a colar los dos sencillos publicados hasta la fecha del mismo en la lista de canciones: Girl Gone Wild en el 35 y Gimme All Your Luvin´ en el 47. Finalmente, España ha sido uno de los mercados donde el disco ha funcionado mejor. Eso sí, los que han tenido la suerte de verla en directo dicen que su última gira es espectacular.

Jackie del Rey

Lana del Rey ha estrenado esta semana su videoclip para el cuarto sencillo de su Born to Die. National Anthem está dirigido por Anthony Mandler, responsable de varios vídeos para Rihanna, Beyoncé o The Killers, entre otros. En él, Lana homenaje a Marilyn Monroe cantando el Happy Birthday que la actriz dedicó a Kennedy (interpretado por el rapero A$AP Rocky, en cuyo disco de debut ha colaborado Lana del Rey) y a su esposa, la icónica Jacqueline Kennedy, tanto en vídeos familiares como en una recreación del asesinato del Presidente.

Lana del Rey dice que es el videoclip más hermoso que ha hecho y puede que tenga razón. El tono melancólico de las imágenes caseras, los colores descoloridos, van muy bien con su música y su imagen comercial. Sin embargo, inspirarse en el asesinato de Kennedy no es el colmo de la originalidad. Hace un par de años Erykah Badu rodó un videoclip en el que se desnudaba mientras recorría la calle de Dallas donde tuvo lugar el trágico suceso, mientras que en 1999 fue Marilyn Manson quien dio vida al presidente con su pareja de entonces, Rose McGowan, interpretando a Jackie O, en el clip para Coma White.

Y seguramente, Manson no fue el primero en hacerlo.

Más allá del puente

Cuando uno estudia Historia del Arte en el instituto, el Expresionismo alemán se divide en dos grupos: por un lado está “El Jinete Azul”, con Kandinsky y Marc; y por el otro lado está “El Puente”, con Ernst Ludwig Kirchner como principal representante. Si en el libro aparece alguna obra de este pintor, seguramente sea alguna imagen de las calles de Berlín repletas de mujeres y hombres de formas alargadas y angulosas.

Calle en Berlín, 1913

Calle en Berlín, 1913

Sin embargo, la exposición que hasta el próximo 2 de septiembre le está dedicando la Fundación Mapfre en Madrid sirve para comprobar que la obra de este artista va mucho más allá de esos cuadros berlineses que le dieron fama. A través de una ajustada selección de la inmensa producción de Kirchner (hasta su muerte en 1938, pintó cerca de 1400 óleos y cerca de 20.000 dibujos y acuarelas, así como grabados, un centenar de esculturas y miles de fotografías), el visitante puede recorrer la vida del artista desde sus comienzos en Dresde creando el grupo “Die Brücke” con otros tres compañeros de la escuela de arquitectura de la ciudad, hasta su retiro en la localidad suiza de Davos, pasando por sus estancias en varios sanatorios durante la Primera Guerra Mundial. Es muy interesante comprobar como los cambios vitales de Kirchner se plasman claramente en su obra, pasando del expresionismo geométrico de la ciudad a un colorido mayor y formas suavizadas en aquellos lienzos que plasman la naturaleza y el entorno rural.

Desnudo en naranja y amarillo, 1929-1930.

Desnudo en naranja y amarillo, 1929-1930.

Una exposición más que recomendable para estos días calurosos de verano (y además, gratis).

De como los estadios terminaron coreando a The White Stripes

Eurocopa 2012, Italia se enfrenta a Inglaterra. Ambos equipos parecen empeñados en terminar el partido en empate. La gente se aburre y anima a sus equipos. Y entre otros cánticos, ahí está, ese Ló-lolololo-looo-ló que las masas son capaces de repetir hasta la extenuación, masas que seguramente no saben que están cantando un tema de uno de los grupos favoritos de la crítica: Seven Nation Army, de The White Stripes.

Seven Nation Army se publicó en primavera de 2003 como sencillo de presentación del cuarto disco de The White Stripes, Elephant. Acompañada de un hipnótico videoclip en blanco y rojo, los colores de la banda, y ese inconfundible riff de guitarra (que no de bajo, como pudiera parecer en una primera escucha: Jack White utilizó una guitarra semiacústica de los 50 y un pedal Whammy para lograr ese efecto), pronto se convirtió en la canción más emblemática del duo y uno de sus mayores éxitos comerciales y críticos, Grammy a la mejor canción rock incluido.

Pero, ¿cómo se pasa de los blogs gafapastas a las gradas de los estadios? La culpa es de los italianos. O de los belgas. La historia comienza el 22 de octubre de 2003, cuando un grupo de aficionados del Brujas, escuchan el tema en un bar de Milán antes de enfrentarse al equipo de la ciudad. Les gusta el riff y empiezan a tararearlo durante el partido que, contra todo pronóstico, ganan. La canción se convierte en el himno del Brujas hasta que, el 15 de febrero de 2006, se enfrenta en su estadio local al Roma en un partido de la Copa de la UEFA. La Roma gana y los aficionados italianos se llevan el lololó con ellos (PoPoPó la llaman ellos) y lo van extendiendo por los campos del Calcio, hasta que se convierte en el himno extraoficial de la selección italiana en el Mundial de Alemania de ese año. Italia gana el campeonato frente a Francia y sus lololós se escuchan por todo el país en todo tipo de versiones. Y como si fueran un virus, los hinchas de las demás selecciones terminan añadiéndolo a sus repertorios mientras que la canción suele sonar por los altavoces antes de los enfrentamientos en las competiciones siguientes: la Eurocopa, el Mundial de Sudáfrica… Seven Nation Army se instala así en el inconsciente colectivo sin necesidad de que la gente conozca el resto de la canción o a The White Stripes.

¿Y qué opina Jack White de todo esto? Según cuenta la Wikipedia, el cantante y guitarrista dijo esto al respecto: “Me siento honrado de que los italianos hayan adoptado esta canción como suya… No hay nada más bonito que el hecho de que la gente haga suya una melodía y la dejen entrar en el panteón de la música popular. Como compositor es algo imposible de planear, especialmente en estos tiempos. Me encanta de que casi todos los que la cantan no tienen ni idea de dónde ha salido. Eso es la música folk”.

Lista UK: Maroon 5 consiguen su primer número uno.

Con Payphone, la banda liderada por Adam Levine ha conseguido su primer número uno en la lista de sencillos británica. Aunque Moves like Jagger, la canción que rescató por sorpresa a Maroon 5 de la decepción comercial y artística que supuso el disco Hands all over, fue el segundo sencillo más vendido en las islas durante el 2011 (y en su semana 45 aun sigue en el puesto 54), nunca logró colocarse en lo más alto. Todo parece indicar que le esperan buenas ventas a Overexposed, el nuevo trabajo del grupo que se publica esta semana.

En la lista de discos más vendidos, Justin Bieber le ha impedido ocupar el puesto más alto a Cheryl Cole, mientras que Amy MacDonald desciende hasta la quinta posición. Más interesantes son otras novedades de la semana a cargo de dos viejas glorias de los noventa: Oceania de Smashing Pumpkins (o lo que queda de ellos), en el 19; y The Idler Wheel Is Wiser Than the Driver of the Screw and Whipping Cords Will Serve You More Than Ropes Will Ever Do, de la siempre sencilla Fiona Apple, en el 68.

Diez artistas que llegaron desde las antípodas

Con la ubicua Somebody that I used to know, Gotye ha conseguido uno de los éxitos más sorprendentes de los últimos tiempos. Nacido en Bélgica, pero instalado en Australia desde pequeño, Wouter De Backer ha pasado de ser un artista conocido sólo en su mercado local a colocar su tema en lo más alto de las listas de medio mundo. Pero antes que él, otros solistas y grupos nos han llegado desde las antípodas para recordarnos que entre canguros y kiwis también se hace buena música.

The Easybeats. Friday on my mind.

Fue en 1966 cuando un grupo australiano conseguía por primera vez un éxito internacional. El honor recayó en The Easybeats gracias a Friday on my mind, un tema que arranca con una energética guitarra y que en 2001 fue escogida como la mejor canción australiana de todos los tiempos.

AC/DC. Highway to hell

Aunque The Easybeats se separaron en 1969, sus componentes siguieron trabajando en la música. Harry Vanda y George Young, los dos guitarristas del grupo, fueron los compositores de “Love is in the air“, el mítico tema de John Paul Young, y consiguieron cierto éxito en los ochenta con el grupo Flash & The Pan. También produjeron los seis primeros discos de una banda de rock que habían formado en 1973 los hermanos pequeños de George, Malcolm y Angus Young, con el nombre de AC/DC. Supongo que no hace falta decir más de ellos: más de 200 millones de discos vendidos (22 millones corresponden sólo a Back in Black), pioneros del heavy metal y del rock duro y creadores de Highway to hell, una canción que todos podemos tararear aunque no hayamos escuchado más que reguetón en nuestra vida.

Men at work. Down Under.

Aunque actualmente estén un poco olvidados, Men at Work fueron uno de los grupos más importantes de principios de los ochenta gracias a canciones como Who can it be now? y sobre todo, Down Under, que con el tiempo se ha convertido en una especie de himno no oficial de Australia.

INXS. Need you tonight.

En 1987, con la publicación de Kick, INXS se confirmaron como uno de los grupos más importantes que Australia haya dado al mundo. Combinando guitarras rockeras con una actitud cercana al pop más elegante, INXS nos regalaron una colección de canciones memorables acompañadas de videoclips en los que el tristemente desaparecido Michael Hutchence irradiaba sexo por todos los poros de su piel.

Midnight Oil. Beds are burning.

Frente a la actitud más lúdica o frívola de Men at Work o INXS, Midnight Oil presentaban una postura comprometida con el medio ambiente y varias causas políticas en defensa de los aborígenes australianos. A finales de los ochenta consiguieron triunfar fuera de sus fronteras con Diesel and dust y Blue sky mine gracias a canciones tan contudentes como Beds are burning.

Crowded House. Locked Out.

Con miembros australianos y neozelandeses, Crowded House fue otro de los grupos estrella de las antípodas entre finales de los ochenta y principios de los noventa. Aunque quizás sean más conocidos por sus temas lentos y melancólicos como Don’t Dream It’s Over, Fall at your feet o Distant Sun, en su repertorio también hay canciones más movidas o energéticas como Locked Out.

OMC. How Bizarre.

Las antípodas también nos han dado “one hit wonders” como éste. OMC era el proyecto de dos hermanos neozelandeses, Phil y Pauly Fuemana. Entre 1996 y 1997, su sencillo How Bizarre se convirtió en el tema más exitoso grabado por un artista de Nueva Zelanda. Después de un par de sencillos más y un disco de debut, OMC se unió al extraño club de grupos y solistas que no vuelven a grabar nunca más, quizás consecuencia de los enfrentamientos judiciales que mantuvieron con su productor, Alan Jansson.

Savage Garden. I want you.

Savage Garden era un dueto de Brisbane que debutaron en 1997 con un disco repleto de pop con pocas pretensiones y que, sorprendentemente, conquistaron a los estadounidenses con canciones tan empalagosas como Truly, Madly, Deeply. Yo siempre preferí su sencillo de presentación, una canción que parecía sacada del repertorio de Roxette y con referencias a productos tan noventeros como la Cherry Cola.

CutCopy. Need you now.

Lo que se considera “alternativo” en nuestro país, muchas veces es mainstream en su país de origen. Cut Copy hacen las delicias de los aficionados al pop electrónico hecho con gusto y reminiscencias de los ochenta y noventa, mientras que en Australia consiguieron ser número uno con su segundo trabajo, “In ghost colours”, y número tres con “Zonoscope”, unos de los discos más destacados del año pasado.

Kylie Minogue. Timebomb.

Por supuesto, si hablamos de artistas australianas, no nos podemos olvidar de la mayor diva pop que las antípodas han regalado al mundo (con permiso, quizás, de Olivia Newton John). Desde sus comienzos en los ochenta junto a los productores Stock Aitken and Waterman, pasando por sus escarceos con lo alternativo en los 90 (recordemos su dueto con otro notable artista australiano, Nick Cave) y su renacer comercial como reina del pop electrónico y bailable a principios del siglo XXI, Kylie Minogue se ha labrado una trayectoria artística más que brillante, una carrera de 25 años que acaba de celebrar con la publicación de este Timebomb.