EL PARAÍSO ESTÁ EN SUECIA

Este fin de semana, mi madre se pasó por Madrid y pidió que la lleváramos a una de las principales atracciones turísticas de la ciudad: IKEA. Ella nunca había estado en uno y quería saber como eran, así que nos fuimos para Plaza Norte y le enseñamos el paraíso de los muebles hechos de maderapapel, los colores primarios y el diseño escandinavo. Pasamos un buen rato curioseando las cocinas y los pisos que tienen montados, abriendo armarios y cajones como si fuéramos a encontrar tesoros dentro de ellos. Bueno, algún objeto irresistible a bajo precio ya encontramos…

Cualquiera que haya visto “500 días de verano” ya sabe que Ikea es un lugar para divertirse. Mi hermano, por ejemplo, aprovechó para hacer chistes referenciales a series de culto con una cama dotada de mecanismos automáticos de relajación: “cama arriba, cama abajo, cama arriba, cama abajo”. A lo que yo le respondí seriamente: “nube arriba, nube abajo, nube arriba…”

Cuando terminamos nuestro paseo por los almacenes, resistí la tentación de comprarme una de esas cajas grandes de galletas dobles de chocolate, ricasricas. En ese momento, tuve la revelación de que Suecia debe de ser algo así como el paraiso en la tierra: las casas estarían decoradas con muebles de Ikea; la dieta se basaría en las galletas de chocolate, las salchichas con cebolla frita y en el salmón ahumado a precios populares; en la radio sólo sonaría música pop de ABBA, Ace of Base, Roxette y The Cardigans (comparemos con Finlandia, que sólo nos ha regalado cosas como HIM, Nightwish, The Rasmus o Lordi. Como se nota que pasan la mitad del año sumergidos en la oscuridad); y en la tele proyectarían películas de Ingmar Bergman y clásicos protagonizados por Ingrid Bergman, Greta Garbo, Max von Sydow, Lena Olin, Britt Ekland, Stellan Skarsgård, Ann-Margret, Anita Ekberg o Bibi Andersson. Por supuesto, las calles estarían llenas de bellas valquirias y fornidos vikingos. Y no nos podemos olvidar que Suecia es uno de los países fundadores del llamado “Estado del Bienestar”.

Aunque las últimas referencias culturales de Suecia nos recuerdan que por las noches salen a la calle seres extraños en busca de sangre (la solución es no dejarles entrar… o en todo caso, dejar entrar al adecuado) y que hay hombres que no amaban a las mujeres y chicas que sueñan con cerillas y bidones de gasolina… Así que puede que la cosa no sea tan rubia como la pintan.

MÚSICA DOMINGUERA

A la hora de repasar lo mejor de una década, se tiende a veces a dar mayor prioridad a los últimos años que a los primeros. Así que hoy recupero una canción del año 2000: “In the sun”, de Joseph Arthur.

Descubierto por Peter Gabriel, telonero de REM, dueño de una galería donde expone sus propias obras, versionado por artistas famosos, nombre frecuente en bandas sonoras de todo tipo, Joseph Arthur nunca ha vendido demasiados discos a diferencia de otros compañeros de promoción como podrían ser Damien Rice, Ryan Adamas o Rufus Wainwright. De hecho, yo conozco esta canción gracias a una de las mejores fuente para descubrir música interesante: un anuncio de una colonia de Davidoff.

INCOMUNICACIÓN

Nunca he sido el chico más simpático, ni el más sociable. En el trabajo tengo fama de ser muy poco hablador y de estar casi siempre concentrado en mis cosas. Otras veces me han dicho que la primera impresión que causo no suele ser buena y que hay que esperar un poco para conocerme mejor. Más de una persona me ha comentado que tiendo a no dejarme conocer y a encerrarme bajo siete o doce llaves. Yo reconozco que soy bastante más tímido de lo que parezco y que, en el fondo, arrastro más inseguridades de las que creo a la hora de comunicarme con los demás. Por eso, pienso que hay demasiada gente que piensa que soy un pasota, un tontito o un chulito, sin ser yo nada de eso.

Por suerte, con el tiempo, he ido ganando en autoconfianza y en autoestima, lo cual me ha ayudado a perder timidez y a abrirme más a los demás. Reconozco que en ocasiones me cansa perder el tiempo en las conversaciones triviales y vacuas que muchas veces se mantienen en el ámbito laboral o en algunos acontecimientos sociales. Me agobio especialmente cuando estas conversaciones no surgen espontáneamente porque no sé estar relajado en silencio con alguien. Por eso suelo evitar encontrarme con vecinos en el ascensor o juntarme con algún compañero de trabajo de camino a la oficina. De hecho, sé que tengo confianza con una persona cuando puedo tener un silencio cómodo con ella.

Sin embargo, siento que últimamente está aumentando mi nivel de incomunicación. Socializar me da pereza y no sabría explicar muy bien por qué. O igual sí podría, pero tampoco es cuestión de convertir (aun más) este blog en el diván de un psicólogo… En fin, supongo que estoy atravesando una etapa de desidia vital que se manifiesta en cosas como ésta o el hecho de que tenga las redes sociales un poco dejadas de lado. No me voy a preocupar… hasta Año Nuevo, que es un buen momento para cambiar.

ALGUIEN

La primera vez que te enamoras y eres correspondido, tu vida y tu mundo se transforman. No es que los colores de las cosas que te rodean sean más vivos (aunque a veces lo parezca), sino que hay miles de pequeños cambios, miles de detalles que adquieren un nuevo sentido. A mí me pasó con las escenas románticas de las películas y las letras de las canciones. Descubrí que, detrás del almibar y el estereotipo, muchas veces se encuentran frases que explican como te sientes en ese momento, imágenes que reconoces como propias.

Lo mejor es que es un proceso que nunca se agota. A veces, escuchas una canción mil veces oida y de repente sientes que la han escrito especialmente para ti o pensando en ese momento. Hace un rato, repasando canciones de los ochenta, he escuchado esta joya.

Martin Gore siempre se ha reservado cantar algunas de las composiciones más bonitas que ha hecho para Depeche Mode. La primera parte es algo fácil de desear. ¿A quién no le gusta ser comprendido, a pesar de las maneras diferentes de ver el mundo y las opiniones encontradas?

I want somebody to share
Share the rest of my life
Share my innermost thoughts
Know my intimate details
Someone who’ll stand by my side
And give me support
And in return
She’ll get my support
She will listen to me
When I want to speak
About the world we live in
And life in general
Though my views may be wrong
They may even be perverted
She’ll hear me out
And won’t easily be converted
To my way of thinking
In fact she’ll often disagree
But at the end of it all
She will understand me.

La segunda parte de la canción contiene unos versos que describen algo que para mí se parece mucho a la felicidad plena:

But when I’m asleep
I want somebody
Who will put their arms around me
And kiss me tenderly

A veces creo que los besos están un poco sobrevalorados y los abrazos un poco infravalorados.

MÚSICA DOMINGUERA

Sigo repasando grandes momentos musicales de la década. A finales de 2006, mi hermano y yo nos quedamos viendo hasta la madrugada el resumen que hacía MTV2 de lo mejor de la música indie de ese año. Hubo muchas canciones y grupos que escuchamos por primera vez en ese resumen. Una de ellas, creo recordar que ocupaba el puesto número tres, fue ésta.

Pocos meses después, Standing in the way of control se había convertido en todo un éxito, Beth Ditto era la chica de moda y The Gossip figuraban en el cartel de todos los festivales. En Summercase brillaron como estrellas con su poderoso sonido.

ACTIVIDAD PARANORMAL

Desde que oi hablar de la película “Paranormal Activity”, me pareció que podía ser de éstas que me quita el sueño durante unas noches. El planteamiento es muy sencillo: una pareja tiene una casa, sospecha que algo extraño pasa por las noches, decide grabar lo que sucede mientras duermen y… tachán, el terror llega a sus vidas. Y a las de los pobres espectadores impresionables.

Personalmente, lo que más miedo me da del trailer es que la puerta del dormitorio se mueva sola. Pero, ¿a quién se le ocurre dormir en una habitación con la puerta abierta? Es más, ¿acaso alguien es capaz de dormir con la puerta del armario abierta? A mí, por lo menos, es algo que me causa cierta intranquilidad y desasosiego. Aunque, por otro lado, una puerta cerrada tampoco es muy tranquilizadora. Al fin y al cabo, siempre hay que abrirla en algún momento. ¿Y quién sabe qué nos espera al otro lado? Especialmente si hemos oido ruidos en la otra habitación…

Pensándolo bien, es mejor no saber ni remotamente lo que sucede en nuestra casa mientras dormimos. Y eso que a mí me protege Flauta, lo cual, en ocasiones, no es nada tranquilizador. Sobre todo, cuando se pone a mirar fijamente a un punto en el que no sucede nada. O peor aun, cuando se pone a mirar fijamente a un punto en el que no sucede nada… en el altillo, al final de la escalera. Cualquier día, una pelota de juguete bajará rebotando de escalón y escalón y sabré que habrá llegado la hora de poner la casa en venta.

PRECIOUS

I
Have
Learned
So much from God
That I can no longer
Call
Myself A Christian, a Hindu, a Muslim
A Buddhist, a Jew.

The Truth has shared so much of Itself
With me
That I can no longer call myself
A man, a woman, and angel
Or even pure
Soul.

Love has
Befriended Hafiz so completely
It has turned to ash
And freed
Me

Of every concept and image
My mind has ever known.

–Hafiz, Persian poet (1315 – 1390), translated by Daniel Lazinsky.

PLANES SENCILLOS

El viernes me fui a cenar a un mesón ligeramente mugriento conocido por servir grandes platos de comida con cada caña que pides. Según el día, te pueden sorprender con una cazuela de espaguetis, una fuente de paella, un plato con alitas de pollo, embutidos variados, patatas bravas… Y todo por seis euros, el precio de dos cervezas servidas en jarras de tamaño reglamentario. Después nos fuimos al Café Manuela a echar una larga partida de Trivial… y aun quedó tiempo para que aprendiera a jugar al poker con los dados.

El sábado era la fiesta de cumpleaños de Esti para los amigos de la sección universitaria y parejas. Pasamos el rato cenando tacos mejicanos y ensalada de arroz mientras Sonia nos contaba aventuras y desventuras de su vida como compradora compulsiva. El regalo fue una cafetera Senseo y fue un gran éxito: estuvimos probando distintos tipos de café como si la máquina fuera “Mi Primera Cafetera Feber”. Joserra nos contó planes para su próximo viaje a Berlín y acabamos hablando de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Civil Española y la necesidad de recuperar la memoria histórica porque a nuestra generación no le contaron nada del franquismo en el colegio. Terminamos la noche navegando por Youtube y descubriendo la última joya de la red: ésta. Ayudame, tengo muchos quereceres.

El domingo me levanté tarde… aunque no tanto como Diego, el Lirón Humano. Después de comer y mientras el Acompañante se quedaba en casa estudiando, me fui a casa de Josín a ver “La vida de Brian” para estrenar su Blu-Ray. A Sonia le dio antojo de merendar sandwiches de nocilla. A la vuelta, compré un par de kebabs en nuestro turco habitual y Diego y yo los cenamos mientras veíamos “Pekín Express”. Al final de programa, casi le convencí para apuntarnos al casting de la próxima edición, seguro que ganamos. Y si no, por lo menos viajamos, que tenemos pendiente hacer algún viaje mochilero por el mundo.

Mis planes de treintañero se parecen cada vez más a los de un preadolescente, pero ¿quién necesita propuestas sofisticadas y cosmopolitas cuando ya se lo está pasando genial?

MÚSICA DOMINGUERA

Ningún repaso a lo que ha sido la música durante esta primera década del siglo XXI debería olvidarse de mencionar que, después de las redes P2P, el gran fenómeno sociológico que sacudió a la industria nació de las pantallas de televisión. En España nos volvimos locos con la primera edición de “Operación Triunfo”, pero en el resto del mundo tampoco se quedaron atrás con otras variantes televisivas de la misma idea como “Pop Idol”, “American Idol”, “Factor X”, “Popstars”, “Tienes talento”… No sólo han salido de esos programas artistas como Girls Aloud, Leona Lewis, Will Young, Jennifer Hudson, Paul Potts o Kelly Clarkson, sino que cantantes como Anastacia o Duffy también dieron sus primeros pasos profesionales en programas televisivos. Es cierto que estos programas nos han dado muchos cantantes de carreras efímeras y poco memorables, pero también nos han dado muchas horas de entretenimiento, clásicos pachangueros para bodas y verbenas y un puñado de buenas canciones a cargo de gente como Vega, Nena Daconte o Nuria Fergó. Hoy, sin embargo, me quedo con esta canción de Rosa, el sencillo de presentación de su segundo disco.

Eso sí, no sé quién ha decidido que lo mejor en este momento para la carrera de Rosa era grabar un disco formado sólo por composiciones de José Luis Perales…

MUTACIÓN MEMÉTICA

Desde hace años, mis amigos y yo solemos quedar a cenar una vez por semana en casa de alguno de nosotros. La excusa inicial era ver conjuntamente las galas de Gran Hermano, aunque pronto lo cambiamos por Operación Triunfo. A falta de reality, también nos vale cualquier otro programa medianamente interesante como “Aquí no hay quien viva”… y si no hay nada medianamente interesante, nos dedicamos a hacer risas con el humor involuntario de producciones como “Un paso adelante” o “El internado”. Este miércoles hicimos nuestro primer visionado conjunto de un episodio de “Física o Química”. Yo nunca había visto más de dos minutos seguidos del serial y tuve problemas al principio para distinguir quiénes hacían de profesores y quiénes de alumnos… No nos estábamos divirtiendo mucho hasta que una frase y un trabajo de interpretación no demasiado bueno nos inspiraron para hacer nuestra primera mutación memética.

En menos de una hora, nuestra obra estaba al alcance de todo el mundo en Internet. Y yo sin peinar porque venía directamente del gimnasio…