Archivo por meses: octubre 2008

VIERNES LIBRE

Con la última reforma de los horarios laborales en mi trabajo, ahora tengo de vez en cuando un viernes libre. Lo más importante del día de hoy ya lo he hecho: levantarme tarde.

Ahora quedan las demás tareas sin importancia, como poner una lavadora, doblar ropa limpia, pasar el aspirador, bajar la basura reciclable al contenedor correspondiente, comprar algo de comida, ir al gimnasio, hacer algo de vida social, cambiar bombillas fundidas, llamar a la compañía de aguas, reorganizar cajones, fregar tazas sucias…

Casi que me vuelvo a la cama hasta que llegue la hora de comer.

GRADUACIÓN

Anoche Joserra y yo nos pusimos gabardinas y grandes gafas oscuras y nos fuimos a una sala porno los cines Ideal a ver una película de arte y ensayo “High School Musical 3”, el episodio final de la trilogía más grande que nos ha dado el cine desde Piratas del Caribe, Matrix o Scream. Y por si fuera poco “placer culpable”, tuve la siguiente conversación con la taquillera:

-Deme dos entradas para “High schoool mu…” (mi voz va descendiendo hasta niveles inaudibles)
-Vas a estar tú solo en la sala.
-Bueno, aun falta una hora, seguro que alguien más viene.

En efecto, vinieron cinco personas más, todas chicas. Después de dos o tres anuncios de juguetes y un par de trailers, comienza la película. Y lo primero que se ve en pantalla es un enorme primer plano ralentizado de un sudoroso Troy Bolton jugando la final de baloncesto del campeonato interescolar. En efecto, la película es todo un festival para fanáticos de ZacE, quien, según los rumores, se ha llevado tres de los quince millones de presupuesto con que contaba la película. Sólo Sharpay puede hacerle sombra. ¿Por qué será que los personajes de rubias pijas malvadas son tan divertidos? El resto de la película son básicamente canciones, canciones y más canciones con algún que otro número de baile bastante vistoso. Me imagino que el guión de la película debía ocupar, como mucho, veinte páginas. Tampoco se necesita mucho más para contar el típico argumento por el que los personajes tienen que decidir entre hacer lo que les pide el entorno o lo que realmente quieren hacer: ¿Baloncesto o teatro? Eh, pero si es el mismo conflicto que en la primera película! Devuélvanme mi dinero!

Lo mejor de ver la película en una sala de cine medianamente grande con sólo siete personas es que Joserra y yo pudimos comentar todo lo que quisimos: nos reimos CON la película, pero sobre todo, DE la película. Al final, hasta estuvimos recordando nuestra propia graduación universitaria y lo fácil que parecía todo en aquelos tiempos. Sí, para mí la Universidad fue como un High School, y siempre la recordaré como la época más tontamente feliz de mi vida.

Reedición de las 11.10: Siempre que unos hijos de puta no pongan una bomba en un aparcamiento por el que pasan cientos de estudiantes al día.

¡NAVARRA SE ROMPE!

¡Navarra no se vende! ¡Navarra no será moneda de cambio!

Con el éxito que tuvieron estas frases hace un par de temporadas, parece mentira que hayan sido abandonadas tan pronto. Miguel Sanz ha tenido una revelación y ha descubierto que lo que ponía en peligro a Navarra era el PP, mientras que del gobierno socialista llegan el AVE y la estabilidad institucional. Además, el éxito de Uxue Barkos como portavoz de Na-Bai, esa mezcolanza de partidos de todo tipo, ha debido de hacerle ver que es más práctico estar en el Grupo Mixto que diluirse dentro del grupo parlamentario popular. Estoy seguro que, dentro de nada, el PP acusará a UPN de haberse convertido en un partido nacionalista más. Al fin y al cabo, cualquiera que conozca un poco Navarra sabe que el auténtico debate no es si la comunidad foral es España o no, sino si Navarra es vasca o no, y en qué cantidad. Si es que en el Viejo Reyno vamos a nuestra bola, está claro.

Aunque, en el fondo, lo que preocupa a la población navarra ahora mismo es que Osasuna no ha ganado ni un solo partido en lo que va de liga. Otra vez a Segunda…

LLEGÓ EL OTOÑO

Ayer por la noche empezó a llover. Me gusta escuchar el ruido de las gotas en el tejado, pero cuando lleva doce horas seguidas cayendo agua del cielo, uno empieza a acabar harto. Hoy no he dormido muy bien. Simplemente no pillaba el sueño o la posturita. Luego me levanto con ojeras y Clarins no hace milagros. Está claro que se duerme mucho mejor acompañado que solo.

He salido a la calle con mi paraguas morado de LaCaixa, mi exentidad bancaria. Siempre que lo abro, me acuerdo de un amigo que dice que los paraguas le parecen un invento ridículo y snob: “es como ir con un tejadito portatil por la calle”. Yo creo recordar que hubo un período durante el bachillerato en el que ir con paraguas, e incluso capucha, era algo tan infantiloide como llevar caramelos al colegio por tu cumpleaños o ver películas de dibujos animados. Si es que algunos tienen la idea de que hacerse mayor es empezar a pasarlo mal… Pocos placeres en la vida se disfrutan más que comprarse unos Sugus de vez en cuando o ver el último estreno de Pixar. O para el caso, HSM3.

Los que nos levantamos tarde tenemos la suerte de que sea de día cuando salimos de la cama. Si no, viviríamos sumidos en la oscuridad. Pero si sales del trabajo más allá del mediodía, nada te salva de sumergirte en las sombras. Y si sales muy tarde, como me pasa a mí esta semana, parece que el Apocalipsis ha llegado. Es extraño hacer la compra en el supermercado a las nueve y media de la noche y regresar a casa entre luces de navidad apagadas. Y por mí, que no las enciendan hasta que sea Diciembre. Bastante tengo con asimilar la idea de que este fin de semana los bares se decoraran con calabazas, telarañas y murcielagos de cartón. Yo, en defensa de la identidad de esta nación de naciones, compraré una bandeja de huesos de santo.

MISTERIOS REVELADOS

¿Milkyway o Mostaza? La respuesta es: Guille Mostaza canta mejor que Gille Milkyway pero me cae bastante peor. El líder de Ellos salió perjudicado al escenario al estilo Amy Winehouse, aunque con unas copitas menos de lo habitual en la inglesa. A lo largo de la noche demostró ser una curiosa mezcla entre superestrella del divismo y dios del rock, eclipsando por completo al resto de músicos (quienes sospecho que sienten por él una mezcla de fascinación y odio). El concierto fue una sucesión de éxitos (aunque faltó “Zona VIP”) y la gente no paró de botar ni cantar en ningún momento. Al final, incluso permitió que subiera gente del público a cantar “El regalo” mientras él hacía mutis por el foro.

A lo largo de la noche, desvelé otros misterios como quién se esconde tras la identidad bloggera de Nils, así como contenidos inéditos de la vida de otros blogueros que no sé si llegarán a ser publicados jamás… Me encontré con uno de los chicos malos en el Polyester y terminé en la Boite preguntándome si se celebraba un concurso de imitadores del peinado de Zac Efron. Hacía tiempo que no salía hasta tan tarde, así que al llegar a casa me desplomé en el sofá hasta que a las dos de la tarde me despertó el teléfono. Era una amiga que me llamaba para contarme el nuevo episodio de la telenovela vital en la que se ha metido ella solita.

El resto del fin de semana fue tranquilo y casero. Salí el sábado por la tarde a comprarme un par de vaqueros baratos en Springfield, y el domingo comí una hamburguesa realmente deliciosa en el Fast Good semioculto entre el Corte Inglés y la tienda de disfraces terroríficos. La tarde del domingo la pasé tumbado en el sofá, escuchando música, navegando por la red y leyendo viejas tiras de Zits. Supuestamente iba a organizar la ropa de invierno en el armario, pero… ¿quién tiene ganas?

LOW

Anoche fui con Diego al Low Club On Stage 7 en la sala Heineken. Nuestro propósito era ver a Dragonette, así que fuimos tarde y nos quedamos sin saber como son Half Foot Outside. Al poco de llegar comenzó el concierto de El Columpio Asesino, grupo que en lo instrumental sonaba bien, pero que, en cuanto el batería se ponía a “cantar”, me recordaba más a Siniestro Total que a otra cosa. Sin embargo, hay que reconocer que tiene seguidores, porque en cuanto terminó su actuación, abandonaron el recinto casi la mitad de los asistentes. Dorian, en su faceta de DJ, pinchó un rato mientras los chicos de Dragonette montaban sus instrumentos. Alrededor de media hora después, comenzó el concierto. Y… desastre. La batería, los teclados y la guitarra sonaban perfectamente, pero tapaban casi por completo la voz de Martina. La banda se disculpó por los problemas técnicos y se intentó hacer algún arreglo sobre la marcha, pero hasta la cuarta o quinta canción no conseguimos escucharla en condiciones más o menos aceptables. El caso es que después de cantar algunos temas nuevos y las canciones más conocidas de su disco, se despidieron discretamente. No parecían demasiado contentos. Tampoco lo estaba el público. En total, la actuación no duró más de 45 minutos. Una lástima, porque tienen canciones realmente buenas.

Espero que el concierto de Ellos, flamantes número uno en mi LastFM, de esta noche suene un poco mejor. Me pregunto quien cantará peor mejor en directo: ¿Guille Mostaza o Guille Milkyway?

EL MUNDO CON NOSOTROS

Hace un par de día terminé de leerme “El mundo sin nosotros”, de Alan Weisman. Lei un reportaje sobre el libro en El Pais Semanal y me pareció curioso… Desgraciadamente, lo más interesante ya estaba contenido en ese artículo. El libro me pareció una acumulación de datos con más o menos interés, pero con poca coherencia en conjunto. No me quedó claro qué quería contar el tal Weisman, aparte de que, si de repente desapareciéramos de la faz del planeta, la Naturaleza se encargaría en pocos siglos de borrar prácticamente toda huella de nuestra presencia. Sólo nos sobrevivirían los plásticos (hasta que la evolución creara microorganismos capaces de alimentarse de ellos), las estatuas de bronce, la cerámica o los residuos radioactivos, entre muy pocas cosas. Con el tiempo, la única huella que quedará de nosotros estará a millones de kilómetros en el espacio, en los discos y placas con información sobre el planeta que llevan las sondas Voyager y Pioneer.

Por cierto, algunos científicos han criticado esta y otras iniciativas similares, ya que califican de ingenuo y peligroso dar tanta información al Universo sobre como localizarnos. ¿Qué pasa si esos mensajes son interceptados por una raza de peligrosos alienígenas, mentes frías que nos observan desde el otro extremo de sus telescopios? Por lo pronto, en Turquía ya han grabado a un UFO sobrevolando el planeta. O al menos, eso dice ese periódico con tanta credibilidad llamado The Sun. Seguro que Antena3 se hace eco de la noticia… si consiguen emitir, claro.

Pero para fenómeno paranormal el que vi yo ayer en Tele5: Enrique Anaut ha vuelto. Ahora trabaja como actor en “Yo soy Bea”. Eso sí que es una resurrección.