18 Canciones que se quedaron sin Oscar

El Oscar a la Mejor Canción Original es una de las categorías más veteranas de la historia de los premios, ya que lleva entregándose desde 1934. Sus normas han ido variando con el tiempo, pero lo que está claro es que tiene que ser una canción escrita específicamente para una película y la estatuilla va para sus autores, no para su intérprete.

En muchas ocasiones esta categoría acaba siendo un castigo para los espectadores de la gala, obligados a escuchar canciones anodinas, ignotas o mediocres. Afortunadamente, también hay veces en las que se juntan temas brillantes que recordamos independientemente de que hayan ganado o no el Oscar. Hoy hago un listado de esas canciones que pudieron llevarse el premio si no se hubiera cruzado otro tema en su camino.

2014: Karen O y Ezra Koening, The Moon Song

Haciendo las delicias de los hipsters, la Academia nominó en esta categoría el tema que Karen O, de Yeah Yeah Yeahs, y Ezra Koening, de Vampire Weekend, cantaron para Her, película que además tenía una banda sonora compuesta por Arcade Fire.

No ganó porque… porque el huracán Frozen y su Let it go estaban destinados a ganar. Y por si fuera poco, compartía nominación con el Happy de Pharrell Williams y el Ordinary Love de U2.

2007: Beyoncé, Listen

Para su adaptación cinematográfica, los autores del musical Dreamgirls compusieron cuatro nuevas canciones, de las cuales tres consiguieron optar al Oscar. Entre ellas estaba este baladón, compuesto seguramente para que Beyoncé no sintiera celos de ese rompegargantas que es And I Am Telling You I’m Not Going y que tuvo mucho que ver con el Oscar a la Mejor Actriz Secundaria que se llevó a casa Jennifer Hudson.

No ganó porque… porque seguramente las tres canciones de la película se hicieron la competencia unas a otras y terminó ganando I Need to Wake Up, el tema compuesto y cantado por Melissa Etheridge para el documental de Al Gore, Una Verdad Incómoda.

2005: Counting Crows, Accidentally In Love.

Si los Counting Crows no son una One Hit Wonder para el gran público es seguramente gracias a este animado tema que terminó en la banda sonora de Shrek 2.

No ganó porque… porque en una de sus decisiones más inesperadas la Academia premió a Al Otro Lado Del Río, el primer tema en castellano en llevarse este premio (y el segundo en idioma extranjero desde la canción en griego que Melina Mercouri cantó para Los Niños de El Pireo en 1960). Memorables los gallos de Antonio Banderas durante su interpretación en la ceremonia y el momento en que Jorge Drexler, al recoger su premio, se limitó a cantar el estribillo de la canción.

2004: Sting & Alison Krauss, You Will Be My Ain True Love

Anthony Minhgella siempre cuidó mucho el aspecto musical de sus películas y para Cold Mountain, su romántica visión de la Guerra de Secesión, escogió una banda sonora que rendía homenaje a las raíces tradicionales de la música estadounidense. En ella destacaba este tema compuesto por Sting y cantado por él y Alison Krauss, una balada entre el country y el bluegrass tan simple como emocionante.

No ganó porque… porque ése era el año en que tocaba premiar en todo lo premiable a El Retorno del Rey y la estatuilla fue para el tema de Annie Lennox, Into The West, una balada mucho más convencional. Lennox, por cierto, no estuvo ni nominada por su mucho más memorable Love Song For A Vampire, canción del Drácula de Coppola.

2001: Björk, I’ve seen it all

Aunque siempre recordaremos a Björk en los Oscars por su vestido de cisne, la islandesa no pudo llevarse el premio a casa por este tema para el sobrevalorado musical de Lars von Triers, Dancing in the Dark. Por cierto, en la versión incluida en su disco Selmasongs, la parte masculina está cantada por Thom Yorke.

No ganó porque… porque ese año era la ocasión de homenajear (muy merecidamente) a Bob Dylan, autor del brillante tema Things Have Changed para Wonder Boys, otra película tan sobrevalorada como olvidada.

2000: Aimee Mann, Save Me

Es difícil concebir Magnolia, la mejor película de Paul Thomas Anderson, sin la aportación musical de Aimee Mann, quien interpretó y compuso varios temas para su banda sonora. Save Me consiguió colocarse entre los nominados y es seguramente una de las mejores canciones que han optado a este premio en la historia de los Oscars.

No ganó porque… porque las canciones de las películas Disney tienen tendencia a llevarse este premio y el You’ll Be In My Heart de Phil Collins para Tarzan no fue una excepción.

1997: The Wonders, That Thing You Do

A veces esta categoría consigue que películas mediocres puedan presumir de una nominación a los Oscars. El debut como director de Tom Hanks será siempre más recordado por esta canción del ficticio grupo The Wonders compuesta por Adam Schelesinger, bajista de Fountains of Wayne.

No ganó porque… porque Hollywood llevaba años sin una película musical presente entre los nominados y de alguna manera había que premiar a Evita. Andrew Lloyd Weber y Tim Rice se llevaron la estatuilla por el tema interpretado por Madonna, You Must Love Me.

1993: Whitney Houston, I Have Nothing

Aunque I Will Always Love You no podía optar al premio por ser una versión, otros dos temas de la banda sonora de El Guardaespaldas sí que fueron nominados: Run to you y I Have Nothing, dos baladones al servicio de la añorada voz de una Whitney Houston en el momento cumbre de su carrera.

No ganó porque… porque como ya hemos dicho Disney dominó esta categoría durante los noventa y el premio fue para A Whole New World, de la banda sonora de Aladdin.

1989: Jevetta Steele, Calling You

Bagdad Café es uno de los grandes éxitos de la historia del cine alemán. Este tema de su banda sonora, compuesto por Bob Telson y cantado por Jevetta Steele, es una balada casi hipnótica que han cantado después artistas como Celine Dion, Paul Young, George Michael, Etta James, Barbra Straisand o AmolapPaloma San Basilio.

No ganó porque… porque las otras dos nominadas ese año eran un temazo como la ganadora Let the river run, el tema de Carly Simon para Armas de Mujer, y la exitosa Two Hearts, una canción de Phil Collins para Buster, peliculilla en la que el batería de Genesis interpretaba un papel.

1988: Starship, Nothing’s Gonna Stop Us Now

Con todo su encanto ochentero, Maniquí debe de ser una de las peores películas que hayan estado nominadas a un Oscar. Aunque, siendo sinceros, poca gente recuerda a estas alturas que el tema compuesto por Albert Hammond y Diane Warren e interpretado por esa reencarnación de Jefferson Airplane que era Starship formaba parte de su banda sonora.

No ganó porque… porque el premio fue, evidentemente, para (I’ve Had) The Time of My Life, el dueto de Jennifer Warnes y Bill Medley para Dirty Dancing, película sólo un poco mejor que Maniquí pero con una banda sonora que había despachado y seguiría despachando millones y millones de copias.

1985: Ray Parker Jr., Ghostbusters

Los ochenta fueron unos años en que toda película de éxito debía tener una canción de éxito… o por lo menos intentarlo. El tema de Ray Parker Jr. para Cazafantasmas es un buen ejemplo, además de trasladarnos hasta la década de neón en un par de acordes.

No ganó porque… porque ese año se enfrentaba a otros clásicos ochenteros como Footloose, Against All Odds (Take a Look at Me Now) y la ganadora, la emblemática I just called to say I love you de Stevie Wonder. Además, Huey Lewis acusó a Ray Parker Jr de haberle plagiado I Want a New Drug, una demanda que se resolvió con un acuerdo fuera de los tribunales.

1983: Survivor, Eye of the tiger

No son muchas las canciones rockeras que han estado nominadas al Oscar, así que Survivor pueden presumir de haberlo conseguido con la enérgica Eye of the tiger, un encargo personal de Sylvester Stallone para Rocky 3.

No ganó porque… porque los oídos de los académicos sólo toleran baladas y la estatuilla fue para Up where we belong, el dueto de Joe Cocker y Jennifer Warnes para Oficial y Caballero que había sido número uno durante tres semanas consecutivas en noviembre de 1982.

1981: Dolly Parton, 9 to 5

La gran Dolly Parton consiguió uno de sus mayores éxitos internacionales gracias a 9 to 5, canción de memorable y pegadizo estribillo para la película del mismo nombre en la que la también tenía un papel la tía de Miley Cyrus.

No ganó porque… porque se enfrentaba a otra estrella del country, Willie Nelson con On the road again, y a Out Here On My Own y el tema central de Fama, que resultó ser el inevitable ganador.

1979: Olivia Newton-John, Hopelessly Devoted To You

Como hay trucos que vienen de antiguo, la adaptación cinematográfica de Grease venía con temas escritos expresamente para la película como este baladón a cargo de Olivia Newton-John que ahora forma parte, lógicamente, de las representaciones teatrales del musical.

No ganó porque… porque la fiebre de la música Disco cegó a la Academia y le dieron el premio a Last Dance, de Donna Summer, para la película ¡Por fin, ya es viernes! Supongo que fue una manera de compensar el inexplicable hecho de que ninguno de los temas de Fiebre del Sábado Noche fuera nominado en su momento.

1974: Wings, Live and let die

Como ya comentamos en su momento, ninguna de las canciones compuestas para películas de James Bond se llevó el Oscar hasta que Adele lo logró con Skyfall. Ni siquiera Paul McCartney en el mejor momento de su carrera con Wings pudo conseguirlo.

No ganó porque… porque media Academia debía de seguir llorando después de ver Tal Como Éramos y escuchar The Way We Were, el tema interpretado por Barbra Straisand para la película de Sydney Pollack.

1968: Dusty Sprigfield, The Look Of Love

La ceguera de la Academia respecto a las películas protagonizadas por James Bond alcanzó hasta la parodia basada levemente en la novela de Ian Fleming, Casino Royale. Intepretada por Dusty Springfield y con música del genial Burt Bacharach, The Look Of Love se ha convertido en un standard del pop más elegante con decenas de versiones.

No ganó porque… porque la Academia es rara o sorda y decidió premiar al tema de Dr. Dolittle, Talk to Animals.

1966: Michel Legrand y Jacques Demy, Je ne pourrai jamais vivre sans toi

O I Will Wait For You, como se llama esta canción en su versión en inglés. La obra cumbre de Jacques Demy, Los Paraguas de Cherburgo, es una historia de amores juveniles rodada en vivos colores y con diálogos enteramente cantados. En resumen, una maravilla que estuvo nominada al Oscar a Mejor Película Extranjera en 1965 y, por esas normas curiosas de entonces de la Academia, a cuatro premios más el año siguiente: mejor guión original y tres en categorías musicales. No ganó ninguno.

No ganó porque… porque bastante mérito tiene que una película cantada en francés se colara en esta categoría. El premio aquel año fue para The Shadow Of Your Smile, de la película Castillos de Arena, dirigida por Vincente Minelli y protagonizada por Elizabeth Taylor y Richard Burton. Este es otro de estos temas que ha interpretado una constelación de cantantes formada por Tony Bennet, Barbra Straisand, Peggy Lee, Shirley Bassey, Nancy Sinatra, Connie Francis, Marvin Gaye, Bobby Darin, Astrud Gilberto, Ella Fitzgerald…

1956: Todd Duncan, Unchained Melody

Y para terminar, una curiosidad. Unchained Melody, el tema de The Righteous Brothers que era parte esencial de la película Ghost y una de las grandes baladas de la historia, es en realidad una versión de una canción compuesta por Alex North y con letra de Hy Zaret para una película de serie B titulada Unchained y ambientada en una prisión. Su intérprete fue Todd Duncan, el primer afroamericano en ser parte de una gran compañía de ópera en Estados Unidos.

No ganó porque… porque a esta versión primigenia de Unchained Melody le falta aún el toque épico que la convertiría en una de las canciones más grabadas de las últimas décadas. Además, poco podía hacer un título de serie B contra la ganadora de ese año, un tema que ya había sido número uno en la lista y que es uno de estos clásicos kitsch de los cincuenta: Love Is a Many-Splendored Thing, para la película del mismo nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *