15 AÑOS EN DIRECTO

Hace un rato estaba reordenando papeles en mi cajonera y me he encontrado con este documento de tiempos pasados.

rem

El 15 de febrero de 1995 fui a mi primer concierto: R.E.M en el Velódromo Anoeta. Era el primer concierto de la gira europea de presentación de “Monster”, al que por aquel entonces llamaban “el disco grunge de REM”. Creo recordar que justo ese día habíamos hecho el último examen del primer semestre de la carrera. Esti, Sito y yo cogimos el autobús con algunas compañeras suyas de residencia y llegamos a San Sebastián a media tarde. Fuimos de un lado a otro de la ciudad y acabamos llegando con el tiempo justo al concierto. De hecho, cuando entrábamos en el recinto empezó a sonar los primeros acordes de “What’s the frequency, Kenneth?” y echamos a correr por las gradas hasta la pista. Vulnerando todas las reglas no escritas de comportamiento en los conciertos, nos fuimos abriendo paso hasta las primeras filas. Yo alucinaba con todo, pero sobre todo con la sensación de estar viendo a pocos metros de mí a una persona que hasta entonces sólo era una imagen. Esta sensación aun no se me ha quitado del todo a pesar de los muchos conciertos a los que he ido desde entonces, es como si algo irreal se hiciera repentinamente auténtico.

Recuerdo que el concierto terminó sin bises, no sé sabe muy bien por qué. También recuerdo como mágico el momento en que una inmesa bola de espejos deshizo la luz en decenas de reflejos mientras la banda de Michael Stipe cantaba “Tongue”. Este vídeo no le hace justicia a mi recuerdo, pero os servirá para haceros una idea de como fue…

Después del concierto, como éramos jóvenes e inexpertos y no habíamos planeado nada, Sito y yo pasamos la noche esperando a que abrieran la cafetería de la estación de autobuses y caminando por la orilla del Urumea para no morirnos de frío. Es de esos momentos que con el tiempo se recuerdan con cariño, la verdad.

4 pensamientos en “15 AÑOS EN DIRECTO

  1. mce79

    Yo recuerdo ese concierto, aunque no pude ir, recuerdo que me hubiera gustado mucho ir…
    Guardo con mucho cariño la camiseta que me trajiste, y de la que nunca nunca me desharé. ¡Gracias!

    Esa sensación de la que hablas, de la de ver a una persona real que hasta entonces solo era una imagen, la vivo también cada vez que estoy en un concierto, y me acuerdo de cuando vi a Bono por primera vez, ¡Fue mágico!

    Por otra parte, yo toqué a Michael Stipe y canté con el Losing my Religion!! :D :D :D

    Responder
  2. ace76 Autor

    Jajaja, sí, se mueve de manera espasmódica, :-D

    Yo también conservo mi camiseta de ese concierto. Y recuerdo que cuando íbamos a ver a U2, estaba muy nervioso de la emoción…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *