(1000) DÍAS MORENOS

Este pasado miércoles, cuando estaba apuntando en el calendario los watios que había producido en mi clase de Cyclo Indoor (tanta energía desaprovechada), me fije que alguien había escrito el número mil en la casilla del día de hoy. ¿Por primera vez el fantasma del altillo había dejado una prueba física de su existencia? ¿O quizás Flauta está aprendiendo a escribir? Cuando ya estaba dudando entre llamar a Iker Jiménez o enviar la noticia a Meneame, se me ocurrió que el Acompañante Habitual podría tener algo que ver… ¿Pero qué podría significar esa cifra? ¿Sería acaso que hacía un milenio desde que empezamos a salir? Hice cuentas con los dedos, y eureka, me salieron mil días morenos.

En realidad, la fecha la estuvimos calculando hace unos meses, pero yo soy un poco desmemoriado (lógico, dada mi avanzada edad) y se me había olvidado. Sonreí, llamé a Diego para confirmar mi teoría y me acosté con una sonrisa en los labios, pensando en lo estupendos que han sido estos mil días de mi vida.

8 thoughts on “(1000) DÍAS MORENOS”

  1. Jo qué envidia, qué cursi y qué todo …
    ;-)

    Aunque lo de los “días morenos” no lo he entiendo.

    Besicos! Y también para el Acompañante habitual!!!!

  2. Gracias, jejeje. Ya sabía yo que iba a volver a abusar de la ñoñería y de vuestra resistencia al azucar. :-D

    Yo no creo que haya hecho nada especial para merecerlo, en realidad estas cosas pasan por casualidad… :-)

    Lo de morenos es un juego de palabras con el apellido del Acompañante Habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *