10.000 Km

10000 Km Cartel

Movida por incomprensibles razones, la Academia española ha decidido que la elegida para optar a la nominación al Oscar a Mejor Película en Habla No Inglesa sea la muy mediocre Vivir es fácil con los ojos cerrados. En el camino se han quedado El Niño, el penúltimo éxito comercial para el cine español en un año especialmente propicio para nuestra siempre alicaída cuota de pantalla, y 10.000 Km, una propuesta arriesgada que nos recuerda que en España se hace otro cine más allá del que nos proponen las grandes empresas de televisión y de las periódicas entregas de nuestros directores consagrados, ese conjunto de nombres cada vez más reducido.

Gran triunfadora en la última edición del Festival de Málaga donde se llevó cinco premios -entre ellos, mejor película, mejor director y mejor actriz-, 10.000 Km es un ejemplo de cine radicalmente independiente no muy lejano en espíritu a propuestas como Stockholm o La Herida. Natalia Tena, actriz de padres españolas nacida en Londres y conocida por su paso por la saga de Harry Potter y Juego de Tronos, y el catalán David Verdaguer se entregan en cuerpo y alma para dar vida a una pareja que tiene que separarse durante un año. Ella obtiene una beca para trabajar como fotógrafa en Los Ángeles mientras él se queda en Barcelona trabajando como profesor y preparando unas oposiciones, una historia que en estos tiempos de crisis laboral y económica resulta cercana y familiar.

10000km

Después de un plano secuencia de más de veinte minutos donde se alcanzan niveles de verdad y autenticidad poco frecuentes, las pantallas de ordenadores y móviles ocupan la gran pantalla para analizar la evolución del amor y de la pareja cuando hay diez mil kilómetros de distancia. Los sentimientos y las emociones se van transformando y distorsionando como una imagen pixelada a través de una webcam. Con estos elementos, Carlos Marques-Macet consigue elaborar el retrato de la crisis de una relación hasta su desenlace final, una crisis y un desenlace que quizás estaban ya sembrados en esta pareja desde mucho antes de su separación física. Esperemos que la próxima entrega de los premios Goya recompense el esfuerzo de los responsables de esta pequeña gran película y permita que el gran público, o por lo menos ese público cinéfilo que actualmente parece más entregado a la televisión, pueda descubrirla.

One thought on “10.000 Km”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *