Lista UK: Quinta semana en el número uno para Ed Sheeran

X, de Ed Sheeran, consigue colocarse en lo más alto de la lista de discos más vendidos en Reino Unido por quinta semana consecutiva, una hazaña que no se había visto desde que Adele publicara 21 en enero de 2011 y estuviera en el número uno durante once semanas seguidas. La entrada más alta de la semana es para otra pelirroja: el segundo disco de La Roux, el largamente esperado Trouble in paradise, debuta en la sexta plaza.

El resto de novedades se completa con Acoustic Classics, del veterano Richard Thompson, en el 16; Heaven & Earth, de Yes, en el 20; From Scotland with love, de King Creosote, en el 21; Similarities, el disco de caras B de Biffy Clyro, en el 28; From where we stand, del dúo country de gemelas londinensas Ward Thomas, en el 41; y Terms of My Surrender, de John Hiatt, en el 80.

En la lista de sencillos, los ingleses vuelven a demostrar que adoran a Cheryl Cole. Crazy Stupid Love es el cuarto número uno en solitario de la excomponente de Girls Aloud. Pero aquí preferimos destacar que Charli XCX consigue su mayor éxito en solitario hasta la fecha gracias a Bomm Clap, tema de la película Bajo la misma estrella, que esta semana sube del 158 hasta el 6.

En el 66 nos encontramos con How good it was, de The Courteeners; en el 90 con Hunger of the Pine, de Alt-J; y en el 92 con Mr. Brightside, de The Killers, que lleva ya acumuladas 355 semanas en la lista.

Lista Promusicae: David Bisbal vuelve al número uno.

Han pasado los cinco segundos de fama para 5 seconds of summer y David Bisbal vuelve a colocarse en lo más alto de la lista de discos más vendidos en España con Tú y yo. Para mí, No Amanece, el segundo sencillo de este disco, tiene algo de “guilty pleasure”… ¿Será porque lo ha escrito Vega?

Las novedades de la semana se parecen a las de la lista británica, pero en distintos puestos. Aquí Judas Priest debuta en el 9 con Redeemer of Souls; Jason Mraz se coloca en el 14 con Yes! y Morrissey entra al 24 con World Peace Is None Of Your Business. En el 58 aparece Trombone Shorty con Say That To Say This; en el 78 Crosby Stills Nash & Young con CSNY 1974; en el 89 Carlos Nuñez con Inter-Celtic y en el 100 Richard Bona con Bonafied.

En la lista de canciones no hay movimientos en los cinco primeros puestos y Enrique Iglesias continúa en el número uno con Bailando. La entrada más destacada es para el tema de la campaña de San Miguel de este año, a cargo de John Legend, The Zombie Kids, Nach y Annie B.Sweet, entre otros. Yo me quedo con el debut en el 49 de Hideaway, de Kiesza, que fue número uno en Reino Unido hace unas semanas y que puede que sea algo más que una One Hit Wonder.

Canciones para un anuncio de desodorantes: One (is the loneliest number)

Axe siempre se ha destacado por hacer anuncios donde sensualidad y humor han ido de la mano con resultados brillantes en ocasiones, más que discutibles en otras. Últimamente han añadido un componente de romanticismo en sus campañas, especialmente evidente en su última campaña, una superproducción de minuto y medio en su versión extendida que va desde la Edad de Hielo hasta nuestros días, pasando por la erupción del Vesubio, el Oeste o el Titanic, y que demuestra, una vez más, que a veces lo mejor de la tele son los anuncios. Y como todo esta cuidado hasta el mínimo detalle, la canción escogida como banda sonora es una versión de One (is the loneliest number) a cargo de Order of Era, grupo fantasma del que de momento sólo sabemos el nombre.


Este tema fue compuesto por el gran Harry Nilsson en 1968 para su disco Aerial Ballet, conocido sobre todo por contener Everybody’s Talking, uno de sus mayores éxitos. La inspiración para One, una canción que habla crudamente sobre la soledad y la angustia que provoca, vino de una llamada telefónica a la que Nilsson no obtuvo respuesta. Cuentan la leyenda y la Wikipedia que el intérprete de Without You compuso la canción mientras el teléfono seguía comunicando, de ahí que el piano siga el ritmo del tut-tut-tut de la línea. El tema fue versionado al año siguiente por Three Dog Night, convirtiéndose en uno de los mayores éxitos de la banda. Sin embargo, muchos descubrimos el tema gracias a la versión que del mismo hizo Aimee Mann y que sonaba en los primeros momentos de Magnolia, la obra más grandilocuente y fascinante de Paul Thomas Anderson, estrenada a finales de 1999.

Fresas Salvajes

Fresas salvajes

En unos tiempos en los que el cine de los ochenta ya se considera clásico, Quentin Tarantino es un veterano y venerado director y el blanco y negro se ha convertido en un filtro de Instagram, ¿tiene algún sentido (re)descubrir, recomendar y reivindicar una película como Fresas Salvajes (Smultronstället), estrenada por el maestro del cine sueco y uno de los grandes nombres del cine europeo de todos los tiempos, Ingmar Bergman, allá por el año 1957?

vlcsnap-2013-06-18-22h04m00s56

Pues evidentemente, sí, porque basta ver los primeros minutos de esta historia tan sencilla como emocionante para darse cuenta de que estamos ante una muestra de cine de vanguardia. Después de que la voz en off de su protagonista, el anciano médico Isak Borg, nos resuma en pocos líneas como ha sido su vida, una existencia marcada por una soledad en cierta manera deseada, nos sumergimos en una pesadilla narrada en imágenes de una manera certera, poderosa y eficaz. Una calle solitaria, una esfera de reloj sin agujas, un hombre de rostro grotesco que se deshace en el aire, un coche fúnebre arrastrado por caballos, un ataúd que se abre para enfrentar a Isak Borg con su propio cadáver revivido… Bergman lleva a la pantalla el mundo onírico como sólo los grandes maestros (Buñuel, Hitchcock…) han sabido hacerlo.

Smultronstället (1957)

Esa pesadilla de un anciano que ve cercano el fin de sus días marca todo el tono de la película. Afectado por su sueño, Isak Borg decide prescindir del avión e ir en coche hasta la ciudad de Lund, donde va a ser objeto de un solemne homenaje. Acompañado por su nuera y de diversos personajes que se van encontrando por el camino, este trayecto en coche se convierte en un trayecto por su existencia a través de encuentros con lugares y personajes del pasado, recuerdos nostálgicos y nuevas ensoñaciones. El amor, los remordimientos, la existencia de Dios, la angustia vital o el temor a repetir los errores de nuestros mayores son algunos de los temas que Bergman trata con soltura, naturalidad e incluso sentido del humor a lo largo del metraje de la película. Seguramente más cercana a la ligereza de Sonrisas de una noche de verano que a la solemnidad de El Séptimo Sello -estrenada también en 1957- Fresas Salvajes finaliza con una emocionante escena tan luminosa como sólo la fotografía en blanco y negro sabe conseguir. Al fin y al cabo, los lugares de nuestra infancia, los lugares donde crecían las fresas salvajes y pudimos ser felices, siempre vivirán dentro de nosotros: nadie puede robárnoslos.

Smultronstället

Estrenada sólo unos pocos meses después que El Séptimo Sello, la película que consagró internacionalmente a Ingmar Bergman tras ganar el premio especial del jurado en el Festival de Cannes de 1957, Fresas Salvajes se encargó de confirmar su prestigio, consiguiendo hitos para el cine europeo como una nominación al Óscar en la categoría de Mejor Guión Original. Datos enciclopédicos y anecdóticos aparte, lo que demuestra ver Fresas Salvajes más de cincuenta años después de su estreno es que el elemento básico e imperecedero del lenguaje cinematográfico son las emociones… y que los maestros del cine de los 50 y los 60 eran mucho más modernos y creativos que los supuestos maestros del cine contemporáneo. Claro, ellos se conforman con ser posmodernos.

Lista UK: Cuarta semana en el número uno para Ed Sheeran

Ed Sheeran se confirma como uno de los triunfadores comerciales del año. X ya lleva cuatro semanas consecutivas en lo más alto de la lista británica, mercado donde ha vendido ya 367.000 copias. El éxito del pelirrojo ha relegado a Morrissey a debutar en la segunda plaza con su décimo trabajo en solitario: World Peace Is None Of Your Business (en el 31, por cierto, aparece esta semana uno de los discos de The Smiths, The Queen Is Dead). Y sí, es Pamela Anderson la que sale en este videoclip en el que Morrissey recita la letra de Earth is the loneliest planet, uno de los temas del disco.

Manic Steet Preachers, que estuvieron a punto de conseguir el número uno la pasada semana, bajan en esta hasta el 15 con Futurology. Las otras novedades que nos encontramos en la lista son: Jungle, enigmática banda londinense alabada por la crítica especializada con su homónimo disco de debut, en el 7; Judas Priest, en el 12, con Redeemer of Souls; Rise Against, en el 13, con The Black Market; Jason Mraz, en el 18 con Yes!; el dúo de Sheffield Slow Club, en el 51, con Complete Surrender; el maestro de la parodia musical, Weird Al Yankovic, en el 71, con Mandatory Fun; Josh Record, en el 72, con Pillars; Suicide Silence, en el 84, con You can’t stop me; y Honeyblood, en el 99, con Honeyblood.

En la lista de sencillos, el número uno es para Rixton, un cuarteto británico a medio camino entre boyband y grupo de pop admirador de Maroon 5, One Republic o Matchbox 20. Me and my broken heart, de hecho, se inspira tanto en Lonely No More, de Rob Thomas, que le han tenido que poner entre los autores del tema y llamarlo “sampler”.

Entre otras novedades nos encontramos a Nicole Scherzinger en el 6 con Your Love; If I Go, de Ella Eyre, en el 16; o Lily Allen en el 93 con Url Badman.

Lista Promusicae: las fans alimentan el mercado

Esta semana hemos sabido que las ventas de música han subido un 6.2% en este semestre de 2014 con respecto al mismo período de 2013, después de trece años de continuos descensos. Puede que el fenómeno fan tenga mucho que ver en esta recuperación. En un país donde productos pensados en gran medida para el público adolescente como One Direction, Auryn o incluso Pablo Alborán venden miles de copias, no es de extrañar que el debut de una banda juvenil como 5 Seconds of Summer lleve ya dos semanas consecutivos en lo más alto de la lista de discos más vendidos de España.

Lo mejor está por venir, de Gemeliers; Tú y yo, de David Bisbal; Sex and Love, de Enrique Iglesias; y Xscape completan el Top5. Ghost Stories, de Coldplay, aguanta en el 7; Ultraviolence, de Lana del Rey, que fue número uno en su primera semana a la venta, está en el 10; y el gran vendedor internacional del momento, Ed Sheeran, está en el 11 con X. La entrada más fuerte de la semana corresponde a Sia, que debuta en el 31 con 1000 forms of fear.

Sólo hay otra novedad en la lista: Futurology, de Manic Street Preachers, en el 50. En la lista de canciones, como en las últimas semanas, Enrique Iglesias está en el número uno con Bailando, seguido por Pharrell Williams y su omnipresente Happy y el La La La de Shakira. La entrada más fuerte de la semana es la de OneRepublic en el 30 con Love Runs Out, mientras que en el 41 nos encontramos con Maps, el adelanto del próximo disco de Maroon 5.

The Leftovers: Bienvenidos a La Gran Tribulación

Poster The Leftovers

Cuando estudiaba Guión en la Escuela de Cine se estrenó una peliculilla llamada The Body que partía de una provocativa premisa: una arqueóloga aseguraba haber encontrado en Jerusalén los restos del cuerpo de Jesús de Nazareth. Si esto fuera así, los cimientos de la Iglesia se derrumbarían. Sin embargo, la película en ningún momento era capaz de exprimir las posibilidades que ofrecía esta idea. Hablando con mis compañeros de clase fue surgiendo el debate de que hay narraciones que arrancan con un punto de partida tan fuerte que es prácticamente imposible que el desarrollo posterior esté a la altura.

No sólo fumamos: estamos aquí para recordar lo que ha pasado. O eso es lo que se supone que somos.

No sólo fumamos: estamos aquí para recordar lo que ha pasado. O eso es lo que se supone que somos.

Algo parecido puede que suceda con The Leftovers. La base de su planteamiento argumental es tan poderosa que es muy complicado que la narración que arranca de ese punto de partida pueda igualar su fuerza, su capacidad evocadora y sus concomitancias. Aquí el publico español parte con una dificultad de entrada y es que el concepto del Arrebatamiento (The Rapture) no forma parte de la tradición católica ni está tan extendido popularmente como si lo está en los Estados Unidos. Inspirándose en unos versículos sueltos de la Biblia, diversas corrientes fundamentalistas cristianas creen que un grupo selecto de personas será elevado a los Cielos en cuerpo y alma para salvarse del dolor y sufrimiento que padecerá el resto de la Humanidad durante un período indeterminado de tiempo denominado la Gran Tribulación y que finalizará con el Segundo Advenimiento de Cristo. Aunque sus responsables (entre los que figuran el guionista Damon Lindelof, el director Peter Berg y el autor de la novela en la que se basa la serie, Tom Perrotta) han dejado claro que en ningún momento se va a dar una explicación a la desaparición del 2% de la población mundial con la que arranca el episodio piloto, los mediocres títulos de crédito de The Leftovers dejan claro que la idea de un Arrebatamiento de origen religioso está presente en sus mentes y en las de sus personajes, de tal manera que ver The Leftovers pensando que su intención es contar un trama de misterio y ciencia ficción a lo Flash Forward o The Event es el primer paso hacia la decepción.

Y aquí es donde comienzan los problemas para estos primeros episodios de la serie. Un mundo que, de repente, se ha visto obligado a plantearse que quizás exista un Dios que le ha abandonado a su suerte o que, por lo menos, se ha tenido que enfrentar a un fenómeno inexplicable que ha afectado directamente a la vida de muchas personas, no puede seguir siendo el mismo. Los apuntes del hundimiento de la Iglesia vistos en el comienzo del capítulo tres pueden ir por el buen camino, pero todo lo relacionado con ese mundo de adolescentes nihilistas o la secta de personajes que visten de blanco y fuman en honor a sus creencias se mueven peligrosamente en una delgada linea entre lo manido y lo ridículo (personalmente, ese mundo de escolares salvajes y perdidos me resulta especialmente enervante). Resulta además extraño que los creadores de The Leftovers hayan decidido mantener las dos sectas que aparecen en el libro, aunque queda por ver que da de sí la trama del hijo mayor, la chica asiática y el líder carismático negro ¿con mágicos poderes curativos? y donde parece que en cualquier momento vayan a aparecer la crisálida del aire y la Little People del Murakami de 1Q84.

Justin Theroux preguntándose si está en la secuela de Mulholand Drive

Justin Theroux preguntándose si está en la secuela de Mulholand Drive

No parece que la serie haya tenido una acogida especialmente calurosa entre los espectadores y es posible que no vaya más allá de su primera temporada. Hasta el momento The Leftovers no ha sabido aprovechar la potencialidad de su argumento y en lo referente a su estética y acabado formal está mucho más cerca de lo que nos podría ofrecer una televisión generalista que un canal que sabe apostar por lo diferente y lo arriesgado como es la HBO. Sin embargo, también ha ofrecido elementos defendibles como el tono objetivo y casi documental empleado en la presentación de sus personajes a lo largo del capítulo piloto, una narración de ritmo pausado y una sutileza que se ha perdido en momentos tan excesivos como las visiones comatosas del sacerdote interpretado por Christopher Eccleston que cerraron el último episodio emitido hasta el momento; algunas ideas argumentales interesantes como esos perros que se van asilvestrando o la entrevista a los padres del hijo con síndrome de Down desaparecido; o el buen hacer interpretativo de actores como Justin Theroux, Liv Tyler o Amy Brenneman. The Leftovers aun puede remontar, todo dependerá de si sus creadores saben dotar de profundidad a sus personajes y saben evitar conflictos tópicos y caminos argumentales manidos. Si no lo consiguen, serán culpables de haber tirado a la basura uno de los mejores puntos de partida que se hayan visto en la televisión contemporánea. Después de lo que Lindelof perpetró en Prometheus tampoco sería de extrañar…

Angry Birds, convertidos en refrescos

Cuando la empresa finlandesa Rovio Entertainment lanzó en diciembre de 2009 la primera versión del juego Angry Birds, seguro que nunca pensó que había creado una máquina de crear millones. Casi cinco años después, estos pájaros de colores y sus archienemigos, los cerdos verdes, se han convertido en un elemento fundamental de la cultura popular de esta década y, además de ser el juego freemium más descargado de la historia, han aparecido en anuncios, series, parques de atracciones y hasta en el casco del piloto de Formula 1 Heikki Kovalainen. Ya sólo les faltaba convertirse en refresco.

Juver ha sido la encargada de lanzar esta gama de refrescos sin gas hechos con zumo inspirados en los personajes de Angry Birds. En la web que han preparado para acompañar este lanzamiento podrás encontrar mucho más información sobre esta nueva manera de combatir el calor veraniego.

Lista UK: Tercera semana en el número uno para Ed Sheeran

X, de Ed Sheeran, lleva ya tres semanas en lo más alto de la lista británica. El pelirrojo británico ha conseguido convertir su segundo trabajo en uno de los discos más exitosos del año, habiendo ocupado el número uno a ambos lados del Atlántico, y con unas ventas más que buenas. ¿Habrá sido por el toque Pharrell en el sencillo de presentación? Sea por lo que sea, Manic Street Preachers se han tenido que conformar con la segunda plaza para Futurology. Con un videoclip grabado en Berlín, Walk me to the bridge no está a la altura de sus mejores canciones, pero como se suele decir, “quien tuvo, retuvo”.

Dolly Parton con Blue Smoke-The best of, ese doble disco que incluye su último trabajo y un recopilatorio de grandes éxitos, sube hasta el número tres, el puesto más alto que haya alcanzado esta leyenda del country en el Reino Unido. Live Life Living, el quinto trabajo de Example, consigue mejorar las cifras de su desastroso The Evolution of Man y debuta en el octavo puesto. Ghost Stories, de Coldplay, aguanta muy bien en el siete, mientras que Ultraviolence, de Lana del Rey, se coloca en el 12 en su cuarta semana en lista.

El resto de novedades de la semana se completa con 1000 forms of fear, el que se va a convertir en el disco más vendido de Sia, en el 11; Homecoming, de la violinista Nicola Benedetti, en el 19; The Morning, de Levis Watson, en el 28; Sadnecessary, del dúo alemán Milky Chance, en el 36; CSNY 1974, álbum que recoge la gira que ese año dieron los legendarios Crosby Stills Nash & Young, en el 37; y Fragile, de Midge Ure, en el 66.

En la lista de sencillos, will.i.am entra directamente al número uno con It’s my birthday, tema en el que ha colaborado Cody Wise. Se trata del décimo número uno para will.i.am en las islas contando tanto sus lanzamientos en solitario como los de Black Eyed Peas. El videoclip del tema, como es habitual en él, es casi indistinguible de un publirreportaje.

Como curiosidad, es llamativo como Ed Sheeran tiene 14 canciones entre las cien más vendidas. Este año se va a forrar.

Canciones para una derrota: Another One Bites The Dust

El vencedor de la Copa del Mundo levantará el trofeo mientras a su alrededor explotan miles de fuegos artificiales y por los altavoces suena, estrepitosa y magnífica, la épica voz de Freddy Mercury entonando We Are The Champions. Pero para llegar hasta ahí, una treintena de equipos habrán tenido antes que morder el polvo del estadio. Para ellos, Queen tiene reservada otra melodía.

Another One Bites the Dust es una canción del disco The Game, publicado en junio de 1980. Compuesto por el bajista de la banda, John Deacon, el tema tiene claras influencias del sonido disco omnipresente a finales de la década de los 70. De hecho, la línea de bajo que caracteriza al tema está inspirado en el clásico Good Times, de Chic. Fue Michael Jackson quien, tras asistir a un concierto de Queen, sugirió a la banda que Another One Bites The Dust sería un buen sencillo. Y el Rey del Pop, en efecto, no se equivocaba: el tema fue número uno en la lista del Billboard y vendió en todo el mundo unas siete millones de copias. También les consiguió a Queen una candidatura al Grammy en la categoría de Mejor Interpretación Rock por un grupo o dúo… aunque el premio fue al final para Bob Seger & The Silver Bullet Band por Against the Wind.

Remezclada y versionada en multitud de ocasiones, Another One Bites The Dust ha terminado convirtiéndose en uno de los muchos clásicos de Queen. Incluso tiene el honor de haber sido denunciada por los evangélicos por contener mensajes subliminales: según ellos, si escuchas el estribillo al revés, se escucha algo parecido a “it’s fun to smoke marijuana”. Eso sí, mejor olvidar su traducción en la versión española de We Will Rock You (Sí, sí, sí, el polvo tu morderás…).